edición: 2287 , Miércoles, 23 agosto 2017
31/10/2014

La expansión del crédito informal traslada el riesgo fuera del control de los reguladores internacionales

Con 75 billones de dólares la intermediación no bancaria roza los niveles previos a la crisis internacional
Carlos Schwartz

El crecimiento de lo que se denomina banca informal, o banca en la sombra, se ha acelerado y ya alcanza una dimensión muy próxima a la que tenía antes de que estallara la crisis financiera internacional. El Consejo de Estabilidad Financiera (FSB, por sus siglas en inglés) que agrupa a reguladores nacionales y supranacionales y que opera bajo el paraguas del Banco de Pagos Internacionales (BPI) ha cuantificado el volumen de este sector formado por lo que se define como Otros Intermediarios Financieros en 75,2 billones de dólares en su definición más amplia. El informe del Consejo este año ha modificado la terminología que define al objeto de su estudio al que ha definido como Universo Monitorizado de la Intermediación Financiera no Bancaria (MUNFI, por sus siglas en inglés). El informe 2014 elaborado con los datos a diciembre de 2013 muestran que en los 20 países más las naciones del área del euro (20+EA) que aportan los datos del estudio la financiación concedida por el sector creció en 4,8 billones de dólares. El crecimiento del sector bautizado ahora como MUNFI ha ocurrido al mismo tiempo que la financiación concedida por la banca con activos relativamente estables cae por segundo año consecutivo.

A raíz de este cruce de circunstancias la proporción de financiación concedida por el sector no bancario, denominado banca en la sombra por los sajones, representa ahora el 25% de los activos de todo el sistema financiero. Durante los anteriores cinco años esa participación se había mantenido estable en torno al 24% y aunque el incremento es sólo del 1% muestra una tendencia alarmante. En realidad el problema se plantea porque el sector de los Otros Intermediarios Financieros (OIF) supone un riesgo fuera del alcance de los reguladores y su crecimiento implica un desplazamiento del riesgo fuera del núcleo bancario bajo control. La participación de la banca en los activos totales, que se ha reducido en los últimos dos años del estudio, representa ahora un 46% de los activos totales del sistema financiero. Otro dato relevante es que los activos representados por el sector MUNFI han crecido como proporción del Producto Interior Bruto (PIB) en los 20+EA un 6% hasta alcanzar un 120% del PIB de este grupo de países. Esta proporción respecto del PIB está al borde del 124% que representaba en 2007 justo antes de la crisis financiera internacional. La financiación concedida por el MUNFI ha crecido por segundo año consecutivo recuperándose de forma acelerada de sus niveles pos crisis del 112% del PIB en 2011.

El área del Euro y los Estados Unidos tienen los sectores OIF más grandes representando cada uno de ellos poco más de 25 billones de dólares, es decir un tercio de los activos totales del MUNFI. El Reino Unido ocupa el tercer puesto por tamaño de los Otros Intermediarios Financieros a nivel global con 9,3 billones de dólares, lo que representa una participación del 12% sobre el total de activos. El área del Euro, los Estados Unidos y el Reino Unido de forma conjunta representan el 80% de los activos totales de este Universo Monitorizado de la Intermediación Financiera no Bancaria. Por el contrario su participación en los activos totales del sector bancario a nivel global es bastante más modesta, con un 53%. Este universo no se ha mantenido estático, ha variado desde la crisis de 2007 con una menor participación de Estados Unidos y un incremento del área del Euro y del Reino Unido, y de una forma más significativa por el crecimiento de las OIF en los países emergentes en particular en China. La reducción más significativa ha sido la de Estados Unidos que ha pasado del 41% del total al 33% del total. China por su parte ha pasado del 1% al 4%.

El informe detalla que la dimensión del sector formado por Otras Instituciones Financieras varía con cada país y señala por ejemplo que en términos de porcentaje sobre el PIB Holanda, Reino Unido y Suiza se encuentran en la banda alta del espectro con 760%, 348% y 261% respectivamente. En el otro extremo las OIF representaban menos del 10% del PIB en Rusia, Arabia Saudita, Argentina e Indonesia. Pero esta menor participación en relación con el PIB no es indicativa de las tasas de crecimiento de ese sector. Por el contrario los activos del sector OIF han crecido en Argentina, Turquía y China por encima del 20% anual y aunque representen un fracción pequeña de los activos totales de las OIF el Consejo señala que es necesario mantener un control sobre su crecimiento con el objetivo de detectar riesgos sistémicos.

Las compañías de seguros y los fondos de pensiones quedan fuera de este estudio. Sin embargo sus datos son recogidos como parte del proceso de monitorización y sus datos dan algunas pistas clave en lo que respecta al sistema financiero en su forma más amplia. En la medida que las compañías de seguros y los fondos de pensiones juegan un papel creciente en la intermediación del crédito “en ocasiones expandiendo las actividades de crédito tradicionalmente ejercidas por la banca este informe incluye por primera vez una revisión de la tendencia en estos sectores” señala el informe. Las aseguradoras y los fondos de pensiones forman una parte considerable del sistema financiero del grupo 20+EA que es el recogido en el informe. Los activos globales de este sector alcanzaron en 2013 a 54,8 billones de dólares con un crecimiento sostenido desde 2008 y su tasa de crecimiento en los últimos dos años en los países del universo estudiado es del orden del 7% anual. Los fondos de pensiones han mostrado una tasa de crecimiento en la intermediación del crédito superior a las compañías de seguros y al final del pasado año ambos grupos de entidades suponían el 18% de los activos totales del sistema financiero global y su dimensión representaba el 80% del PIB de los 20+AE.

El informe no saca conclusiones de esta evolución, sino que se limita a plasmar las cifras. Señala en torno al sector Otras Instituciones Financieras que juegan un importante papel “en la financiación de la economía real”, pero advierte que esos canales pueden convertirse en una fuente de riesgo sistémico en especial cuando se estructuran para operar como bancos y cuando sus interconexiones con el sistema bancario regular son firmes. Con estos argumentos se defiende su vigilancia, pero realmente está ausente una reflexión elemental. En la medida que la regulación se cierne de forma más intensa sobre el sector bancario las OIF aumentan su participación en el crédito trasladando el riesgo fuera del control de los reguladores. Quiere decir que de acuerdo con los datos aportados por el estudio en realidad el riesgo sistémico ha crecido desde 2008 y se acerca a sus niveles de 2007 una vez más.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...