edición: 2680 , Miércoles, 20 marzo 2019
27/09/2013
Elige la tercera vía para crecer

La expansión en `cámara lenta´ de Bankinter

No termina de arrancar la entidad de Pedro Guerrero, ahora sin el socio francés, quien ha criticado la extrema prudencia y lentitud del banco en ejecutar sus estrategias
Juan José González

La reestructuración del sector financiero ha dejado en un rincón por tamaño al banco de Guerrero. Presume, por tradición, de ser un banco diferente, "rarito" como califica su `ceo´ Mª Dolores Dancausa. Y es quizás esa singularidad, anomalía en el sector, lo que puede haber contribuido a la pérdida de interés y salida del socio francés Credit Agricole. Lo cierto es que Bankinter juega por libre aunque sin olvidar que el vínculo familiar con el Santander le obliga en parte, a seguir la estela de intereses estratégicos del `hermano mayor´. Al intento fallido en la adquisición del banco belga KBL y la posterior salida de Credit Agricole, hay que añadir la adquisición en diciembre pasado de la ficha bancaria en Luxemburgo de la filial del holandés  Van Lanschot, un giro estratégico hacia un segmento de clientes con elevado patrimonio. Y todo, a lo largo de dos largos ejercicios.

Aunque parezca mentira, a Bankinter nunca le ha gustado la soledad, proclaman sus directivos y algún exsocio, si bien es evidente que esa ha sido, y continua siendo, la seña de identidad. A lo largo de la reestructuración bancaria, ni Guerrero ni Dancausa se han interesado por ninguna marca bancaria nacional, a pesar de que varias de ellas contaban con una cartera de clientes pertenecientes a ese segmento alto que tan bien trabaja la entidad. En otras palabras, Bankinter, al igual que su hermano mayor, no se ha involucrado en la reestructuración del sector. Sus competidores, los medianos Popular y menos medianos como Sabadell, consideran que Bankinter es una entidad con pocos problemas, por no decir, ninguno.

Porque la situación privilegiada del banco, sin problemas inmobiliarios, con un consejo muy vinculado al Santander, además de contar con el aval fijo de su participada Línea Directa Aseguradora (se asegura un tercio del margen ordinario) los problemas de solvencia y morosidad le resultan totalmente ajenos. Y así la cuenta de resultados cabalga al trote en una carrera donde sus competidores pierden o, cuando menos, luchan por mantenerse en pie. en resumen, situación ideal, envidiable y felicidad completa para unos accionistas que no dudan en aplaudir a Dancausa en su próximo cumpleaños -finales de octubre- el tercero, al frente de la entidad.

Ahora bien, en el consejo hay opiniones para todos los gustos, como debe ser, lo que no resta para algunas voces estén reclamando mayor celeridad en la implantación y desarrollo de la estrategia acordada. La salida por aburrimiento de Credit Agricole, harto de no poder hacer nada, sugieren que en el nuevo escenario de la banca nacional, Bankinter no debe seguir amparada en el refugio seguro del seguro, de la Línea Directa, algo que parece haber obrado el milagro de salir indemne de la crisis bancaria que se ha llevado a grandes, medianos y pequeños por delante. 

El modelo de nicho se agota y la entidad debe elegir entre seguir adelante en solitario, o bien, adquirir o fusionarse con otra entidad. Y parece que el banco ha optado por una tercera vía, mitad crecimiento orgánico, mitad crecimiento por compras. En esta tercera vía es en la que parece haberse situado Bankinter sin renunciar a nada y potenciando los clientes de perfil medio-alto, su base. La entidad siempre se ha distinguido por ser la avanzadilla tecnológica del sector, la más eficaz en tesorería, operativa bursátil, etc. Su balance, pequeño, pero bien saneado, con una mora en sus cuentas que es la mitad que la media del sector y con una ratio de solvencia por encima de las exigencias, sin riesgos hipotecarios y sin problemas de preferentes, bien dimensionado en personal y puntos de venta, buenos resultados... no se puede pedir más.

Pero el banco no termina de cerrar sus objetivos de expansión, crecer por la vía de la adquisición de fichas bancarias fuera de sus fronteras. Se mantiene firme y fiel a su negocio en base a los ingresos recurrentes de Línea Directa Aseguradora. Los analistas financieros opinan que el banco no va para atrás, pero tampoco camina hacia delante. Es posible que su vínculo con Santander le esté restando `capacidad de maniobra´, libertad y autonomía. 

Algunos expertos señala que es posible que se vuelva a repetir el modelo Banesto, banco que nunca estuvo en venta pero que lo estaba permanentemente, y al que su soltería le llevó a la muerte por inanición, previo vaciado de su contenido por el accionista principal. En todo caso, llama la atención la lentitud con la que el banco estudia las operaciones corporativas y planifica sus pasos, lentitud en suma, en la toma de decisiones y en ejecutarlas... en una entidad en la que todo (o casi todo) va bien. Atentos a los próximos movimientos.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...