edición: 2411 , Miércoles, 21 febrero 2018
01/12/2017

La extensión del plazo a la reducción de la producción de crudo desnuda la magnitud de los excedentes

Arabia Saudí y Rusia cohesionan la OPEP y los productores para consolidar un barril a 60 dólares
Carlos Schwartz
Las naciones miembro de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) acordaron en su segunda reunión anual ordinaria extender la reducción diaria de la producción de crudo que estaba previsto que expirara en marzo próximo. La extensión es para todo el 2018 aunque los países exportadores van a revisar el desarrollo del mercado en su reunión de junio en Viena. La acción de la OPEP está coordinada con los otros grandes productores de crudo movilizados para este objetivo por Rusia. La producción diaria de crudo de Rusia y Arabia Saudí es del orden de los 20 millones de barriles y representa un quinto del total mundial. El acuerdo entre el presidente ruso Vladimir Putin y el rey saudí Salman el año pasado logró unir a 24 países miembros y no miembros del cartel en el esfuerzo de reducir la producción, aunque los garantes del pacto por su volumen han sido los dos más grandes productores. En momentos de bajo cumplimiento del pacto por algunos de los signatarios la producción saudí se redujo más de los objetivos acordados para evitar un aumento de la oferta al mercado. A expensas de estos esfuerzos el barril de crudo ha dejado sus precios mínimos por debajo de los 30 dólares por barril a comienzos de 2016 para establecerse en el nivel de 60 dólares por barril reduciendo la presión sobre las economías emergentes productoras de crudo al borde la crisis de pagos y mejorando de forma significativa las cuentas de las grandes petroleras que se vieron forzadas por otra parte a reducir costes, inversiones y gastos para reducir el punto de equilibrio en el que los precios dejan beneficio.
Los anuncios de las cuentas trimestrales de las petroleras han tenido a partir del segundo trimestre de este año un significativo repunte. Sin embargo, el mero hecho de que los exportadores y los grandes productores tengan que prorrogar los recortes para reducir la producción diaria en 1,8 millones de barriles es un claro indicador del nivel de excedentes que se registran en el mercado del crudo. Una situación a la que contribuye de forma significativa el crudo y el gas no convencional que se produce en Estados Unidos y que se ha convertido en el factor imprevisto en el control de la producción que ejercía la OPEP.

La renovación del pacto estuvo sembrada de incertidumbres por lo que algunos analistas del mercado calificaron de reticencias de Rusia a continuar con los recortes de crudo. Es probable que en determinado momento previo a la renovación de los objetivos esta semana Moscú haya sopesado la posibilidad de incrementar los ingresos fiscales abandonando la disciplina. Sin embargo Alexander Novak, el ministro de Energía ruso, señaló que los productores estaban satisfechos del resultado de los recortes sobre el mercado hasta el momento pero añadió que “estamos aun muy lejos de haber logrado nuestros objetivos”. El ministro saudí de Energía Jalid al Falij calificó a la prórroga de la reducción de producción de “acuerdo sólido” y la describió como una “manifestación de su acuerdo” con Rusia en la industria petrolera.

Detrás de estas alabanzas sin embargo se esconden divergencias que se superaron sobre la base de negociaciones que ninguna de las partes desmiente aunque las califican de amistosas. Novak ha estado bajo la presión directa de las petroleras rusas que aspiraban a una extensión menor a los 9 meses -de marzo a diciembre- acordados ahora. Las petroleras rusas temen perder mercado a expensas de las petroleras estadounidenses que explotan el crudo no convencional a las cuales el aumento del precio del crudo en el mercado les ha supuesto un balón de oxígeno muy necesitado. Los precios del crudo se han recuperado un 30% en los últimos 12 meses beneficiando a todo el sector sin discriminaciones. Los pronósticos de producción para la industria en términos globales son poco uniformes y no permiten sacar conclusiones claras. Lo que se sabe es que el incremento de demanda aunque moderado supone 1,5 millones de barriles diarios en 2017 y 2018 una brecha que de acuerdo con Falij no puede ser llenada solo por las petroleras no convencionales estadounidenses.

Arabia Saudí ha sido el principal impulsor de mantener el recorte de producción nueve meses más del horizonte inicial. Jalid sin embargo advirtió que el mercado seguía bajo observación y que en junio  había que revisar la eficacia de las medidas adoptadas. Dentro de la OPEP hay un grupo de naciones que están exentas de los recortes como Nigeria y Libia por su situación interna mientras que Angola e Irán han incrementado su producción. El regulador de esas divergencias es Arabia Saudí que ha sentido en carne propia el efecto de la caída de los precios del crudo a partir del verano de 2014 con una aumento del déficit por cuenta corriente y la pérdida del equilibrio financiero, deterioro que en el rico país implica inevitables efectos políticos dando aire a una oposición muy reprimida.

Para Arabia Saudí un precio por barril superior a los 60 dólares tiene una importancia añadida. El país tiene previsto sacar a bolsa una participación en la petrolera estatal Saudi Aramco y el precio del barril de crudo es un elemento que puede impulsar a los inversores a la hora de tomar participaciones en la petrolera. Mientras hay que contabilizar elementos geopolíticos en el precio del crudo como la crisis en Venezuela y las tensiones de Oriente Próximo que no van a mejorar en el medio plazo sino que pueden empeorar impulsando al precio del crudo al alza. En el mercado el crudo de referencia, el Brent marcó un precio de 63,5 dólares por barril mientras el WTI estadounidense fijó los 57,40 por barril aproximándose al deseado listón de los 60 dólares por barril.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...