edición: 2363 , Miércoles, 13 diciembre 2017
09/10/2009
Economía da tiempo a las cajas para que se produzcan acuerdos

La falta de iniciativa gubernamental se contagia en el Frob

El Banco de España da a entender que la reestructuración del sector puede esperar
Juan José González

En ocasiones es inevitable establecer alguna comparación entre los acontecimientos y los actores financieros y los políticos. Dos mundos diferentes que por momentos, y por desgracia para los primeros, llegan a tocarse. Resumiendo, la pasividad que linda con la desidia política en dar un paso adelante con la política económica encuentra su parangón con la ausencia de iniciativa del ministerio de Economía y/o del Banco de España para arrancar o poner en marcha el Frob, como se sabe, creado con gran urgencia el pasado 26 de junio.
Santander, BBVA y algún banco español más –que desconozco- han pasado los “Test de solidez” realizados recientemente por el Comité de Supervisores Bancarios Europeos con notas extraordinariamente buenas, se puede decir que cum laude. En realidad es una práctica absurda, como quien lleva a alguien que esta sano al médico. Quizás hubiera sido más razonable llevar a dos o tres entidades, sospechosas de portar el virus, para efectuar el citado test, ya que al menos contaríamos con un diagnóstico cierto e imparcial sobre algún banco o caja. Da la sensación, no por placentera menos incierta, de que a la banca española no le sucede nada malo ni extraño. La rentabilidad de bancos y cajas –los que son rentables- esta amenazada, y la anormal situación en las labores típicas de la banca esta lejos de volverse normal, porque la concesión de créditos, también, lejos de mejorar, se encuentra en estado crítico.

Los bancos y cajas españoles que continúan obteniendo beneficios, particularmente los más grandes, cuentan con un horizonte más despejado porque su ámbito de actuación es más amplio; el que no recibe retornos de Ásia, los recibe de Latinoamérica, o de Europa. Pero, con todo, no está exenta de la amenaza de peligros cercanos, como la creciente morosidad o los agujeros del inmobiliario. Ejecutivo, banqueros, empresarios, medios de comunicación, todos, presumen de la solidez y fortaleza de la banca española. Solidez que no es común denominador ni en el sector bancario ni entre las cajas de ahorros. Transcurren los meses y suben de tono los problemas en algunas entidades financieras. Ahora, en plena etapa de presentación de resultados, se podrá comprobar el grado de solidez de muchas entidades, una información que ya obra en poder del Banco de España, quien parece a todas luces que será el encargado de actuar en aquellos casos en los que los acontecimientos estén a punto de dejar al descubierto graves problemas de gestión o de explotación.

El Frob es un misterio, no hay decisiones y ni Economía ni Banco de España, permisivos y complacientes, siguen sin actuar y el fondo de reestructuración sin utilizar. Así las cosas, se puede interpretar que, o bien no hay ninguna entidad financiera con problemas graves que justifiquen su entrada en el mismo, o la indolencia del Banco de España en iniciar de una vez por todas la anunciada reestructuración del sector bancario es el resultado de presiones y/o servidumbres políticas. De ser acertado el primer supuesto, no tendría sentido la continuidad del fondo, pero si es debido a la falta de actuación del Banco de España, la responsabilidad de los hechos exigirá explicaciones o dimisiones. La situación es complicada e incómoda, al tratarse del final de la temporada, con los Presupuestos Generales en el Congreso, con los peores datos económicos de la recesión y con el jefe del Ejecutivo preparando la presidencia semestral de la UE, como para que el Banco de España comunique al ministerio de Economía que ya tiene sobre la mesa tres carpetas de diferente color autonómico, listas para entrar en el Frob.

El escenario muestra a unos actores preocupados por ganar tiempo por evitar los mínimos daños directos y colaterales. Ya se ha comenzado a correr la voz que pone en duda la veracidad de algunas cuentas de resultados bancarias. Incluso, se sospecha que la banca prefiere la opacidad antes que pasar el mal trago de estos meses. Los movimientos en la alta dirección de las cajas de ahorros, en particular en aquellas con serios problemas, o no se producen o lo hacen despacio. La morosidad se acumula y los números no salen. Y mientras tanto, algunas instituciones como Caja Canarias y Caja Navarra reaccionan y alcanzan acuerdos que redundarán en una mayor fortaleza y posición en el mercado, es decir, espabilan.

Se desconoce si el ideólogo de ese movimiento entre las cajas citadas ha sido Juan Ramón Quintás, aunque hay motivos para dudar que haya sido así. En todo caso, ese es el papel que le hubiera correspondido, ser el impulsor e ideólogo de un acuerdo de esas características, en vez de insistir en el enredo político hasta el extremo de sugerir públicamente la celebración de elecciones generales anticipadas. Actitud que refleja el fuera de juego y el sin lugar en el que viven muchas de las cajas pertenecientes a la CECA que preside Quintás.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...