edición: 2324 , Martes, 17 octubre 2017
08/03/2012
Autoridades y mercados de EE UU atentos hoy al desenlace griego

La Fed convencida de que la solución a la crisis está en el BCE

Norteamérica seguirá sin comprar deuda europea, para eso esta el FMI
Juan José González

La cumbre de Bruselas fue seguida con interés en Washington. Los movimientos del BCE suelen provocar alguna declaración del presidente de la Fed, Ben Bernanke. Las restricciones de los bancos europeos relativas a la solvencia, provisiones y, por supuesto, a sus movimientos de liquidez, afectan también a la confianza de los bancos en EE UU. La crisis financiera en ese país, reflejada en la cara más dramática del mercado de valores, vive en paralelo con los mercados de valores europeos; casi se puede decir que es una relación causal; un incidente en el Dow Jones o en el Nasdaq produce una onda expansiva que alcanza al selectivo europeo Eurostoxx50. Y es que la Unión Europea es el comprador del 20% de las exportaciones de EE UU, incluso el 30% si es en servicios, y por si fuera poco, casi el 60% de los capitales que entran al año en Norteamérica, proceden de inversiones europeas, principalmente, bancos y empresas.

A EE UU le preocupa, a su manera, que el plan de rescate de Grecia fracase, y temen lo peor. Las agencias de calificación de riesgos, cuentan allí con diferente consideración, a pesar de haber sido el mercado origen del gran descalabro y origen de la mala fama de las agencias de rating. Y los informes de estas respecto a la salud soberana de los socios de la UE no pueden ser peores, donde la pérdida de la triple A no es más que una sencilla anécdota. El mercado americano, las instituciones financieras y las políticas temen el desenlace del problema griego, una incógnita que se despejará en buena parte esta semana, entre hoy y mañana. De ella dependerán bancos, empresas, inversores, países (además de millones de familias) y sobre todo, el futuro. Así las cosas, Norteamérica se encuentra en posición vigilante hacia Europa porque el accidente griego le puede salir muy caro a la primera potencia mundial.

Pero que el futuro económico de la Unión Europea, y por supuesto, el presente, sea ahora una de las principales preocupaciones de las autoridades norteamericanas, no significa que estén por la labor de ponerse al frente de un hipotético rescate de la economía continental, algo que desde hace algún tiempo dejó claro Bernanke, recordando que para eso estaban instituciones como el FMI, en otras palabras, que la solución a los problemas económicos de Europa le corresponde aplicarla a Europa, y que los contribuyentes norteamericanos son eso, norteamericanos.

Las preocupaciones de EE UU por la deriva que ha tomado la crisis en Europa, parece pasar por apoyar las reformas económicas que se llevan a cabo aquí en el continente, apoyo que no se materializa en aportación de fondos, pero sí en rebajar el precio de los préstamos a los bancos europeos, en el bien entendido de que con citada rebaja se esta protegiendo el sistema norteamericano.

La “ayuda” norteamericana al mal trago europeo tampoco pasa, ni pasará, por la compra de deuda al BCE, sino por continuar prestándole dólares y con un tipo de interés que sea beneficioso para ambas partes, caso de las líneas de crédito swap que aportan al Tesoro americano interesantes ganancias. Y esto es así, porque las autoridades norteamericanas están convencidas de que Europa tiene recursos y capacidad suficiente como para resolver sus propios problemas, para ayudarse a sí misma, porque, en definitiva, creen que en Europa no hay ninguna crisis de solvencia, ni de modelo, tan sólo se trata de un desorden político.

Llama la atención la seguridad que los políticos norteamericanos tienen en que el caos europeo de los 27 socios, sobre todo en los 17 de la eurozona, no termine explotando, es decir, saliendo Grecia y quizás Portugal, de esa zona monetaria. Incluso, se declaran convencidos de que al final será el Banco Central Europeo, hoy garante, entre otras muchas cosas, de la liquidez del sistema financiero, quien resuelva la situación con esos más de tres billones de euros para poner en marcha la actividad económica. De la misma forma que lo hizo la Reserva Federal norteamericana hace cuatro años.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...