edición: 2515 , Lunes, 23 julio 2018
18/12/2015
Para mantener la tensión

La FED juega al despiste con la siguiente subida de tipos

Los mercados quieren comprobar ahora el ritmo de subida de tipos previsto y esperan con incertidumbre la próxima decisión alcista
Juan José González
Al fin se ha confirmado la subida de tipos de interés en EE UU. Una decisión tan conocida como esperada por el mercado, los inversores y los gobiernos de todo el mundo, de gran semejanza con una noticia sobre la que pesa una orden seria de embargo hasta fecha y hora determinada. Un secreto a voces, una decisión descontada de la que incluso ya se daba por hecho (por descontado) que sería de un cuarto de punto. La Reserva Federal se ha hecho de rogar y ha concluido con una escenografía de la decisión al estilo más anglosajón, como un film de Hollywood. Las cuentas de la decisión alcista ya se dan por hechas en todos los órdenes de la vida, tanto económica como social y política.
Los exportados europeos, con divisa más débil que la norteamericana, saldrán ganando. Los viajeros y turistas, lo contrario. Los chinos, como los europeos, también ganarán un poco más. Pero lo que ahora preocupa más es cuándo será la próxima decisión de subida, pues además dará la pauta del ritmo a seguir. Nueva incertidumbre.

Tan sólo se pudo acertar la fecha de la subida y la graduación de la misma, apenas unos días antes de que la Reserva Federal de Estados Unidos comunicara al orbe la nueva tasa de interés del dinero con el 0,25%. Una primera sensación tras la medida alcista es que al ser la crónica de una subida anunciada y en tamaño o volumen tan escaso de la tasa, produce, como se puede comprobar, un menor efecto negativo, o daño, sobre el conjunto de la economía. En este caso, desde muy distintos sectores económicos se ha venido haciendo hincapié en la necesidad de estar preparados ante una próxima subida de tipos y, en particular para los exportadores norteamericanos, posiblemente los primeros y más perjudicados agentes económicos por la decisión.

Llega la subida de tipos en Estados Unidos tras una larga y procelosa meditación y medición sobre la crisis económica y el `tempo´ más oportuno para aplicar las medicina más adecuada. La decisión alcista equivale al preaviso de otra también decisiva decisión, cuando llegue el momento adecuado según criterio de la FED, para comunicar la segunda subida consecutiva, ya en el año 2016. Este puede ser el momento más decisivo para las empresas puesto que, seguramente, se podrá confirmar un ritmo corto o largo de subidas de tipos.

En las últimas horas, varios han sido varios los comentaristas, las autoridades económicas y alguno de los partidos políticos (hoy en campaña) que se han mostrado seguros de que la subida de tipos de EE UU será la pieza que sirva para animar a las autoridades europeas a seguir la misma senda, a hacer lo propio en breve. Sin embargo, no son los planes que el BCE tiene previstos para llevar a cabo en Europa, por lo menos, hasta bien entrado 2017, lo cual es una garantía de que las empresas y los gobiernos contarán con un tiempo precioso para que la mayoría de los socios europeos consoliden la tendencia positiva de la economía en el continente.

Sin embargo, la nueva situación que se producirá a partir de la subida de tipos del miércoles en EE UU, tiene algunos efectos nocivos para las empresas españolas, por cuanto algunos de sus mercados tradicionales de Latinoamérica, Brasil y otros emergentes, se van a ver perjudicados, dada su elevada deuda exterior, por un dólar más fuerte. Son países tradicionalmente clientes de productos españoles que ahora, en la nueva situación, tendrán menor capacidad de compra.

Es por ello que la decisión primera de subir tipos, con ser importante no será la más decisiva, sino que la más esperada (y temida) será la siguiente: marcará, seguramente, el ritmo de las siguientes subidas y, sobre todo, servirá para ver la capacidad de recuperación de la economía mundial y de test de las medidas que aplica el BCE en Europa. En cualquier caso, y para España en particular, mejor será que la economía real acelere el ritmo de marcha y no siga tan dependiente y aferrada a la idea de que la maquinaria sólo funciona cuando se inyecta papel, incluso cuando este no tiene precio.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...