edición: 3054 , Viernes, 25 septiembre 2020
03/06/2016

La financiación de proyectos puede verse afectada por las nuevas normas en el impuesto de Sociedades

El encadenamiento de riesgo fiscal entre sociedades vinculadas puede afectar a su calificación
Carlos Schwartz
La clave de las empresas especializadas en el desarrollo de infraestructuras no es sólo técnica, sino además financiera. Las empresas que se dedican a grandes proyectos tienen que salvar el obstáculo de su financiación como condición para el desarrollo de sus objetivos declarados. Una figura habitual utilizada para la puesta en marcha de esos proyectos es el de sociedades instrumentales ya sea para el objetivo específico de emitir deuda o simplemente para que el proyecto “cuelgue” de una filial mitigando el riesgo de la sociedad matriz. Sin embargo las normas del impuesto de sociedades modificadas por el Gobierno del Partido Popular el año pasado y que son de aplicación a partir de este año extienden la responsabilidad fiscal a los miembros del grupo. De tal forma que si la sociedad matriz no puede hacer frente a sus obligaciones fiscales la hacienda pública puede extender la recaudación a las filiales o sociedades vinculadas, incluso a las constituidas en el exterior. Pero para que esto sea así es necesario que las personas jurídicas vinculadas estén comprendidas en un mismo grupo de tributación.
Esto determina para Fitch Ratings que la calificación de un proyecto de infraestructuras de una empresa española no pueda ser desvinculado del de su matriz o promotor si son parte de un mismo grupo tributario. “El riesgo de esta exposición fiscal está directamente vinculado a la calidad crediticia y negocios de la matriz y un proyecto puede ser calificado con ‘grado de inversión’ si la matriz o cualquier otro proyecto vinculado son lo suficientemente fuertes en términos financieros” afirma Fitch Ratings.

Una sociedad matriz tiene la opción de constituir un grupo de empresas vinculadas con una fiscalidad común que les aporta como ventaja la posibilidad de compensar las pérdidas en un negocio con los beneficios de otro. Pero al mismo tiempo que ofrece esta ventaja supone que todos los miembros del grupo de forma conjunta o individual son responsables de la deuda fiscal del grupo. Las modificaciones el año pasado en la normativa fiscal para las sociedades establece que una subsidiaria española controlada indirectamente a través de una sociedad interpuesta en cualquier lugar del mundo “sería probablemente considerada parte del mismo grupo fiscal de la matriz española”, señala Fitch. La agencia de calificación señala que a pesar de que la normativa entró en vigor el año pasado, “recientes discusiones con inversores ponen de manifiesto que lo que esta legislación implica no es entendido cabalmente”.

El potencial para un riesgo fiscal significa que un vehículo destinado a la emisión de deuda para proyectos de infraestructuras no puede ser completamente blindado contra el riesgo de un impago de su matriz u otras sociedades vinculadas si forman parte de un mismo grupo tributario. Una subsidiaria en funcionamiento que sea productiva en caja también sería un objetivo de las autoridades fiscales en caso de que la matriz no pueda cumplir con sus pagos a la Hacienda pública y no haya llegado a un acuerdo con las autoridades fiscales.

Los métodos utilizados normalmente para mitigar los riesgos de las sociedades constituidas como vehículos especiales, tales como las trampas de liquidez, la amortización acelerada, y las garantías de la matriz parecen no tener efecto en esta situación. En la medida que las autoridades fiscales pueden reclamar cualquier liquidez atrapada en una filial operativa, una garantía de la matriz carecería de valor si esta no fuese capaz de pagar sus impuestos en primer lugar, y la amortización acelerada podría ser activada demasiado tarde como para tener un impacto significativo, de acuerdo con Fitch Ratings.

“Las trampas de liquidez podrían también servir para aumentar el riesgo de impago fiscal de la matriz. Si el vehículo especial paga esta reclamación puede intentar recuperarla de la matriz o de cualquier otra sociedad que tribute en forma conjunta. Si los riesgos no pueden ser mitigados, la cuestión clave para los inversores es cuánta probabilidad hay de que una subsidiaria acabe teniendo que pagar los riesgos fiscales de otro miembro de su grupo fiscal de empresas y qué importe podría alcanzar ese riesgo. “Estos riesgos pueden ser remotos en el corto plazo, pero en la perspectiva de una transacción financiera para un proyecto de 20 años no habría certeza alguna de como pueden desarrollarse los negocios de la matriz.

En teoría, los tenedores de bonos con garantía deberían ser protegidos en virtud de su interés como activo.” Un vehículo con objetivos especiales (SPV, por sus siglas en inglés) para obras de infraestructuras “igual podría tener una calificación alta, incluso por encima de su  matriz, en la medida que los únicos riesgos que podría tomar de su matriz serían fiscales, pero su calificación de todas formas estaría vinculada a la matriz para reflejar estos riesgos y como podrían cambiar en el futuro”, señala Fitch Ratings. Queda claro que los cambios introducidos por el Gobierno en las normas del impuesto de sociedades en 2015 están en parte destinadas a cerrar los huecos legales por los cuales lo que las sociedades hayan dejado de tributar a nivel de su matriz pueda ser recuperado por la Hacienda Pública de las filiales, de las sociedades dominadas y en algunos casos de las sociedades hermanas.

Esta refinación de Hacienda implica que para las sociedades que retengan el beneficio fuera de España existe un riesgo real de recaudación en caso de que la matriz no sea capaz de pagar a Hacienda. De tal suerte que aparcar la liquidez en el extranjero resulte menos atractivo.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...