edición: 2616 , Viernes, 14 diciembre 2018
28/01/2013
OBSERVATORIO DE COYUNTURA

La fragmentación en el mercado de crédito se aligera

SERVICIO DE ESTUDIOS DE `la CAIXA´

Desde el estallido de la crisis de la deuda soberana europea, se ha producido una fragmentación de los mercados financieros europeos, creando un dualismo en los costes de financiación entre países centrales y periféricos.

La diferencia es especialmente elevada para aquellos préstamos inferiores a un millón de euros, que son los utilizados por las pequeñas y medianas empresas (pymes). Entre agosto de 2010 y agosto de 2012, el tipo de interés al que se financian las pymes aumentó de forma notable en los países periféricos, mientras que se redujo en los países del centro. Ello es especialmente significativo ya que, cuanto mayor es el coste de financiación, menor es la capacidad crediticia. Así, en países como España y Portugal donde el coste del crédito aumentó en 174 y 180 puntos básicos respectivamente, también se experimentó una contracción mayor: el 11,3% y el 9,6%, concretamente. Por su lado, países como Alemania se beneficiaron de una reducción del tipo de interés de 54 puntos básicos, lo que ayudó a incrementar el crédito bancario.

Esta heterogeneidad en los costes de financiación detonó la intervención decidida del Banco Central Europeo en el mes de agosto, anunciando un programa de compras ilimitadas de deuda soberana en los mercados secundarios sujeto a condicionalidad y mostrando su compromiso de hacer todo lo posible en aras de garantizar la unidad del euro. Tras este anuncio, se produjo cierta corrección en la divergencia de los costes de financiación entre los países de la moneda común. Así, el tipo de interés disminuyó entre agosto y octubre de 2012, exceptuando a Grecia, en todos los países, especialmente en Irlanda y España. Sin embargo, por ahora el ajuste solo se ha producido en precios y todavía no se ha traducido en una menor caída del crédito. Así, la financiación al sector privado no financiero ha vuelto a disminuir en la zona del euro hasta alcanzar, en el mes de octubre, un crecimiento interanual del -1,5% frente al -1,2% de septiembre.

Los depósitos, por su parte, registraron tasas de crecimiento muy elevadas, especialmente las cuentas a la vista, con una tasa de crecimiento interanual del 7%. Ello se debe, en parte, a que las aportaciones de capital que realizaron en octubre los países de la zona del euro para la constitución del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) se contabilizan como depósitos a la vista. Si este efecto se tiene en cuenta, el incremento interanual pasa a ser del 5,1%, un crecimiento ligeramente superior al del mes de septiembre.

Con sus actuaciones, el BCE ha logrado estabilizar las tensiones financieras despejando cualquier duda sobre su posición en defensa del euro. No obstante, en última instancia, lo que garantiza el futuro de la unión es el compromiso político de avanzar hacia un marco financiero integrado. En este sentido, el acuerdo alcanzado por los líderes europeos en el Consejo Europeo de diciembre de avanzar hacia una unión bancaria es un paso en la dirección correcta. En concreto, se aprobó la creación del Mecanismo Único de Supervisión, aunque se retrasó la fecha de asunción de competencias del BCE hasta marzo de 2014.

Sin embargo, los aspectos más sensibles, como son la recapitalización directa de la banca por el Mecanismo Europeo de Estabilidad y la definición de los «activos heredados», están aún por resolver. No obstante, el Consejo Europeo urge el acuerdo de un marco operacional para resolver estos aspectos durante el transcurso del primer semestre del 2013, hecho crucial para romper el círculo vicioso existente entre riesgo bancario y soberano. Además, también se requiere a la Comisión que presente una propuesta de directiva para el mecanismo de resolución bancaria y un esquema de garantía de depósitos.

Los avances llevados a cabo durante estos últimos meses han conseguido reducir en cierto modo la fragmentación financiera. Sin embargo, las diferentes condiciones de acceso al crédito están perjudicando la competitividad de las empresas de aquellos países con mayores necesidades de financiación externa. Para lograr unos mercados financieros totalmente integrados, es necesario seguir avanzando en la creación de instituciones que fomenten la fortaleza de la zona del euro y mitiguen las diferencias en los tipos de interés soportados por hogares y sobre todo por empresas.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...