edición: 2865 , Viernes, 13 diciembre 2019
28/09/2009
OBSERVATORIO DE MERCADOS EXTERIORES

La Frecuencia Prevista de Impagos mejora en Francia, Alemania y Estados Unidos

CRÉDITO Y CAUCIÓN

La Frecuencia Prevista de Impagos ha caído significativamente a lo largo de los últimos meses, tanto en Norteamérica como en Europa. En julio de 2009, el indicador volvió a caer prácticamente en todas las grandes economías occidentales. El modesto aumento de los Países Bajos fue la excepción. Bélgica y el Reino Unido registraron una ligera bajada, mientras que Francia, Alemania y los Estados Unidos registraron bajadas más acusadas que en el mes anterior.
El cuadro de Frecuencia Prevista de Impagos se basa en las empresas que cotizan en bolsa en los mercados mencionados, y en la probabilidad de impago en todos los sectores durante el próximo año. En este contexto, el impago se define como el incumplimiento de un pago programado, o el inicio de procedimientos de quiebra. La probabilidad de impago se calcula teniendo en cuenta tres factores: el valor de mercado de los activos de una compañía, su volatilidad y su actual estructura de capital. A modo de orientación, la probabilidad de que una empresa entre cien incurra en impagos se muestra como 1%.

La Frecuencia Prevista de Impagos en las empresas de Estados Unidos se sitúa ahora de nuevo por debajo del 2%, tras alcanzar un máximo del 4,4% en el primer trimestre de 2009. A pesar de ello, debe tenerse presente que sigue muy por encima de su nivel a largo plazo. Lo mismo puede decirse de las recientes evoluciones del indicador en los mercados europeos. A pesar de que por lo general están reduciéndose, los actuales niveles de Frecuencia Prevista de Impagos siguen en consonancia con las lecturas de finales de 2008, un indicio de que existe un alto riesgo de impagos entre las empresas seleccionadas.

En resumen, la reciente evolución de la Frecuencia Prevista de Impagos podría sugerir que la percepción de riesgo se ha reducido. Sin embargo, en el mejor de los casos, sólo puede describirse como una inversión gradual de la extrema aversión que se produjo tras la caída de Lehman el año pasado.

RESPUESTA RÁPIDA PARA EVITAR LA RECESIÓN EN AUSTRALIA

En relación con otros países de la OCDE, a Australia no le está yendo mal en el actual entorno económico mundial. Técnicamente, ha evitado la recesión. Gracias a la acumulación de superávits presupuestarios en años anteriores, el Gobierno australiano estaba bien posicionado y reaccionó con rapidez cuando se declaró la crisis financiera. En el cuarto trimestre de 2008, se puso en marcha un paquete de incentivos, estructurado en tres niveles, por valor de 70.000 millones de dólares australianos (unos 41.000 millones de dólares norteamericanos), para apoyar el consumo mediante incentivos en efectivo abonados en 2008 y 2009. Esta iniciativa ha servido tanto para mejorar la confianza de los consumidores como para amortiguar un posible declive en el sector del comercio. La comunidad empresarial y las infraestructuras del país también se han beneficiado de las acciones del Gobierno, con evidentes impactos positivos en el conjunto de la economía.
 
El Reserve Bank of Australia (RBA) redujo rápidamente los tipos de interés, que se encuentran actualmente en mínimos históricos. El 1 de septiembre, el banco acordó mantener el tipo de interés de referencia en el 3%, lo que indica que, a pesar de que los tipos se van a contener de momento, se prevé un aumento de los mismos antes de finales de año, en consonancia con los indicios de recuperación económica.

Los principales bancos australianos han resistido a lo largo de todo el ciclo económico y no han necesitado apoyo alguno por parte del Gobierno. En los últimos meses, todos han conseguido obtener un volumen significativo de capital en el mercado.

Hemos visto un aumento del número de insolvencias, pero las tendencias de insolvencias estacionales interanuales parecen seguir el mismo patrón. Lo mismo puede decirse respecto a las demoras en los pagos, a pesar de que algunos sectores, como el acero, registran mayores demoras que otros.

El índice de desempleo aumentó hasta el 5,7% en mayo de 2009 y se prevé que llegué hasta el 6,5% a finales de año. Estas cifras están muy por debajo de lo que se preveía inicialmente cuando se declaró la crisis económica.

BALANCE POSITIVO, PERO EN PRECARIO EQUILIBRIO

Todos los indicios apuntan a una mejora de la economía australiana. La confianza entre empresas y consumidores se está recuperando, el PIB creció un 0,4% en el primer trimestre de 2009 y por encima del 0,6% previsto en los tres meses transcurridos hasta junio, gracias tanto al gasto doméstico como a las inversiones de empresas en maquinaria y equipos.
Las empresas ya no están reduciendo existencias, sino que están reaprovisionándose con cautela a la vista de la recuperación de la demanda. El Gobierno australiano ha anunciado que sus incentivos fiscales podrían reducirse progresivamente en el último trimestre del año si la situación económica sigue mejorando.

Sin embargo, las tendencias positivas en la economía se mantienen en un equilibrio precario.  Australia sigue haciendo frente a determinados imponderables a medio plazo, como un mayor desarrollo de la demanda de exportaciones y los precios de las materias primas.

En ese sentido, la caída en picado de los precios de los metales básicos ha provocado, a lo largo de los últimos seis meses, un número significativo de quiebras en el sector de la minería. En los últimos seis meses, se han registrado 85 casos, un 15% que en los seis meses anteriores. No obstante, una tendencia positiva que empieza a manifestarse es la de empresas mineras que proponen y se suman a planes de pagos aplazados.

Los precios de los metales básicos han registrado importantes aumentos desde sus puntos más bajos a lo largo de los cinco últimos meses. No obstante, la previsión a corto plazo de Crédito y Caución sigue siendo prudente, a la espera de ver si esos incrementos se deben al reabastecimiento o a un aumento subyacente más duradero de la demanda.

El deterioro del comportamiento en pagos del sector de la construcción no ha sido tan dramático a lo largo de los últimos seis meses, dado que este sector fue el primero en sufrir el impacto de la crisis. Además, el paquete de incentivos en este sector, que se dirigió específicamente al sector residencial, mejora sus perspectivas a corto plazo. La ayuda a compradores de una primera vivienda, los tipos de interés históricamente bajos y una exención del impuesto de timbre se han conjugado para aumentar la aprobación de viviendas e incentivar el mercado de la vivienda. Las aprobaciones aumentaron un 2,5% en el segundo trimestre de 2009. Las iniciativas del Gobierno seguirán beneficiando al sector de la construcción en los próximos meses y años, con proyectos de infraestructura y objetivos específicos, como la renovación y mejora de escuelas en todo el país.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...