La fuerte caída en los precios del carbón y las
edición: 2534 , Viernes, 17 agosto 2018
05/03/2013
La incertidumbre sobre la política energética europea ante el gas lleva a cuestionar las inversiones en el Mar del Norte

La fuerte caída en los precios del carbón y las dudas sobre el gas ponen en jaque grandes inversiones

Carlos Schwartz

La declinación del abastecimiento de gas por parte de la rusa Gazprom a Europa a través del gasoducto Nord Stream en Alemania, sociedad mixta con la participación de E.ON la principal eléctrica del país, ha coincidido con la tendencia por parte de esta compañía a sustituir la generación por gas con la generación mediante centrales de carbón. La eléctrica, la primera por ventas en su país, tiene en estudio planes para paralizar la generación en las centrales a gas. Por su parte, la eléctrica británica Centrica ha descartado la construcción de nuevas centrales de gas en los próximos cuatro años. La estrategia de GDF Suez ha sido radical, ha amortizado parcialmente el coste de sus centrales de gas ubicadas en el noroeste europeo reduciendo su valor en libros y se propone vender su participación en Medgaz. La reducción del abastecimiento de gas ruso vía Alemania ha sido compensado por un incremento en la oferta del gas del mar del Norte cuyo proveedor es la compañía noruega Statoil. Sin embargo, la noruega mantiene ahora un compás de espera sobre sus inversiones para ampliar la explotación y extracción de gas natural en el mar del Norte mientras vuelca sus esfuerzos financieros en sus campos de producción en Azerbaiyán.

Reino Unido, cuya infraestructura de generación está basada mayormente en centrales de gas, tiene problemas coyunturales de abastecimiento. El precio del gas natural en el mercado spot subió en un 50% de la noche a la mañana a causa de una avería en la planta Nyhamna en Noruega. La planta está virtualmente dedicada a abastecer Reino Unido y procesa gas del campo del mar del Norte Ormen Lange, operado por Shell. El incidente ha resaltado la fuerte dependencia de Reino Unido (UK) de su principal proveedor, Noruega. Otros proveedores de gas natural licuado como Qatar no tenían disponibilidad. A resultas de esta coyuntura y de un invierno extremadamente frío, los stocks han caído por debajo de su nivel óptimo y amenazan con dificultades de aprovisionamiento insinuando la posibilidad de un incremento considerable de la tarifa. El déficit de despacho para UK desde Noruega es de entre 50 y 60 millones de metros cúbicos al día desde el pasado sábado. Por añadidura la entrada de gas por el gasoducto que llega a la terminal de St. Fergus tiene un déficit diario de 6 millones de metros cúbicos debido a otros desperfectos técnicos. La caída del gas almacenado, sumado a las dificultades de suministro ha resultado en este abrupto incremento de precios.

Mientras esto es así, el precio del carbón en el mercado de futuros ha registrado una caída del 30% desde su máximo de 138 dólares la tonelada en abril de 2011. En la primavera de ese año las revoluciones árabes, las inundaciones en Australia y la crisis de los reactores de Fukushima contribuyeron al precio récord. Los contratos para API2 2014 cerraron ayer a 96,55 dólares la tonelada. La caída del precio del carbón está directamente vinculada a una mayor oferta de Colombia y Mozambique. A resultas de estos precios en UK la generación con carbón es 23 euros más rentable por Mw hora que con gas. La generación con carbón ofrece un margen de 26,29 euros por Mw hora, mientras que la generación con gas deja un margen de 3,5 euros por Mw hora.

Por añadidura, el precio de los derechos de emisión de carbono está en mínimos históricos lo que hace que la generación mediante el uso de carbón en las térmicas sea aun más rentable que quemar gas. Esto ha planteado una revisión de los planes de inversión de Statoil, la empresa estatal noruega de petróleo y gas que explota los yacimientos del mar del Norte. Alemania desde que aprobó su plan de supresión de centrales nucleares ha desarrollado un régimen de subsidios para generación mediante recursos renovables lo que ha llevado a que el desarrollo de nueva generación se haya volcado a ese sector. Incluido el de las grandes generadoras. Sin embargo, el gas ha quedado en un cono de sombra a nivel de toda Europa. En España la generación por gas así como la cogeneración han sido castigadas por el régimen de subsidios aprobado por el Gobierno. Nuestro país es sin embargo un caso aparte por la incapacidad del Gobierno de resolver el déficit de tarifa, es decir la diferencia entre el coste de generación y el precio de mercado de la electricidad.

Como reflejo de la pérdida de interés en la generación por gas, el año pasado Iberdrola vendió su participación del 12% en el consorcio del gasoducto Medgaz que abastece a España desde Argelia, mientras que Endesa vendió su participación del 20%. Estas participaciones fueron traspasadas al fondo belga Fluxys. Sin embargo Sonatrach y Cepsa han ejercido su derecho de veto para quedarse con esas participaciones. Las ventas fueron justificadas como fórmula para reducir endeudamiento por parte de las empresas, pero la razón real es la falta de perspectivas del gas. Ahora se ha sumado al abandono de Medgaz la francesa GDF Suez que ha puesto en venta su 12% de capital. Las participaciones españolas quedarán finalmente en las manos de la argelina Sonatrach y la española Cepsa, propiedad esta de los fondos de inversión de Abu Dabi.

Esto ha llevado virtualmente a cero la presencia de capital español, algo que preocupa al Gobierno.  Pese a ello, al igual que en resto de Europa, el futuro de la generación por gas está políticamente desamparado. Este obstáculo puede llevar a los grandes inversores en este sector a canalizar los recursos financieros fuera de Europa.

Alemania ha sufrido vicisitudes diversas por su dependencia del gas ruso, en particular a causa de los conflictos entre Rusia y Ucrania por los suministros de gas. Pero se ha sesgado en favor de las renovables, una apuesta que mantendrá en la medida que no pese de forma exagerada en sus presupuestos generales del estado. Algo que está por verse y que dependerá del ritmo de su crisis económica. Un cambio de Gobierno en Alemania nos puede deparar una rectificación de la política energética.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...