edición: 2724 , Viernes, 24 mayo 2019
29/11/2011

La fuerza del mercado

Rafael Vidal
La entrada de Francia, primero, y de Alemania, después, en el grupo de países con problemas con la deuda -aunque por razones muy diferentes- ha forzado un cambio de percepción de la cuestión de fondo en la canciller Merkel. Parecía obvio que si Alemania iba a terminar pagando su deuda al mismo precio que saldrían los eurobonos, la solución estaba al caer aunque, de momento, parece la canciller más dispuesta a pasarle la pelota al BCE que a dar su brazo a torcer.

Hasta aquí la lectura interna del asunto, pero la realidad es que ha sido el mercado el que ha puesto las cosas en su sitio y lo ha hecho con un método muy simple: ha cortado la liquidez a Alemania de la misma forma que antes se la retiró a otros muchos socios de la eurozona. Ya dije que el asunto de la liquidez me preocupaba mucho últimamente y justo por ahí ha sido por donde se ha roto la cuerda después de tantas tensiones. En los últimos días de la pasada semana el Tesoro de Estados Unidos colocó deuda a siete años al menor tipo de interés de su historia, en torno al 1,4%, y con una cobertura de más de tres veces la oferta. La última subasta de Alemania apenas tuvo el 0,60% de cobertura y tuvo que ser el Bundesbank el que salió al quite. Lo que no vale para el conjunto de la UE, respecto del BCE, vela para Alemania con el Bundesbank.

Apenas tres días después de negarle liquidez a Alemania, el mercado se vuelca en Estados Unidos y lo hace, al igual que antes con Alemania, sin obtener beneficios reales, ya que la rentabilidad conseguida en esa subasta de bonos a siete años no cubre, ni de lejos, la inflación. Es una simple cuestión de no tener el dinero ocioso, pero buscándole un buen refugio.

La diferencia entre la situación de que disfrutaba Alemania hace un par de semanas y la que tiene ahora Estados Unidos está en la moneda de referencia: el dólar ofrece más garantías después de que la credibilidad del euro haya caído en picado de la mano de las decisiones de Merkel. Los inversores no meterán dinero en la eurozona mientras no se aclare definitivamente la situación, ya que lo único que puede esperarse es una depreciación del euro similar a su pérdida de credibilidad como moneda fuerte. Invertir en euros pagando 1,33 dólares por unidad no parece una buena idea si dentro de poco tiempo te pueden devolver tan sólo 1,20 dólares si las cosas siguen como hasta ahora. Al final tendremos que aceptar que el mercado es un  buen juez.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...