edición: 2361 , Lunes, 11 diciembre 2017
28/11/2011
Emilio Botín y Francisco González le hacen el ‘vacío’ al Gobernador

La gran banca corta el contacto con el Banco de España

Se ‘plantan’ a la espera de conocer las ideas del próximo ministro de Economía
Juan José González

Dos hechos sucedidos en los últimos diez días en el sector bancario español pueden servir para entender una nueva postura de la gran banca en la crisis financiera, y de paso confirmar que el cambio no sólo alcanza a la vida política, si no también a la financiera, en concreto, a la banca. Se cae el Banco de Valencia, intervenido finalmente la pasada semana, y deja abierta una vía de crisis en Bankia, solventada por Rodrigo Rato de la única forma posible: con elegancia, o lo que es lo mismo, dejando que José Luis Olivas, vicepresidente de Bankia, dimita. A pesar de la relevancia del movimiento –un vicepresidente de uno de los cinco grandes- se trata de un hecho puntual. En cambio, la crisis de la CAM es más reveladora que la pérdida de un vicepresidente, al dejar al descubierto la nueva actitud de la gran banca ante el Banco de España. La gran banca, liderada por Emilio Botín y Francisco González- parece haber decidido, de forma independiente, que no es tiempo de tomar decisiones hasta que no se dé a conocer el nombre del responsable de Economía en el Gobierno del Partido Popular. Varias razones avalan el plante bancario, el ‘vacío’ al Gobernador.

La insistencia del actual Gobernador del Banco de España en que la crisis bancaria se solvente en el ámbito de la reforma financiera, no ha resistido el final previsto por el supervisor. Ordóñez es partidario de que las entidades intervenidas sean absorbidas por integración en los grandes grupos bancarios del país. De esta forma se resolverían varios problemas. El primero, acabar con la atomización en un sector con un excesivo número de entidades para un mercado como el español. Se formarían cinco o seis grandes grupos financieros con mayores recursos y fuertemente internacionalizados. Y en esa especie de ‘reformulación’ del mapa bancario español se llevaría a cabo una limpieza en profundidad de balances. Sería la nueva banca española.

Para Ordóñez el plan suponía plasmar su ideario particular en la reordenación del sector. Pero los planes siempre salen bien sobre el papel y en la práctica, el papel no hacía cálculos del precio que deberían desembolsar los grandes bancos para hacerse –sanear y demás…- con las entidades en crisis. La situación planteada por la CAM es ilustrativa de la posición de la banca frente a la posición del Banco de España. A los grandes tan sólo les interesan los activos productivos, saneados o fácilmente saneables, les interesan las carteras de participadas si en ellas se encuentran acciones cotizadas con dividendo o no cotizadas generadoras de caja. Simple sentido común. Sentido del que discrepaba el supervisor, convencido que en cuestión de tres años, la generación de beneficios de los grandes habrían cubierto los agujeros y cerrado todas las grietas de los fiascos de las intervenidas.

Así, no extraña que en la pasada semana, Banco Santander y BBVA hayan dado la espantada, y renunciado abiertamente a la ‘subasta’ de la CAM, dos entidades que se han cuidado mucho de ‘colaborar’ en reconversión bancaria de los dos últimos años. Al final, Banco Sabadell ha hablado claro y se decide por una parte de la CAM, los activos más interesantes, limpios de toxicidad inmobiliaria, los que menor riesgo comprometen al Sabadell. El banco de Oliu se ha atrevido a decir lo que otros se han callado: me interesa la CAM, pero no toda la CAM, si no lo que menos me comprometa. En el fondo, este es el esquema de un ‘banco malo’. También en este caso, sentido común.

El Banco de España no parece haber reparado en que desde la última cumbre europea, a la banca española, a la misma que el Gobernador quiere ‘endosarle’ la crisis del mercado interior, le han caído del cielo –de la EBA- unas obligaciones de 26.000 millones de euros en concepto de recapitalización. Como tampoco parece haber caído en la cuenta de la asignatura pendiente del inmobiliario en los balances de esas entidades, las más grandes, a las que se les solicitaba su concurso en la resolución final de la reordenación bancaria.

De ahí que, puestos a sumar problemas pasados y de última hora, como la CAM o el Banco de Valencia, y cruzando esta situación con la coyuntura, es decir, con la llegada de un nuevo titular y, seguramente, con otra idea de las cosas, los grandes han pensado que ya que llevan casi tres años haciendo malabarismos con las cuentas, por qué no esperar unos días más hasta conocer el nuevo ministro de Economía. Entretanto, los más grandes le hacen el ‘vacío’ a Ordóñez. Y todo esto contando con que al Gobernador tan sólo le restan siete meses para concluir su mandato. Todo de sentido común.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...