edición: 2284 , Viernes, 18 agosto 2017
23/05/2014
Quieta la FED, parado el BCE

La inacción de los bancos centrales enfría la recuperación

Mientras, las bolsas avanzan al ralentí y los beneficios empresariales se recuperan despacio
Sede del BCE
Juan José González

Mito, costumbre, estrategia... pero lo cierto es que el aforismo "vende en mayo y lárgate" se ha convertido en una práctica recurrente para estrategas y operadores bursátiles. Hasta el momento, en las 16 sesiones del mes, no se puede decir que se esté cumpliendo, aunque habrá que esperar siete jornadas más para comprobar el proverbio. Los gestores de carteras se mantienen a la espera de cambios en el horizonte: la FED y el BCE son ahora dos grandes incógnitas de una ecuación compleja que nadie arriesga a despejar. Luego, se impone la espera. El dinero sigue en estado de inquietud creciente en las carteras, enfrentado ahora a una compleja estacionalidad, precisamente la que influye sobre las estrategias de futuro y los movimientos de dinero a partir de mayo.

El escenario de los mercados de inversión, está conformado actualmente por empresas grandes que en Europa mejoran moderadamente resultados y ventas en el primer trimestre del año, y lo mismo sucede en EE UU. El ansia inversora se alimenta últimamente de las buenas expectativas de los expertos, como también del optimismo institucional. Dejarse llevar por la coyuntura y los escenarios positivos equivale a jugar fuerte por el riesgo, en especial a falta de nuevas medidas expansivas.

Los inversores viven estos días alimentados por algunos datos reveladores de la marcha de la macroeconomía, en fase de mejora la norteamericana y en fase de arranque moderado la europea. Sigue pesando sobremanera la indefinición del BCE, lo cual no parece que sea óbice para que los inversores se den a la especulación y mantengan los índices bursátiles en niveles aceptables, previos a un mayor repunte, aprovechando los precios bajos. Incluso la tendencia de los últimos días, con balance positivo para las compras, no constituye ningún peligro para las carteras, todavía con elevada liquidez.

La frase de "vende en mayo y lárgate" lleva camino de romperse, en parte, en este ejercicio incierto, dominado por las expectativas pero compartiéndolo con la indecisión del BCE en materia monetaria. Y puede romperse si se confirman las compras en las siete sesiones que restan para concluir el mes. La mayoría de los informes -ver el de José Manuel Campa, de Santander- presentan un horizonte positivo con hipótesis a medio plazo que animan a invertir y tomar riesgos en renta variable. Informes que estiman que los resultados empresariales ya comienzan a desplazar a las incertidumbres, pero sin olvidar aún que una normalización de los tipos de interés a medio y a largo plazo podría golpear con fuerza a los mercados de renta variable.

Las estadísticas muestran que en el último medio siglo el índice S&P ha subida en el mes de mayo poco más de un uno por ciento, en tanto que en los seis meses siguientes la probabilidad de una subida de las bolsas era un 20% menor que en el período de los seis meses siguientes, esto es, entre noviembre y mayo. Por tanto, la vuelta al mercado se debería producir el 1 de noviembre, que en bolsa se conoce como efecto Halloween. Así que, amparados en la experiencia de las cifras, los inversores parecen querer adaptar el comportamiento del riesgo a las cifras de la estadística y, en consecuencia, comenzarían a partir de ahora a reducir su presencia y actividad en el mercado bursátil.

Sin embargo, la euforia contenida que mantiene la liquidez en compás de espera puede verse animada por varias causas: por las previsiones al alza de los resultados empresariales del segundo trimestre del año, por la normalización de los tipos de interés, al alza, y, finalmente, por la reducción de la tensión internacional (Ucrania) asunto que ha mantenido a las autoridades en situación de espera y a los inversores en posiciones más alejadas del riesgo. Así las cosas, con las autoridades europeas del BCE esperando a ver qué hacen los responsables de la Reserva norteamericana, el escenario se muestra ambiguo para los inversores que, en esta ocasión, lejos de tener en cuenta los resultados empresariales, estarán obligados a esperar la actuación, otra vez más, de los bancos centrales, con el riesgo de frenar la recuperación económica.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...