edición: 2885 , Viernes, 17 enero 2020
07/06/2013

La incapacidad de Europa para pactar la reforma de MIFID puede postergar la normativa hasta 2015

El consenso para la reforma del sistema de compensación y liquidación de valores en España fija un calendario hasta 2017
Carlos Schwartz

La Unión Europea (UE) no se ha mostrado capaz desde la aprobación del texto base por el Parlamento Europeo de la nueva directiva para los mercados en instrumentos financieros (MIFID) en septiembre de 2112 de avanzar sobre los puntos de desacuerdo y llegar a las negociaciones a tres bandas denominada “triálogo” entre el Parlamento Europeo, la Comisión Europea y el Consejo Europeo. Mientras las partes en conflicto señalan que el retraso se debe a la aparición en el escenario de asuntos más urgentes del sector financiero como la Unión Bancaria y los requisitos de capital para la banca, conocidos como CRD 4, la realidad es que hay puntos que son de virtual bloqueo. El retraso supone un serio revés porque en junio acaba la presidencia irlandesa de la CE, país que será sustituido por Lituania. Los analistas consideran que si no media un pacto en el triálogo antes del final de mandato de Irlanda, un país con un mercado financiero sofisticado e interesado en que haya un progreso en este tema, Lituania no estará en condiciones de convocar a las partes para lograr un progreso definitivo en el tema. Consecuencia: no habrá una MIFID reformada hasta 2015.

La posibilidad de que esto ocurra está comenzando a imprimir cierta inquietud entre los funcionarios y los representantes de los diversos grupos de interés así como entre los reguladores no europeos que han iniciado presiones sobre los países de la UE con más poder de determinación.

En tanto que esto es así, en la primera quincena de mayo el Comité de Coordinación convocado por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) para llegar a un consenso sobre la reforma del sistema de compensación, liquidación y registro de valores en España dio por terminado su trabajo. Como es lógico el consenso se basa en las normas contenidas tanto en la regulación de las infraestructuras de mercado (EMIR, por sus siglas en inglés) como en la de mercados en instrumentos financieros (MIFID). El plan elaborado por el Comité de Coordinación supone la sustitución del actual sistema de liquidación y compensación de valores por uno que lo canaliza a través de entidades centrales de contrapartida (ECC) y que sustituye las referencias de registro por un sistema de registro basado en saldos en 2015. El plazo de cierre de la transacción pasará en un trimestre a dos días del actual de tres días.

Mientras, el sistema de pago contra acciones seguirá funcionando como hasta ahora hasta que al sistema de incorporen en 2017 la renta fija y el conjunto de las operaciones se liquide a través del sistema Target 2 Securities del Banco Central Europeo. La renta fija también se incorporará en 2017 a las ECC. “Habrá que ver qué pasa para entonces con la CE y sus acuerdos en torno a MIFID, todavía nos podemos encontrar que comenzamos a operar en España con las normas trazadas en directivas que pueden no estar aprobadas”... señala una fuente del mercado.

Una de las trabas al desarrollo de un acuerdo en torno a MIFID tiene que ver con uno de los objetivos de la CE para la reforma de la directiva. El colegio de comisarios presidido por José Manuel Durao Barroso formalmente aspira a que las ECC en las que se compensen acciones, renta fija y derivados, sean de acceso abierto. Esta es una aspiración de Competencia en particular, y tiene que ver además con la argumentación utilizada por el comisario Joaquín Almunia en su rechazo a la fusión de Deutsche Borse-NYSE, al señalar que se generaría un cuasi monopolio en derivados. Esta alegre propuesta de los burócratas resta fuerza al modelo que se ha erigido casi en norma en Europa: los sistemas integrados verticalmente. Es decir una sociedad propietaria de un mercado organizado, es propietaria además de la entidad central de contrapartida, de un sistema de registro y en general de un depositario central de valotes. Los movimientos en Europa al menos han ido en este sentido. El último ha sido la adquisición por parte del London Stock Exchange (LSE) de la ECC anglo francesa London Clearing House-Clearnet, es lo que pretende Deutsche Borse, y por cierto lo que existe desde siempre en España.

Este obstáculo no ha sido superado, y de momento no se percibe ninguna aproximación entre los intereses creados en torno a este modelo y la CE. Por oposición a este asunto la imposición de limitaciones a los sistemas de operación en valores de alta frecuencia es algo que esperan todos los partícipes del mercado. El asunto aquí será cual es el umbral que se imponga como límite en la velocidad de las órdenes y sus volúmenes. La cuestión sin embargo, es llegar a un acuerdo y para ello es necesario que el tema quede sujeto a debate como parte de una negociación global.
Lo que está e duda es si ese proceso se abrirá antes de fin de mes. De lo contrario podemos dar por seguro que la reforma de la MIFID quedará aparcada hasta 2015, y la reforma del sistema en España comenzará su rodaje sin la nueva MIFID sobre cuyo texto sin acuerdo trilateral se han basado los acuerdos en la Comisión de Coordinación de la que formaron parte la vicepresidencia de la CNMV, la Asociación Española de Banca (AEB), Banco de España, Bolsas y Mercados Españoles (BME), la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA), el Fondo General de Garantía de Inversiones (FOGAIN) y los técnicos del sistema de liquidación. El documento de consenso se basa en la documentación presentada a consulta pública en enero de 2011, y recoge los comentarios recibidos del sector.

Vale la pena recordar que el proceso de reforma de MIFID y el desarrollo de EMIR están vinculados a las recomendaciones efectuadas por el G20 en 2008 a raíz de la crisis financiera internacional desatada tras la quiebra de Lehman Brothers. Una de las recomendaciones centrales del G20 fue la de que se acotara el riesgo financiero internacional sistémico representado por los derivados contratados de forma bilateral fuera de los mercados organizados denominadas operaciones over the counter (OTC). A estas alturas, cinco años después, se ha creado una brecha en la regulación entre Estados Unidos y Europa, ya que el primero ha puesto en pie su reforma de la supervisión y de los mercados de acuerdo con la directivas del G20. Europa mientras tanto sigue sin lograr un acuerdo sobre el particular entre los 27 países miembros.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...