edición: 2348 , Martes, 21 noviembre 2017
15/04/2014
OBSERVATORIO MERCADOS EXTERIORES

La incertidumbre amenaza el crecimiento de Grecia

CRÉDITO Y CAUCIÓN

El crecimiento económico en Grecia, cuya recuperación estaba prevista en 2015, es particularmente vulnerable a la incertidumbre existente sobre las relaciones con la troika formada por la UE, el BCE y el FMI.

Los mercados han recuperado la confianza en Grecia. El país heleno cuenta desde 2012 con un gobierno de coalición partidario del euro y de la austeridad. Sin embargo, la estabilidad de la coalición ha mostrado su fragilidad desde el principio. La débil mayoría del gobierno y el fuerte grado de apoyo a formaciones que rechazan la política de austeridad repercuten en la política económica y en la tensión con el cumplimiento del programa de la troika formada por la Unión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional.

En noviembre de 2012, los Estados miembros de la eurozona acordaron una serie de medidas para reducir el endeudamiento del gobierno griego, que se consideraba insostenible hasta el 120% del PIB para 2020. Esto ha transmitido un mensaje inequívoco de la voluntad política de mantener la eurozona unida, reduciendo aún más la probabilidad de una salida de Grecia. Tras la determinación mostrada por los miembros de la eurozona, la prima de riesgo de Grecia siguió una tendencia a la baja hasta acumular una disminución de más del 25% desde principios de 2012.

Otra prueba de la mejora de la confianza de los mercados es la recuperación del mercado bursátil griego, que ha aumentado más de un 20% desde junio de 2013 a medida que los activos griegos recobran inversores. El mercado de renta fija privada también estuvo bastante activo: 15 empresas emitieron bonos por un valor total de 4.000 millones de euros en 2013.

Aunque en 2013 el PIB griego se habrá contraído, estará lejos de la previsión del 5% de hace un año. Las razones son: el aumento del turismo y una caída menor de la demanda interna, ayudados por una estabilización de la renta de los hogares y unos precios al consumo más bajos. Además, las exportaciones netas se vieron beneficiadas por la mejora de la competitividad, contribuyendo positivamente al PIB el año pasado. En comparación con 2010, los costes laborales unitarios disminuyeron un 20% en el sector empresarial y un 33% en el sector público, ayudados por las reformas salariales establecidas en el programa del FMI. Las exportaciones de bienes aumentaron un 3,3% interanual entre enero y noviembre de 2013, mientras que las importaciones descendieron un 5,4%.

No obstante, la contribución del sector de las administraciones públicas al PIB siguió siendo negativa,  ya que el saneamiento de las finanzas públicas incidió en el resultado. Del mismo modo, la aportación a las inversiones continuó siendo negativa, aunque hay una tendencia a la mejoría. El desempleo mejoró ligeramente en el segundo y tercer trimestre de 2013, pero creció hasta el 27,5% en el cuarto trimestre. La tasa de paro juvenil sigue siendo elevada, de un 57%.

SE PREVÉ QUE LA ECONOMÍA VUELVA A CRECER EN 2015

La previsión para 2014 muestra un avance en la recuperación económica, con una contracción esperada del PIB de solo un 0,2%, frente a la previsión del 2% de hace un año. Se espera que los ingresos derivados del turismo alcancen una nueva cota, con 18,5 millones de llegadas frente a los 12,6 millones de 2013. Mientras el saneamiento de las finanzas públicas se disipa lentamente, se prevé que las exportaciones crezcan un 2,4% a medida que se intensifica la demanda mundial. Las perspectivas para 2015 son de un crecimiento positivo del PIB del 1,7%, sustentado por un incremento del consumo privado, la producción industrial y las inversiones.

Sin embargo, esta perspectiva a corto plazo más benigna es particularmente vulnerable a la incertidumbre política existente y podría verse en peligro debido a una ruptura de la coalición actual, seguida de unas elecciones anticipadas que podrían beneficiar mucho a partidos como el izquierdista Syriza y el derechista Amanecer Dorado, a un deterioro en las relaciones con la troika o a un recrudecimiento de los disturbios sociales.

DEFLACIÓN DE LOS PRECIOS AL CONSUMO EN 2013 Y 2014

En 2013 los precios al consumo se contrajeron un 0,9% debido a las reformas parciales del mercado de productos y servicios. Se espera que esta deflación continúe en 2014. El año pasado, los precios al consumo griegos estaban muy por debajo de la media de la eurozona, lo cual refleja una demanda sumamente débil y salarios más bajos en los sectores tanto público como privado.

RESPUESTA A LA VULNERABILIDAD DEL SISTEMA BANCARIO

Los cuatro bancos griegos principales han sido recapitalizados, lo que ha supuesto un coste para el Fondo Helénico de Estabilización de 38.400 millones de euros de los 50.000 millones de euros disponibles, pero los créditos morosos siguen aumentando. La rentabilidad de los bancos está mejorando y, aunque todavía es significativa (70.000 millones de euros a finales de 2013), la dependencia de la financiación del Banco Central Europeo está disminuyendo gradualmente. Los préstamos bancarios al sector privado, tanto a empresarios como a consumidores, disminuyeron un 4% en 2013, mientras que solo los préstamos a las empresas bajaron un 4,9%.

A principios de marzo, el Banco Central griego calculó que los principales bancos del país necesitan un capital de 6.400 millones de euros más. No obstante, la troika ha manifestado que los bancos podrían necesitar más capital en el caso de que las autoridades y los bancos no aborden con urgencia y eficacia el alto nivel de créditos morosos.
 
HA MEJORADO LA COMPETITIVIDAD INTERNACIONAL…

La mejora de la competitividad de Grecia, que ya era evidente en 2012, continuó en 2013. El tipo de cambio efectivo real de Grecia, que mide su competitividad internacional según cambian los costes y los precios, ha mejorado en comparación con otros países, debido sobre todo a unos precios y salarios más bajos. En el segundo trimestre de 2013, Grecia había recuperado la competitividad que había perdido entre los años 2000 y 2009.

… AL IGUAL QUE LA COMPETITIVIDAD EXTERIOR

El año pasado continuó el reequilibrio de la economía, ya que la balanza de pagos por cuenta corriente de Grecia se benefició de la mejora de su competitividad y de la disminución de las importaciones debida a la menor demanda interna, mientras que se produjo un aumento notable de las transferencias netas de la UE. Esto originó en un superávit de la balanza de pagos por cuenta corriente en 2013 (1,2% del PIB) tras años de déficits. La inversión extranjera directa mantuvo la atonía, aunque Grecia ha progresado en el índice de sobre la facilidad para hacer negocios del Banco Mundial, así como en otros índices. Sin embargo, la inversión de cartera ha experimentado un fuerte aumento a medida que se disipaba el peligro de una salida de la eurozona: en 2013 se emitieron 3.000 millones de bonos de empresa.

Es probable que la demanda interna mantenga su atonía en 2014 y se prevé una aceleración del crecimiento de las exportaciones de hasta el 2,4% correspondiente a la mejora de la competitividad de Grecia, por lo que se espera que la balanza de pagos por cuenta corriente continúe mejorando hasta alcanzar un superávit del 2,2% del PIB este año.

MEJORAN LOS RESULTADOS FISCALES, PERO LA DEUDA PÚBLICA SIGUE AUMENTANDO

Los esfuerzos para reducir el déficit presupuestario de Grecia han tenido bastante éxito: desde el 15,7% del PIB en 2009 hasta un 2,5% previsto del PIB en 2013, conforme a los criterios de Maastricht. El presupuesto primario (capacidad neta de financiación de las administraciones públicas excluidos los pagos de intereses por deudas) registró un leve déficit del 0,1% del PIB en 2013. Esto se debió en gran parte a la menor inversión pública, ya que los desembolsos  presupuestarios crecieron solo un 1% frente al 10% previsto, mientras que otros gastos e ingresos fiscales se ajustaron en general al plan establecido. De hecho, hay algunas evidencias de que el cumplimiento de las obligaciones fiscales está empezando a mejorar.

En 2014 el objetivo es lograr un superávit presupuestario primario del 1,1% del PIB, mientras se prevé que el déficit presupuestario disminuya hasta el 2,4% del PIB. Para ello, se han aprobado una serie de medidas de austeridad por un valor del 2,3% del PIB. Sin embargo, las previsiones de la troika indican que sería necesario adoptar más medidas por un importe de entre 2.000 y 2.500 millones de euros, aunque que el gobierno griego insiste en que, debido a los rendimientos superiores a lo esperado de 2013, esta cifra adicional es solo de entre 1.000 y 1.500 millones de euros y se satisfará mediante reducciones en el gasto social. No obstante, la troika quiere asegurarse de que las medidas acordadas en el programa del FMI, como los recortes de impuestos y las reducciones en la seguridad social a cargo de la patronal, se sigan hasta el final y que el avance de las reformas estructurales se realice más enérgicamente.

¿ESTÁN PREVISTAS NUEVAS MEDIDAS DE ALIVIO DE LA DEUDA?

El FMI ha identificado un requisito de financiación de 11.000 millones de euros para Grecia en 2014-2015. Existen varias opciones para abordar esto, incluida la ampliación de las oportunidades de crédito del BCE, los depósitos de las administraciones públicas (17.000 millones de euros) y los fondos no empleados a día de hoy del Fondo Helénico de Estabilización Financiera (10.000 millones de euros). Sin embargo, ninguna de ellas es sencilla y, por lo tanto, esta cuestión trascendental sigue pendiente de resolución.

Pese a la moderadamente buena noticia relativa a la reducción del déficit presupuestario, la deuda pública aumentó hasta el 176% por ciento del PIB en 2013, y no se prevé que comience a disminuir hasta el año 2015 como muy pronto (y ello solamente hasta un pronóstico del 170% del PIB). Los objetivos de deuda pública establecidos por Grecia y sus homólogos de la eurozona para 2020 (120% del PIB) y 2022 (110% del PIB) no son realistas sin más medidas de alivio de la deuda, sobre todo porque, de aquí a 2020, existen una serie de riesgos de corrección a la baja: por ejemplo, que el crecimiento económico previsto de un 3% de promedio desde 2015 hasta 2020 no se materialice. No obstante, una decisión sobre la concesión de más alivio de la deuda a Grecia sería muy delicada desde el punto de vista político en algunos países de la eurozona.

ES ESENCIAL PROSEGUIR LAS REFORMAS, PESE A LA FUERTE OPOSICIÓN

Grecia aún se encuentra muy rezagada respecto a la media de buenas prácticas de la UE en materia de creación de una competencia libre y sin distorsiones, ya que la liberalización de sus productos y servicios (profesiones reguladas) se suspendió durante el periodo electoral de 2012. El programa de privatización se paralizó totalmente y su comportamiento en 2013 fue inferior a lo esperado, debido a que los preparativos para las ventas de activos llevaron mucho más tiempo del previsto. Siguen surgiendo interrogantes acerca de la voluntad política para llevar a la práctica el programa, en buena medida porque tres presidentes del programa de privatización han dejado su cargo desde mediados de 2012.

Las reformas de la recaudación tributaria y las medidas para combatir la evasión fiscal continúan sufriendo retrasos. La oposición política y pública a las reformas sigue siendo fuerte y las tensiones sociales limitarán el margen de maniobra del gobierno, especialmente porque no se espera una recuperación económica antes de 2015.

SE PREVÉ UNA MODERACIÓN DEL AUMENTO DE LA INSOLVENCIA DE LAS EMPRESAS

Las insolvencias de las empresas griegas registraron fuertes aumentos interanuales del 30% y superiores entre 2008-2012. Sin embargo, desde 2012 (subida del 30%) por fin parece existir una tendencia a la baja. Tras un aumento del 10% en 2013, prevemos que las quiebras de las empresas aumentarán un 5% en 2014.
 
FRECUENCIA PREVISTA DE IMPAGO DE LAS EMPRESAS GRIEGAS: DISMINUYE, PERO ES AÚN MUY ELEVADA

La frecuencia prevista de impago media mensual para las empresas cotizadas griegas experimentó una acusada subida en el segundo semestre de 2011. Se produjo una leve mejoría a principios de 2012, pero se vio afectada por la creciente incertidumbre política antes y después de las elecciones generales de mayo y junio de 2012, así como por los mayores temores a una salida de Grecia de la eurozona. Posteriormente la frecuencia prevista de impago aumentó a niveles sin precedentes, alcanzando el 14,48% en julio de 2012.

Desde entonces, la frecuencia prevista de impago de Grecia ha mejorado, y la cifra de enero de 2014 bajó más de 1.000 puntos básicos hasta el 4,07%. Esta mejora refleja el acuerdo de reducción de deuda pactado con los miembros de la eurozona, que ha disminuido la posibilidad de una salida de Grecia de la zona euro, así como los resultados económicos de 2013 mejores de lo esperado. No obstante, la frecuencia prevista de impago sigue siendo muy elevada, de modo que las empresas cotizadas griegas todavía se enfrentan a un riesgo de impago comparativamente alto.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...