edición: 2616 , Viernes, 14 diciembre 2018
07/02/2011

La incertidumbre financiera no cede en Egipto

Carlos Schwartz
Algunas sucursales bancarias especificadas por el Banco Central de Egipto abrieron ayer sus puertas en el país, sin que ello haya supuesto de ninguna manera una normalización de la actividad financiera. Los bancos cerraron sus puertas por orden del banco central el 27 de enero, dos días después de que se iniciaran las protestas contra el presidente Hosni Mubarak y su gobierno. El cierre de los bancos y la bolsa fue el resultado de la fuga de divisas del país, que se cifró en cientos de millones de dólares en los dos días en que convivió la actividad bancaria y el comienzo de la protesta. La reapertura ayer se hizo con un límite a la retirada de depósitos de 50.000 libras egipcias por día o 10.000 dólares o su equivalente en cualquier otra moneda. Sin embargo, la de ayer fue una jornada de prueba ya que las escasas sucursales que operaban eran una limitación mayor a la retirada de depósitos que las cantidades autorizadas.

Las colas eran interminables a las puertas de los bancos mientras la población intentaba obtener efectivo de las ventanillas y los cajeros automáticos. El banco central ha mantenido una guardia permanente sobre el estado de la liquidez bancaria y ha manifestado a puertas cerradas la posibilidad de que si hay una carrera sobre los depósitos se vuelva a suspender la actividad bancaria. Sin embargo, el domingo no es indicativo de una jornada normal porque el festivo de los bancos occidentales hace difícil que se ordenen las transferencias de depósitos hasta hoy lunes. La bolsa no abrió ayer, y esta es otro barómetro ya que si se registran fuertes ventas por parte de inversores extranjeros la contrapartida en dólares saldrá del país a través de los bancos repercutiendo sobre el nivel de reservas y la cotización de la libra. Ayer, la libra egipcia cayó menos de lo que esperaban los operadores por la fuerte intervención del banco central que ofreció todas las divisas solicitadas a través de dos bancos comerciales con los cuales suele operar cuando no quiere intervenir directamente según fuentes bancarias en El Cairo. El mercado de divisas realizó ayer transacciones equivalentes a 1.000 millones de dólares, tres veces la actividad normal de un domingo. Las autoridades señalaron que no se limitarían las transferencias al extranjero.

La cotización de la libra cerró ayer a 5,93 por dólar comparado con los 5,8550 al cierre el 27 de enero, último día con mercado de divisas hasta ayer. Pero los operadores de los mercados esperan que la libra baje a 6 por dólar hoy y siga goteando a la baja en días subsiguientes en la medida que prosiga la demanda de dólares y divisas. Una de las pruebas de fuego es el vencimiento de letras del tesoro mañana y la renovación de 3.600 millones de dólares en letras del tesoro a lo largo de esta semana. Las letras del tesoro han sido los instrumentos del carry trade del dólar hacia la libra egipcia. La banca egipcia está en condiciones de refinanciar los vencimientos en el corto plazo por sus excedentes de liquidez, lo que no podrá hacer es financiar el déficit público ni a corto ni a medio plazo. Las renovaciones por la vía bancaria serán una salida de emergencia a la espera de que las aguas regresen a su cauce y la inversión extranjera, directa y a corto plazo se recupere. Sin embargo hay indicios de que eso puede no ocurrir.

La irrupción de la crisis política y social en Egipto, el país por definición más estable del medio oriente, recomendado por todos los fondos de inversión en países emergentes, tras la caída del régimen en Túnez un mes antes, ha socavado la corriente de inversión en los países emergentes. No sólo por la inestabilidad en el norte de África y en los estados árabes. El fantasma del recalentamiento de la economía en China, India y Brasil, forma parte de la creciente desconfianza en esas inversiones. La bolsa de India ha perdido un 11% en lo que va del año y el sector de los emergentes ha perdido por su parte un 3% de media. La estimación de los fondos de inversión en países emergentes es que la salida de capitales del conjunto de estos países pudo haber sido del orden de los 7.000 millones de dólares. En esta corriente pesa las fuertes correcciones que han sufrido las bolsas occidentales y la posibilidad de hacer ganancias en los países desarrollados saliendo de los territorios de alta incertidumbre formado por los países emergentes. Entretanto, la crisis política en Egipto está lejos de quedar resuelta. Ayer por la noche seguían los contactos entre el vicepresidente nombrado a hombros de la crisis, Omar Suleimán, y la oposición al régimen.

El esfuerzo de occidente, incluido los Estados Unidos, es lograr una transición pacífica en este país de 80 millones de habitantes. Suleimán, un militar de alta graduación formado en parte en Estados Unidos, es un contacto de toda la vida del departamento de estado americano y la administración Obama juega su carta a que sea el quien sustituya a Mubarak para encabezar la transición. La oposición mientras exige condiciones asumibles, entre ellas la salida del gobierno de Mubarak. No estaba claro ayer que la oposición logre llegar a un acuerdo, al mismo tiempo que se hizo obvio que la movilización popular ha entrado en una fase de desgaste pese a que en la plaza céntrica de El Cairo, Tajrir, se mantenía ayer un contingente opositor y al hecho que la movilización se había reforzado en otras ciudades. No parece que el ejército esté en condiciones de llevar adelante una represión selectiva en la medida que decae el movimiento porque corre el riesgo de que la oposición se retire de las negociaciones.

El banco central entretanto se prepara para la posibilidad de que sus reservas totales de divisas, del orden de los 41.000 millones contando con las reservas no declaradas -ocultas- fruto de su intervención en los mercados para esterilizar la presión de la entrada de capitales “calientes”, se vean reducidas a la mitad en el curso de las próximas dos semanas. El banco central sin embargo se muestra confiado en que el nivel de liquidez de la banca sea suficiente para hacer frente a las retiradas de depósitos que consideran que no será “exagerada”. Habrá que ver cómo se comportan los inversores extranjeros a lo largo de la semana. Considerando que la mayor parte es inversión institucional, de grandes bancos y fondos de inversión, el pronóstico de gestores occidentales es que habrá una fuga sin precedentes. Para dirimir esta disparidad de opiniones no habrá más remedio que esperar. La posibilidad de que haya un retorno a la normalidad sin concesiones por parte del régimen no parece posible, y en este sentido la resistencia de Mubarak a abandonar el poder juega ya en contra de la estabilización de la crisis.

Moodys bajó el día dos de febrero la calificación de cinco bancos egipcios: Banco de Alejandría, Banco de El Cairo, Banco Misr, y Banco Comercial Internacional y estudia rebajar esa calificación aún más si hay un mayor deterioro de la situación económica. La calificación fue bajada significativamente para los depósitos en esos bancos tanto en moneda local como en divisas. Como es fácil de comprender, esto, sumado a la reducción de la calificación del riesgo soberano del país de BA1 a BA2, no va a tranquilizar a los inversores extranjeros. De allí que las palabras reconfortantes del banco central, quien no deja de apuntar a la holgura de sus reservas de divisas como garantía de las inversiones extranjeras, no será suficiente para frenar las órdenes de transferencia. Egipto ya ha sufrido sacudidas significativas en materia de fuga de capitales, la última con motivo de la crisis de Lehman Brothers, pero esta es la primera conmoción originada por la crisis política y social interna en más de diez años.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...