edición: 2809 , Lunes, 23 septiembre 2019
06/11/2012
Temporada de pensiones

La incertidumbre se lleva por delante la mitad del ahorro destinado a la jubilación

Suben las peticiones de rescate y se hunden las aportaciones a los planes privados
Varias gestoras reciben recomendaciones para terminar con los regalos como reclamo para los planes de jubilación
Juan José González

Noviembre, aseguran los mayores, es época de caídas: cae la hoja, el día, las temperaturas. Y este año caen también las aportaciones que los ahorradores piensan destinar al plan privado de pensiones. Finalmente, caen las rentabilidades ofrecidas por las entidades comercializadoras del producto considerado estrella para el fin de año: a tenor de las campañas conocidas hasta el momento por ICNr, los productos de pensiones apuntan rentabilidades que se mueven en el entorno del 3,5% y 4%, claramente por debajo de la remuneración actual de los depósitos (sirva como referencia). Un año más, la rentabilidad se queda a la zaga, mientras los regalos o bonificaciones por aportación o traspaso de dinero al plan de pensiones, siguen ejerciendo esa función comercial de reclamo para captar clientes, sin novedades dignas de mención (regalos como cafeteras, televisores y algún aparato de tecnología de moda). La incertidumbre laboral y la caída en picado de renta y ahorro familiar, parecen chocar contra la voluntad del "ahorro para la jubilación". La iliquidez tradicional del producto ´pensiones´, lleva, en estas coyunturas de crisis, a reducir las aportaciones.

Los expertos (y el sentido común) no cejan en su empeño de recomendar inversiones seguras, lo cual pasa por una posibilidad total de disposición, o lo que es lo mismo, liquidez inmediata. El escenario económico, y con él el laboral y fiscal, no deja lugar a muchas opciones, sobre todo cuando se acerca el fin del ejercicio fiscal. El análisis de la situación descuenta eso; un escenario negativo para las expectativas económicas. Y ante la incertidumbre, los españoles parecen haber decidido aportar al plan de pensiones privado la mitad que en otros ejercicios. En el presente ejercicio, se están primando las aportaciones adicionales y en efectivo. Según las cifras con las que trabaja el sector, si antes de la burbuja se aportaban al sistema individual de pensiones 6.300 millones de euros, tras la crisis de septiembre de 2007, la cantidad se ha idoo reduciendo hasta llegar a 2011, último ejercicio con cifras conocidas con una caída a la mitad hasta los 3.150 millones.

¿Qué ha sucedido para tan drástica caída del ahorro orientado a la jubilación? Básicamente, ha influído la caída de la renta familiar y la subida de impuestos. Y ambos factores son los que han llevado a una reducción radical de las inversiones en planes de pensiones, depósitos y fondos de inversión. Se reducen así las aportaciones a los planes privados que sitúan la cifra gestionada por estos fondos por debajo de los 50.000 millones de euros para los 8,4 millones de partícipes. Desde el punto de vista de las entidades, el sector sigue manteniendo su histórica estabilidad, a pesar de que en el último año se haya producido un ligero recorte en el número de partícipes, así como de la cifra total bajo gestión de las sociedades gestoras de planes. Contrasta con este movimiento la sensación generalizada de los clientes (y potenciales clientes) de los planes el sentimiento de desconfianza hacia el sistema de pensión pública, sobre el que pesa la duda de su capacidad para mantener el nivel de vida del futuro jubilado.

La crisis ha venido obligando, cada vez más, a atender otras necesidades más apremiantes. La realidad se ha modificado (y se sigue modificando) a gran velocidad. La falta de liquidez, connatural en el plan de pensiones, se convierte en todo un obstáculo. La norma para el rescate del plan, es clara y sólo contemplaba situaciones extremas, como en los casos de grave enfermedad o más de un año en desempleo. Y es en el apartado de esas situaciones especiales en el ahora se esperan más novedades de un Gobierno cuyas primeras manifestaciones, a propósito de la fiscalidad de los planes privados, apuntaban (aseguró Mariano Rajoy) a una recuperación de la deducción del 40% del coste fiscal por rescatar el plan, aspecto que había sido eliminado por el Gobierno anterior. 

Sin embargo, la coyuntura parece haber alumbrado una nueva causa drástica o extrema que puede justificar el rescate del plan, como es la situación en la que pueden llegar a encontrarse titulares de planes con riesgo de ejecución de la hipoteca, riesgo de desahucio que puede hacer cambiar la normativa actual, convirtiendo los casos extremos en necesidades vitales. Se trata de una nueva incertidumbre que esta provocando un mayor retraso en las aportaciones en este final de curso.

Por si fueran pocas las dudas, la Dirección General de Seguros, habitualmente crítica con las campañas comerciales de las entidades, se mantiene contraria al mantenimiento de los reclamos en especie destinados al público. La postura de la Administración, si bien no se traducirá en acciones concretas o prohibición de bonificaciones en especie, sí parece que tendrá alguna influencia en la reducción de las ofertas-regalo. Varias gestoras de planes de pensiones han recibido recomendaciones sobre la conveniencia de iniciar un cambio en la comercialización de los productos a cambio de mejoras en el apartado de comisiones.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...