edición: 2307 , Miércoles, 20 septiembre 2017
08/09/2015

La industria petrolera no convencional al borde de una reestructuración a manos de sus acreedores

Las petroleras independientes estadounidenses, víctimas de su inmensa deuda y los bajos precios
Carlos Schwartz
El segundo semestre ha supuesto un cambio importante para la industria petrolera independiente de Estados Unidos. El capital que hasta ahora había fluido a pesar de la brusca caída de los precios del crudo a partir del verano pasado, se ha hecho escaso. Las petroleras independientes han sido las grandes actoras del despegue de la extracción de crudo y gas no convencional de las reservas atrapadas en las capas de esquisto rocoso. El desarrollo de los costosos procesos de extracción como la perforación lateral o la inyección de agua a muy alta presión, y los procedimientos de fractura hidráulica para triturar las capas profundas de roca para liberar reservas han demandado capital de forma intensiva. Las empresas independientes hasta ahora lo habían obtenido por el crédito directo y por la emisión de acciones en los mercados organizados. Pero la peculiaridad de la mayoría de estas empresas es que los ingresos por ventas quedan muy por debajo de la inversión requerida.
La consecuencia ha sido que la industria del crudo y del gas no convencionales se ha desarrollado sobre la base del crédito incentivado por niveles de precios del crudo que ahora son calificados de insostenibles. Más allá de la discusión sobre cuál es realmente el precio que hace sostenible a esta industria, el sector se acerca aceleradamente a una reestructuración a manos de los acreedores financieros que hicieron factible el desarrollo de esta verdadera burbuja.

De acuerdo con datos del sector en Estados Unidos en los primeros seis meses de este año las necesidades de capital en esta industria superaron a los ingresos del sector en 32.000 millones de dólares. Una cifra cercana al déficit de 37.700 millones de dólares para todo el año pasado. Los datos registrados por el servicio de información Factset cuadran con los de la Administración de Información de la Energía estadounidense. De acuerdo con este servicio la producción cayó en mayo y junio pasado, indicando que las empresas carecen de recursos para mantener su ritmo de producción. Pero la inminencia de una reestructuración en realidad emana de otro elemento. Este mes se elaboran las bases de crédito del sector. Se trata de los parámetros sobre los cuales los acreedores financieros clasifican la posibilidad de endeudamiento de las petroleras. Esos parámetros que se fijan cada seis meses tienen en cuenta las reservas y las valoran en relación con el precio del crudo y una estimación del precio futuro. Los analistas del sector esperan que a partir del primero de octubre los nuevos parámetros sufrirán una reducción drástica de expectativas lo que va a limitar de manera significativa el acceso al crédito de las petroleras. “La consecuencia va a ser una cadena de quiebras y suspensiones de pagos que van a dar lugar a una reestructuración del sector”, de acuerdo con fuentes de la industria.

Será la propia banca que ayudó a la creación de esta burbuja la que determine qué empresas son viables, cuáles se pueden consolidar a manos de las más saludables del sector, y cuáles deberán desaparecer. Después de largos meses de esperar el milagro de un rebote de los precios parece que la hora del ajuste ha llegado a este sector. En lo que va de año 16 empresas dedicadas al crudo no convencional entraron en concurso de acreedores.

La suspensión de pagos más importante que se espera estas semanas es la de Samson Resources, propiedad de un grupo de inversores encabezados por el fondo KKR que la adquirió por 7.200 millones de dólares en 2011. Hay ocho productores de crudo que tienen una calificación de triple C, o peor, que se quedarán en breve sin recursos financieros. En el sector financiero hay una verdadera división de opiniones sobre como proceder, y algunos analistas esperan que los bancos intenten mantener con vida a las empresas sin cortar de forma abrupta la financiación para no sufrir pérdidas. Pero deberán hacer compatible esa aspiración con las advertencias del regulador federal, el Controlador de la Moneda, que ha identificado el problema y ha advertido sobre la necesidad de controlar los riesgos que involucra el crédito al sector del gas y el petróleo. Aunque no está claro que vaya a forzar una reducción de ese crédito en los bancos del sistema.

Las expectativas de un rebote de los precios del crudo se han disipado por completo y los bancos van a devaluar las reservas potenciales y efectivas de los productores encareciendo el crédito o simplemente limitándoles el acceso. Las fuentes financieras consideran que al menos el 50% de los productores de crudo y gas no convencional están operando a pérdida con precios por debajo de los 51 dólares por barril de crudo.

Desde luego hay algunas empresas que tienen costes más bajos y menor carga de deuda. La apuesta de momento es que estas encabecen la reestructuración del sector mediante la consolidación. Si la fórmula funciona los bancos podrán sortear el escollo que supone la burbuja del sector para su propia salud financiera. Mientras, los inversores privados que han apostado a las acciones de estas empresas en los mercado de capitales así como a su renta fija deberán empezar a buscar inversiones alternativas y dar por perdida parte de su inversión si estas tendencias siguen el curso que anticipan los analistas. El problema que supone el precio del crudo no se limita a Estados Unidos.

Todas las operaciones de extracción costosas han quedado sujetas a fuertes tensiones. Las operaciones en Europa de las petroleras en el Mar del Norte no son ajenas a esta situación. La coyuntura ha comenzado a alarmar a los gobiernos de países con intereses en la explotación de crudo en esas reservas europeas. Para hacer frente a esa emergencia Reino Unido ha escindido del ministerio de Energía recursos administrativos y ha creado la Autoridad del Gas y el Petróleo con participación de la industria privada.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...