edición: 2349 , Miércoles, 22 noviembre 2017
20/10/2017
Ningún `profit warning´, la mejor señal

La inquietud política convierte la Bolsa en foco de atracción de especuladores

Los inversores no dan mucho crédito a la posibilidad de independencia en Cataluña, lo que no significa que no la valoren
Juan José González
Los inversores ya se han acostumbrado a vivir en la incertidumbre política, la que rige en los últimos meses la vida de los mercados de renta en España. Inversores que continúan en una posición firme de valorar en sus justos términos, de forma moderada y calculada, las tensiones entre el Gobierno central y el de Cataluña. Los inversores siguen sin darle mayor importancia al escenario de la independencia en Cataluña; tan sólo valoran de forma negativa el reflejo de las tensiones políticas sobre la actividad empresarial y sus repercusiones económicas. La crisis política está provocando un ligero trasvase de dinero desde la Bolsa española hacia mercados como el alemán. El hueco está siendo aprovechado por inversores más especuladores en busca de sociedades infravaloradas o de las afectadas por operaciones corporativas en marcha. La escena deja una buena señal, optimista, como es que ninguna compañía del selectivo ha comunicado `profit warning´. 
Sobre el terreno todo parece fluir con una tensa calma. La economía mundial sigue creciendo, sin sobresaltos, a pesar de algún golpe puntual político de Corea del Norte. Los resultados empresariales de los grandes grupos apoyan esa tendencia, que hoy parece más sólida que nunca, sobre todo si se tiene en cuenta que aún falta el apoyo decisivo de los tipos de interés. Por su parte, el Dow Jones en máximos y el S&P500, continúan mostrando la mejor cara del dinero desde la crisis de 2008, es decir, ofreciendo más rentabilidad que los bonos del Tesoro norteamericano a diez años, indican que la fiesta bursátil, con algún altibajo, tiene aún un recorrido al que los inversores no están dispuestos a renunciar en términos de rentabilidad.

El escenario muestra, sin embargo, un ambiente dominado por la estabilidad económica, quizá excesiva si se tiene en cuenta que es la debilidad de la inflación el punto donde parecen coincidir todas las miradas, desde los inversores hasta las autoridades económicas porque en base a su evolución dependerán las decisiones de los bancos centrales. Tan sólo la economía española muestra un ligero avance en los precios, aunque a medio plazo. Pero en cambio, presenta alguna duda futura sobre su expansión, cuantificada en una pérdida de dos o tres décimas de PIB, si no se mantienen las tensiones políticas.

Por otro lado, sobre el comportamiento de los bancos centrales, se podría decir muy poco o casi nada se espera, pues el americano continúa en su indecisión calculada, pendiente de que considere que la economía en Norteamérica permita una subida de tipos en diciembre, mientras el europeo se debate -o esconde su verdadera intención- sobre el tiempo y la forma de una retirada gradual de los estímulos. En cualquier caso, indefinición e indecisión de los dos principales bancos centrales mundiales, se convierten para los mercados financieros en dudas e incertidumbres, lo que obliga, como siempre, a no perder de vista a los dos bancos.

Es una sensación que no oculta la preocupación existente de fondo sobre el muy incierto cariz que puedan adoptar los hechos. Como expresa el primer gestor por volumen del mercado español, "que la sangre no haya llegado aún al río, no significa que lo descartemos". La metáfora refleja que en el corto plazo no se descarta nada, ni siquiera lo peor, a pesar de la escasa probabilidad que le concede a la independencia catalana. Con todo, el mercado de renta variable español no puede evitar que en estas últimas semanas se vea penalizado con una prima de riesgo superior a la del resto de mercados bursátiles de la eurozona. 

En líneas generales, no se han detectado fuertes movimientos de salida de dinero de los valores que forman el Ibex 35 como tampoco del resto de valores del Mercado Continuo. En cambio, sí se observa cómo los inversores se muestran más prudentes al tiempo que aprovechan algunas de las caídas en valores infravalorados, con buenos fundamentales que serán confirmados por los resultados trimestrales que serán conocidos en los próximos días. En este sentido, parece reinar la seguridad en que ninguna compañía cotizada del selectivo vaya a anunciar un `profit warning´, de lo contrario, significaría una preocupante señal de alarma en un mercado con tensiones políticas de fondo.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...