edición: 2595 , Miércoles, 14 noviembre 2018
03/12/2014
La Bolsa deberá esperar

La intervención política amenaza el futuro de Kutxabank

A la vieja usanza, Gobierno vasco y sindicatos se resisten a perder control en la entidad más solvente y rentable de España
Juan José González

La salida de Mario Fernández de la presidencia de Kutxabank ha provocado que varios seguidores de su gestión se hayan detenido en la marcha de la entidad, sus características, tamaño, proyectos y resultados. Los más recientes, hasta septiembre, con un subida del 66%, muestran a una entidad financiera que se aparta de la rentabilidad del 4,6% que logra la media del sector. Que los resultados sean una muestra de su gestión, que dicho sea de paso y en opinión de numerosos expertos y colegas del sector bancario, resulte modélica, no oculta que el banco, suma de las tres cajas vascas (BBK, Kutxa y Vital) sufra de los mismos males que terminaron con la vida y existencia de un modelo (político) de gestión y que se llevó por delante muchos miles de millones de euros. El banco resultante, aglutinador de las tres cajas del País Vasco, sufre ahora mismo la contraposición de las dos fuerzas con mayor capacidad de influencia en la vida de la entidad; por una parte, las sindicales, contrarias a la entrada de capital privado, y por otra, la indecisión de sus dueños del Gobierno vasco (PNV) partidarios de modernizar el accionariado. Y todo esto sucede en la entidad más solvente de España y la 31 de las 130 de la Eurozona por el mismo concepto.

Ni PNV ni los sindicatos UGT y ELA y LAB se muestran dispuestos a perder una acción del banco vasco. Unos ponen todas las pegas para su salida a Bolsa y otros se oponen a cambios en el accionariado. En opinión de los analistas, bajo el deseo de proteger la obra social de las tres cajas que dieron origen a Kutxabank y la intención de blindar los intereses vascos del que consideran como primer banco de Euskadi, parece esconderse toda la resistencia a su privatización. Las autoridades locales no están muy de acuerdo con las nuevas exigencias de la regulación europea y, por tanto, tampoco con las sugerencias del Banco de España. La postura de las autoridades locales y de las organizaciones sindicales del País Vasco, se resisten a la desaparición del modelo que representaban la relación de los gobiernos autonómicos con `su´ entidad o entidades financieras locales, donde mantenían una cómoda representación.

La postura de autoridades y sindicales es, sin lugar a dudas, la base de la salida de Mario Fernández, el presidente de la entidad que presentaba su dimisión a finales de noviembre, cansado de explicar una y mil veces a los responsables del PNV (su propio partido) los planes para adaptar Kutxabank al nuevo marco regulatorio, pero que la formación política no terminaba (o no quería) comprender. Tras el relevo de Mario Fernández por Goyo Villalabeitia, habrá que esperar a que finalice el ejercicio para conocer los nuevos objetivos que se marcará la entidad, pues la salida a Bolsa parece que pasará a un tercer o cuarto orden en la relación de prioridades.

Llama la atención en la azarosa vida de la entidad unos resultados que al término del tercer trimestre muestran el porqué Kutxabank es la entidad más solvente de la banca española y también de la Eurozona. El banco acumula un beneficio neto de 100 millones de euros, casi un 66% más que en el mismo período del anterior ejercicio. Puede servir de comparación que la gran banca, representada para el caso por Santander, BBVA, Caixabank, Bankia, Sabadell y Popular, lograron en el mismo período un 4,6% de beneficio neto. No todo es comparable entre ambos pero en el caso de la entidad vasca el margen de intereses se ha recuperado, el margen de clientes ha seguido creciendo, ha reducido las comisiones y los gastos de administración.

A diferencia de los más grandes y de los medianos, el banco vasco ha crecido un 31% en crédito (nueva financiación a empresas) y su índice de morosidad estaba a finales de septiembre en el 5,8% cuando la media del sector superaba ligeramente el 13%. Los números de la actividad bancaria de la entidad parecen ir en la mejor dirección posible y no es extraño que susciten la envidia del sector como también la curiosidad de los responsables del Banco Central Europeo, para quienes la entidad vasca se ha revelado como un buen ejemplo, fruto de la reforma financiera.

Precisamente, es en medio de este proceso de reestructuración bancaria, donde más puede llamar la atención la gestión de Kutxabank. En ese proceso, las autoridades del BCE mantienen la idea, y el objetivo, de que un sector bancario más concentrado resultaría más fuerte, y a la vez seguro para hacer frente a posibles escenarios económicos adversos. Es probable que la idea de los técnicos del BCE sea adecuada para un escenario como el europeo, más necesitado de entidades dominantes, grandes y fuertes para competir con las de otras zonas del planeta. Y si ese es el modelo más eficaz, es probable que el banco vasco, en su mercado, no sólo sea dominante y seguro, sino también el más solvente y el más rentable, lo que debería hacer reflexionar a los políticos locales.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...