edición: 2788 , Viernes, 23 agosto 2019
29/09/2017

La inversión en capital privado toca un máximo de diez años con crédito barato y mucha oferta

Los analistas consideran que no hay una burbuja pero admiten que se camina hacia una corrección
Carlos Schwartz
 La adquisición de empresas por parte de los fondos de inversión en capital privado ha registrado un máximo para los primeros 8 meses de este año de 212.000 millones de dólares de acuerdo con las cifras recogidas por diversas fuentes estadísticas. La cifra es la más alta en la década y se considera que subirá aún más. A este cúmulo de adquisiciones han contribuido los excedentes de capital en los fondos, los bajos tipos de interés, la abundancia del crédito y la facilidad para emitir instrumentos financieros, así como la oferta de activos. Esta última está en parte relacionada con el proceso de reducción de activos no estratégicos por parte de diversos grupos empresariales. Esta escalada de operaciones ha despertado las suspicacias de los reguladores y la Reserva Federal ha recomendado a los fondos de inversión que se abstengan de apalancamientos superiores a seis veces los ingresos descontadas amortizaciones, depreciaciones e impuestos. Pero mientras los vigilantes de las finanzas pretenden aplicar los frenos los bancos reducen las garantías y se desesperan por soltar algo del dinero que no logran colocar entre sus clientes. Mientras, el valor de las adquisiciones creció un 25% en los primeros nueve meses de este año representando poco menos de la décima parte del total del negocio de las fusiones y adquisiciones de acuerdo con datos de Thomson Reuters.
La actividad en el sector fue la más alta desde 2007 cuando el negocio financiero estalló pero está aun lejos de su máximo en el 2007 con 526.000 millones en el mismo periodo. La actividad mundial de las fusiones y adquisiciones en el último año hasta septiembre fue de 2,4 billones de dólares con un crecimiento del 2% sobre el año anterior.

Los niveles de precios son por otra parte muy altos, esta semana Toshiba cerró la venta de su división de memorias al consorcio agrupado por Bain Capital en 18.000 millones de dólares bastante por encima de adquisiciones similares hace una década y los fondos levantan niveles de recursos ajenos para sus inversiones superiores a los de hace una década. Esta semana Apollo cerró la suscripción de capital para un fondo de adquisiciones tras completar la cifra de 25.000 millones de dólares.

En este comportamiento del mercado que apunta a una orgía de dinero gravita y no poco la facilidad para encontrar dinero y crédito. Los grandes inversores como los fondos soberanos buscan destino rentable para sus colocaciones y hasta ahora la inversión en capital privado ha ofrecido una retribución alta. Al apalancamiento contribuye además un mercado de obligaciones de deuda con respaldo de colateral boyante y que es el principal cliente de los créditos apalancados. “Todo estará bien mientras el mercado aguante pero en algún momento la carga de la deuda, el inmenso apalancamiento del crédito para las adquisiciones, va a roer los ingresos de las empresas adquiridas y si hay un revés del mercado muchos van a caer”, señala un analista que espera que haya aun un par de años antes de una severa declinación de los ingresos de las empresas adquiridas por la carga de la deuda. En este lapso todavía habría margen para el negocio, comenta.

Un ejemplo del clima reinante es la adquisición de la sociedad dedicada al procesamiento de pagos en Escandinavia Net A/S de Dinamarca por la cual Hellman & Friedman pagó una prima del 30% sobre el precio de sus acciones. En una operación de este tipo, con ese nivel de precios, las cuentas salen si se utiliza la adquisición como plataforma de consolidaciones en el sector, y eso contando con que las consolidaciones tengan un nivel de precios más ajustado. El objetivo de Hellman & Friedman es endeudar a la empresa con créditos sobre sus activos por siete veces sus ingresos antes de intereses, impuestos, amortizaciones y depreciaciones. Esto suscita la pregunta de quien vigila que los apalancamientos sobre los activos de las empresas adquiridas no alcancen múltiplos de hasta 10 y 15 veces sus ingresos brutos. La respuesta parece ser nadie.

Los analistas que siguen este mercado desde hace más de diez años afirman que estos niveles de precios no tienen antecedentes, es decir que son marcas históricas para las fusiones y adquisiciones. Las compras de capital privado en Europa ascendieron en los primeros nueves meses del año a 69.000 millones de dólares lo que supone un incremento del 60% respecto del mismo periodo hace un año mientras que en Estados Unidos representaron 105.000 millones de dólares con un crecimiento del 31%. En Asia y el Pacífico las adquisiciones se redujeron casi a la mitad con 24.000 millones de dólares.

Uno de los elementos que determina la continuidad del negocio es la oferta de activos. De acuerdo con fuentes que operan en este mercado hay grandes empresas como Akzo, Unilever, Nobel o Sanofi que tienen previsto sacar a la venta divisiones de su negocio que pueden ser un objetivo apetecible para los fondos de inversión en capital privado. Tras el acuerdo para la venta de la división de memorias de Toshiba al consorcio encabezado por Bain Capital en 18.000 millones de dólares esta semana el listón ha quedado muy alto para el precio récord del año, no obstante los analistas aun esperan que hasta diciembre haya otra gran operación en el horizonte de los 10.000 millones de dólares.

En agosto, Bain Capital y Cinven cerraron la compra del laboratorio alemán de genéricos Stada en 4.100 millones de euros tras ofrecer una prima del 50% sobre el valor de las acciones antes de su oferta para superar la de los competidores Advent International y Permira. La creciente avidez de los fondos soberanos por una mejor rentabilidad se ha reflejado en la decisión de Arabia Saudí de integrar un fondo con Softbank por importe de 93.000 millones de dólares denominado Vision Fund y otro de infraestructuras de 40.000 millones encabezado por Blackstone. Sorprende la templanza de los gestores de estos fondos en un nivel de mercado que hace pensar sin mucha duda en la inevitabilidad de un ajuste de precios y deuda que hará caer al mercado y llevará a algunos de los fondos a la quiebra. Sólo es cuestión de tiempo, claro que en ese plazo muchos se habrán hecho lo suficientemente ricos como para relativizar el efecto de la caída.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...