edición: 2453 , Martes, 24 abril 2018
29/10/2008
OBSERVATORIO LATINOAMERICANO

La inversión española mueve ficha en Eldorado americano

Mandatarios que asistieron a la XV Cumbre Iberoamericana
Ana Zarzuela

Será la Cumbre de la Juventud, la de las urgencias de Zapatero por encontrar un atajo a través del G20 y la sintonía con Lula a la reunión de Washington, la cita llamada a buscar un consenso ante los efectos en la región de la crisis global, pero sobre todo, la XVIII Cumbre Iberoamericana se prepara para servir a la mesa el requiebro formal de las inversiones españolas en una región en la que en los últimos 15 años han invertido 140.000 millones de euros. Si los bolivarianos, los sandinistas y los Kirchner le soplan al viento del miedo y afilan los jaques de sus reyes sobre las compañías españolas, las más expuestas -Repsol, Telefónica, BBVA, Santander, Endesa, o Gas Natural- blindan sus alfiles. Mueven sus fichas hacia Brasil, México, Chile y Perú, o preparan otras jugadas en nuevos tableros. Juegan los peones de la prudencia, la diversificación y, si es necesario, se dejan querer en brazos de la desinversión. Que se lo digan a Brufau con YPF en Argentina, o a Botín en Venezuela.

El matrimonio hispano-americano será de conveniencia, pero de lado y lado es irreversible. A Latinoamérica se le van los ojos hacia Europa, los del comercio y los de la inversión Los naufragios de la integración regional, las flaquezas de las alternativas bolivarianas, las limitaciones de Unasur y los vientos huracanados del vecino del norte -que no han hecho más que amargarles la fiesta del capital y de las commodities- ponen a la región mirando con más ganas a Europa por la mirilla de España. Como prometía el peruano Alan García, cambian ‘colones’ por ‘potosíes’ para Bruselas y, en ese canje, todos los caminos pasan por Madrid y tienen como oficiante al Palacio de Santa Cruz y los euros de las empresas españolas, que calientan motores para coronar en 2010 los acuerdos de cooperación con la CAN, el MERCOSUR y Centroamérica durante el semestre de la presidencia española de la UE. Y en 2009 los acuerdos con Brasil y de asociación estratégica con México. La Cumbre de el Salvador está llamada a ser el escenario de su terapia, o de su catarsis. Seguridad para las españolas. Inversiones y espacios de comercio para las americanas.

‘ElDorado’ latinoamericano ya no es lo que era para las españolas. En 1997, recibía el 55% de las exportaciones de capital español; hoy apenas acapara el 4%. Para unos, la tocata y fuga, aún a fuego lento. Para la mayoría, simplemente la diversificación, incluso dentro de la región. Lo saben bien Lula da Silva, Álvaro Uribe, Felipe Calderón y Michelle Bachelet, que venden sus ‘oasis’. Con la puerta abierta por Angela Merkel y Rodríguez Zapatero a una negociación a varias velocidades con la UE  ni a Madrid ni a Alan García y Álvaro Uribe les duelen prendas en repudiar a la CAN si ésta (osea, el ecuatoriano Rafael Correa y el boliviano Evo Morales) se lo siguen poniendo difícil al Acuerdo de Asociación con la UE que se negocia desde septiembre de 2006 y que, por ahora,  sigue en stand by después de la Cumbre de la semana pasada en Guayaquil. Al fin y al cabo, ya Hugo Chávez, sin demostrar el más mínimo apego, abandonó la Comunidad Andina el año pasado y ni La Paz ni Quito se bajan del repudio al comercio con Europa, la negociación en bloque -todos a una o nada- y la guerra del banano.

DIVERSIFICACIÓN REGIONAL

Las empresas españolas, con Repsol en cabeza, buscan reforzar sus ‘planes B´ para minimizar, en otras tierras, el efecto de los arrebatos del Palacio de Carondelet y de Evo Morales, las arremetidas nacionalizadotas de Hugo Chávez, o las urgencias del tango argentino de los Kirchner. Repsol -que obtiene de su filial el 15% de sus ingresos- ya blindó la argentinidad con YPF desde 2007 y aprovechó el empeño de Kirchner y Eskenazi en retomar sus posiciones en YPF para soltar lastre y diversificar sus inversiones. Mientras tanto, en las aguas revueltas de Correa, Morales y Chávez -turbias por su deporte favorito: el acoso y derribo a las multinacionales- y en las del orgullo lulista pescan también Alan García, Michelle Bachelet y Felipe Calderón sus mejores trofeos europeos. Entre enero y mayo de 2008 las exportaciones peruanas a la UE crecieron un 21%, hasta los 2.062 millones de dólares. Sin complejos, los cuatro amueblan sus búnkeres para las inversiones españolas. 

García ha pasado de ser el ‘enfant terrible’ de la crisis económica peruana de los ochenta al alumno aventajado de la tercera economía más saneada de la región, una “clase” en la que hay más de un “gamberro” bolivariano dispuesto a apedrear a los inversores. Enseña la ‘matrícula de honor’ de S&P y el espaldarazo del FMI. Ante los Reyes de España saca brillo a sus galones de cancerbero de un  ‘nuevo Perú’ al que espera que acudan con más fervor las españolas, que han llevado ya 3.700 millones de euros a las tierras de Pizarro y planean para los próximos años inversiones de 2.000 millones de euros. Prueba del compromiso de Telefónica es que, tras destinar 156 millones de euros a las infraestructuras de telecomunicaciones de este país, especialmente en telecomunicaciones móviles, un 24,1% más que hace un año, el programa de inversiones para 2007-2010 de la principal empresa extranjera en el país se ejecutará en dos años.

Los bolivarianos han puesto a la petrolera mirando al Este y decidida a situar de ahora en adelante el 55% de su negocio en países de la OCDE. En Bolivia Antonio Brufau está condenado a vestir los ensueños de Morales en su triple condición: como socio forzoso del Estado, como inversor a la fuerza con 900 millones de dólares para el Plan 100, como productora en los megacampos de Margarita  y Huacaya y como puente de emergencia a las necesidades gasistas de Argentina y Brasil. Repsol ha sido durante dos años el aliado paciente, capaz de aguantar denuncias, subidas impositivas y amenazas. Acepta su rol de socia minoritaria, pero -aviso para navegantes- exige al Estado que, lejos de los tics de YPFB, se enfunde su traje de accionista mayoritario para que la compañía continúe operando, reinvirtiendo y distribuyendo las ganancias. El ‘matrimonio’, de conveniencia y con el juez de guardia, puede acabar en divorcio si a la petrolera le estrecha más el cerco. A Brufau le queda Perú. Planea trasladar su sede andina de Quito a Lima y se centra ahora en un proyecto que licuará 4.45 millones de toneladas anuales de gas proveniente de Camisea y venderá todo el gas resultante de GNL a Repsol para su exportación. Un proyecto que refuerza a la hispano-argentina en una de las cuencas más fructíferas del continente y sintoniza con los planes del gobierno aprista de ´gasificar´ el país para independizarse del petróleo, aumentar el consumo interno y fomentar la comercialización de gas en el mercado internacional.

CHILE Y BRASIL

Las constructoras buscan nuevos refugios para su travesía del desierto. El primero, la obra pública panameña y el caramelo de las infraestructuras mexicanas, aún amarga a las españolas, pendientes de la ley de retorsión y expuestas a las aguas más gélidas del Canal -las de la inflación, el alza de los costes y el desabastecimiento- y a la demora en la ejecución y la falta de créditos en tierras aztecas. Toman aire en Brasil para no reproducir la maldición carioca de OHL y exploran en las aguas más tranquilas de Chile, donde el sector impulsa a la economía con un crecimiento del 8,8% en 2008. Acciona lo ha creído a pies juntillas, tanto como para fichar al que era embajador de Chile en España, Osvaldo Puccio Huidobro, para desplegar sus proyectos en un país que ya supone el 40% de su negocio en la región. Sigue la senda de Agbar, que tras replegarse de tierras argentinas se concentra en Chile, donde genera un 12% de los ingresos y un 16% de los beneficios.

Lula abre en Brasil los puentes del proteccionismo a la UE y el caramelo de la PAC, a cambio de territorios y alguna grieta para su revolución del etanol. Felipe Calderón, pone la alfombra roja de su revolución energética a las empresas españolas. La apertura de Petróleos de México (PEMEX) y la ley de Inversiones Extranjeras son la puesta de largo del Palacio de los Pinos a un segundo desembarco de los euros españoles, mayor aún que la de los noventa. Y para las grandes constructoras y compañías de infraestructuras, un sitio preferente frente al pastel del Plan Nacional de Infraestructuras, con inversiones superiores a los 160.000 millones de euros en los próximos seis años. Varias multinacionales confirman su vaticinio y aguardan en la ‘pole position´. Entre ellas Repsol YPF: con ganas de seguir en la región, con experiencia en aguas profundas, con presencia en el Golfo de México, con una gran fortaleza en refinerías internacionales -uno de los aspectos que la reforma quiere potenciar con la participación de capital privado- y con un lazo accionarial y de operación con la mexicana. PEMEX posee el 4,9% de Repsol que a su vez sostiene desde hace años sustanciosos contratos de servicios múltiples en marcha, entre ellos un contrato de CSM para la explotación de 16 bloques ricos en gas frente a las costas de Tamaulipas y la concesión para la venta de gas natural de sus yacimientos en Perú y su transporte a las instalaciones de la mexicana Comisión Federal de Electricidad (CFE) en Manzanillo.

México puede convertirse en un nuevo nodo regional para una compañía con la mira ya puesta en 2012, un momento en el que, si se ejecuta la partitura de un Plan que considera ´ambicioso pero realizable´, habrá duplicado su tamaño y dispondrá de un capital empleado de  50.000 millones frente a una deuda financiera reducida a cero. Con la compra del 45,3% de ACS en Unión FENOSA, la gasista que preside Salvador Gabarró no sólo se convertirá en una de las principales energéticas de la UE y el primer operador de Gas Natural Licuado (GNL) en la cuenca Atlántica. Además, reposiciona su hegemonía en tierras de Felipe Calderón, donde Unión FENOSA es ya la tercera generadora de energía eléctrica y donde Gas Natural tiene ya las tres plantas de EDF, que cuentan en total con una capacidad de generación de energía eléctrica por aproximadamente 2,000 Megawatts (MW); adicionalmente, posee dos plantas eólicas, una en Baja California Norte y otra en Oaxaca. Gas Natural -que tiene la mitad de sus clientes de Latinoamérica y recibe de la región el 25% de su beneficio operativo- le hace sitio a Slim en su apuesta.

EL REFUGIO BANCARIO

FG amuebla su búnker latinoamericano, pero la nacionalización de Consomer y los taconazos de los Kirchner en Argentina no son sus únicas goteras. La tocata y fuga del BBVA  Brasil por la puerta de Bradesco -la asignatura pendiente del banco, en palabras de FG- aleja al BBVA de la fiesta bancaria carioca y lo obliga a jugar un ajedrez regional con piezas disímiles. Cerrará en 2008 su mejor temporada en una región en la que pesca el 44% de sus beneficios. Será sólo si se lo permite la maldición azteca que envenena ya los créditos, el consumo, las remesas y la morosidad del primer banco del país y amenaza con secar la fuente de la bancarización mexicana. Y con el permiso de Hugo Chávez y Morales, que pueblan ya de amenazas y nacionalizaciones el vía crucis de BBVA en Venezuela y Bolivia.

El Santander, con el Banco Real -a punto de integrarse, un año antes- duplica su presencia en tierras cariocas y se convierte en el tercer banco de Brasil. Y la integración de ABN en Uruguay, prevista para finales de mes, bautiza la mayor entidad financiera privada, con el 20% del negocio bancario. El cántabro, que soltó el negocio de gestión de pensiones en Argentina a ING por 280 millones de dólares, se ha librado del impacto directo de la nacionalización. En 2007, el Santander Río creció a una tasa del 60%, aumentó su participación de mercado en un 0,7% y consolidó sus galones como primer banco privado de depósitos, desplazando al Francés del tercer lugar, a partir del fuerte crecimiento de sus depósitos, muy superior al promedio del sistema. Hasta junio ganó 247 millones de euros, un 37% más que en el mismo periodo de 2007. Pero ni la rentabilidad y la cuota de mercado impiden que, desde hace meses –al igual que pasó en Venezuela antes de la oferta de ‘compra’ de Chávez- las filas de la filial porteña del Santander estén abiertas, al menos, a un estudio de desinversión.

DE ESPALDAS A WASHINGTON

A George Bush, Condoleeza Rice y Gutiérrez no les han cuajado sus esfuerzos para pisar el acelerador de las relaciones con América Latina, dejar el Aptdea en marcha y trillar lo más rápidamente posible el camino de los Tratados de Libre Comercio. Por ahora, sólo han logrado la prolongación de las preferencias arancelarias para Colombia, Perú, Ecuador y Bolivia hasta el 31 de noviembre. Un colchón que Bolivia canjeará desde ahora por ayuda iraní y que está envenenado para las demás: habla por sí mismo de la imposibilidad de cuajar los TLC pendientes. La “maldición del pato cojo” se sigue enseñoreando de la política exterior estadounidense, ha encontrado un filón en los TLC y ya no hace distingos entre sus vecinos del sur: el Tratado de Costa Rica enfermo de burocracia, el de Colombia non nasciturus y con pocas posibilidades de ver la luz. El de Panamá atrapado por la permanencia como presidente del Parlamento de Pedro Miguel Gonzalez, acusado de asesinato de un marine en 1992. A los de Ecuador y Bolivia ni están ni se los espera. Y los TLC con México y Canadá -los ‘padres´ del comercio bilateral con la región-, convertidos en  condenados ambos a muerte si Obama  llega a la Casa Blanca y cumple su promesa: o renegociación de los estándares medioambientales, laborales y de inversión o abolición de un acuerdo que representa el 30% del comercio exterior estadounidense.

La necesidad por encontrar mercados alternativos a EE UU es más palpitante que nunca. El resto de los mandatarios latinoamericanos  tratan de emular a Lula y Cristina Fernández de Kirchner -que no al conjunto del MERCOSUR-que proclaman orgullosos que su comercio exterior mira tanto a China y Europa como a EE UU. Pekín y Nueva Delhi han casi duplicado su comercio bilateral con Latinoamérica en los últimos dos años y llegarán a 60.000 millones de dólares en 2010. Pero la voracidad es de parte y parte. China -más fuerte en manufacturas- e India -en tecnología- tienen economías complementarias, que blindan cada vez con más fiereza el acceso a las exportaciones latinoamericanas .La medicina asiática para la intoxicación de los incendios de la economía estadounidense pasa por el rol de hub de las empresas latinoamericanas. India lo sabe y ha comenzado la carrera de alianzas estratégicas. Pero la llave de esa fiesta no estará en manos latinoamericanas: China, que se ha atrevido a integrarse al BID, se lo ha empezado a demostrar a sus socios latinoamericanos. Y los gobiernos de Centroamérica se deshacen por estrechar lazos con los Veintisiete europeos, su segundo socio comercial, aunque se lo fíen muy largo y haya sido, hasta ahora, más que un camino empedrado de desencuentros.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...