edición: 2366 , Lunes, 18 diciembre 2017
09/01/2013
Malos pronósticos por falta de credibilidad

La inversión exterior no se fía, la reforma bancaria dista mucho de estar resuelta

Las autoridades españolas no consiguen ahuyentar los temores a una recaída de la crisis bancaria
Juan José González

El ajuste en el sector financiero no ha terminado: recortes de plantillas, cierres de oficinas, ambos consecuencia del proceso de reestructuración, dudas sobre la evolución de la economía, y todo en medio de pronósticos negativos de crecimiento, dudas sobre la capacidad del Gobierno para sanear las cuentas de los organismos públicos, Autonomías, servicios sanitarios, sistema de pensiones... dinero y más dinero. Los pronósticos son más severos si tienen en cuenta la relación de la deuda del Reino en las carteras bancarias, o la correlación entre PIB e Ibex 35, o el coste y demás problemas de las empresas cotizadas y no cotizadas en la renegociación de sus deudas... Las cifras desbordan los hechos y agotan las fechas de los compromisos. Ante un escenario de esta guisa, es razonable que los inversores extranjeros consideren el mercado español como una opción pero con extrema cautela, a la espera de comprobar hasta dónde son capaces sus autoridades de rematar una crisis bancaria, al parecer, de alcance desconocido.

Baja la fiebre pero no desaparece por completo y el enfermo no mejora. Desde Europa, como desde otros mercados, se observa la evolución del paciente con renovada preocupación. En los últimos meses, las presiones del exterior parecen haber obrado un importante empujón oficial de las autoridades españolas, haciendo creíbles todas las intenciones de mantenerse en la senda de las reformas y de aplicar a rajatabla la austeridad máxima en las cuentas públicas. Es decir, el Ejecutivo viene dando muestras de su decisión en ajustarse a las políticas comprometidas con las autoridades de la UE, una actitud que sirve para sumar puntos en ese complejo concepto de la credibilidad que tanto demanda de la economía española el capital exterior.

Las reformas avanzan y la reestructuración de la banca camina a su ritmo, quizás insuficiente para los inversores extranjeros. Si hace un año desconfiaban de la talla de la crisis bancaria española, medida que no fueron capaces de calcular ni el Banco de España (MAFO) ni tampoco el ministro De Guindos, ahora esos mismos inversores se preguntan por la verdadera profundidad de la crisis bancaria. Las dudas persisten puesto que la ayuda que ha supuesto el `rescate financiero´ a las nacionalizadas no parece haber causado los efectos inmediatos esperados, tal vez por exceso de optimismo de las autoridades españolas. En los primeros días de enero se vive en el sector una sensación de freno en la reforma bancaria, habida cuenta de la falta de interés de compradores por las entidades nacionalizadas, así como por la persistencia en las malas cifras con las que ha despedido el año el sector bancario.

Por todo ello, es por lo que se mantienen los fantasmas de una "reanimación" de la crisis justo en el tramo final de la reforma. En este sentido, los próximos meses serán decisivos para comprobar el margen de maniobra que permiten los resultados del sector al cierre de 2012, y para los que ya se augura una fuerte caída. Numerosas casas de análisis realizan en esta fase del año previsiones de futuro que, todo hay que decirlo, suelen errar de forma considerable y, por tanto deben ser leídas con extremada prudencia. Los escenarios, aunque comparten buena parte del decorado, no siempre son observados de la misma forma, lo que da lugar a diversas interpretaciones de la una misma realidad. Si se eliminan algunos de esos análisis, dominados por un cierto catastrofismo, caso del último informe de los analistas de Barclays, (aunque nunca se sabe, igual aciertan a final de año), parece haber un consenso generalizado en considerar al sector bancario como el sector donde se mantendrán los problemas en buena parte del año. Y no únicamente porque sus cuentas reflejen un recorte en beneficios superior al 60%.

Malas perspectivas para un sector al que se observa fijamente porque se espera que, como ya es (o era) tradición, muestre ese carácter de anticipación (unos seis meses) a la recuperación económica. Entienden la mayoría de los analistas que un sector en fase de reestructuración y aquejado de numerosos males, entre estos la falta de crédito, el cumplimiento de la nueva normativa (más provisiones con cargo a resultados) y la convivencia en el mercado con una parte del sector nacionalizado, son todos factores que no restan sino que añaden penalidad a una ya complicada situación. 

Y puestos a añadir penalidades que empañan el futuro (y el presente) del sector, se encuentran las posiciones en deuda pública de las principales entidades. Los inversores no creen que el Reino de España pueda incurrir en impago de su deuda, lo que no evita que consideren excesiva alguna posición en cartera, algo que siempre juega en contra del sector, sobre todo teniendo en cuenta la calificación de riesgo actual del Reino de España. Pero es el proceso de reestructuración bancaria, el asunto que causa mayor preocupación entre los inversores internacionales. Para estos, el proceso terminará con una banca más saneada y fuerte pero que deberá esperar hasta comprobar las ventajas que le pueden reportar las economías de escala. Los inversores quieren ver reflejadas en los resultados los efectos de esas economías, base para la revalorización como para un dividendo mayor.

No debe extrañar, por tanto, que la inversión exterior se tome un tiempo, seguramente hasta el segundo semestre del año, para comprobar los efectos de la reformas bancarias, la diligencia de las autoridades españolas en el resolución final de la crisis y, por supuesto, el extra que puede aportar (si llega el caso) la puesta en marcha del supervisor bancario europeo.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...