edición: 2455 , Jueves, 26 abril 2018
23/07/2013
Semana crítica, hablará Rajoy

La inversión extranjera espera un desenlace político en España

Juan José González

El escenario económico se contagia del político con asombrosa facilidad. Escándalos en el partido del Gobierno que acaban por poner a este bajo sospecha. Incertidumbre política que suele traer consigo cambios ministeriales, crisis de Gobierno y decisiones políticas.

Para las calificadoras de riesgos, las agencias de rating, se trata del caldo ideal de cultivo, carne de cañón en suma que obliga a replantear recomendaciones porque cambian los escenarios. Si hasta ahora el horizonte consideraba las elecciones en Alemania como el evento con mayor influencia en el corto plazo, los escándalos en la tesorería del Partido Popular y el posible alcance (contagio) a la presidencia del Gobierno, se ha convertido en el principal foco de inestabilidad política del país, en la peor noticia para el Ejecutivo que esta misma semana planea relanzar el mensaje de recuperación económica y salida de la recesión en modo “exhibición” mediática. Lo que no evitará que las calificadoras aparten su vista de un rating soberano en revisión, por supuesto, a la baja y con los inversores extranjeros en posición de incertidumbre.

Compás de espera para la inversión extranjera, que analiza con calma el ruido político en España. Como también inmersas en el análisis se encuentran estos días las calificadoras de riesgo. Quizás es esta una de las mayores preocupaciones y amenazas del Ejecutivo de Rajoy, cuyo entorno de inestabilidad puede provocar una revisión del rating si la situación de escándalo político, creada por el extesorero del partido y que alcanzaría a miembros del gabinete, incluido su presidente, se prolonga por más tiempo. Con independencia de las consecuencias políticas, los primeros efectos de la algarabía política, en fase ya judicial, comienzan a amenazar seriamente a la inversión y, concretamente al cierre de los mercados de deuda, un revés para el Ejecutivo por el impacto negativo en la recuperación de la economía.

El escenario ya se dio anteriormente en Italia y se repite ahora en Portugal. Si en aquella ocasión fue el gobierno Berlusconi y su dimisión la que provocó un caos institucional que bloqueó durante semanas la inversión extranjera, la inestabilidad actual en el gobierno luso no deja de ser otra muestra de esa influencia política en las ratios de la economía. Ahora el turno parece haberle llegado al Ejecutivo de Mariano Rajoy, precisamente en el tiempo reservado al discurso político de la salida de la recesión, de la llegada de la recuperación económica. Una estrategia que ahora puede quedar debilitada o, al menos, con sonido de sordina como consecuencia de la judicialización del asunto del extesorero (contabilidad B y sobresueldos).

En opinión de algunos analistas del mercado de deuda, la inversión extranjera parece haber interrumpido el ritmo de compras que mantenía en los últimos meses. Lo cual no significa un freno en la adquisición de bonos del Estado pero sí una actitud de espera y observación hasta que no se despeje el escenario político y que, al parecer, estaría centrado antes en las esperadas declaraciones del presidente del Gobierno, que en la presentación de una moción de censura llamada al fracaso por razones de número. 

Para las calificadoras de riesgo las situaciones de inestabilidad política suelen conllevar, asimismo, cambios en los rating soberanos por el aumento de la incertidumbre, más si esta se prolonga durante tiempo o en función de su gravedad. En opinión de una de sus analistas, “sorprende que el Gobierno español no haya tomado las medidas técnicas oportunas a modo de contrafuego para evitar daños económicos mayores”, algo que sí han llevado a cabo gobiernos como el italiano o recientemente el portugués mediante acuerdos parlamentarios. La referencia de la analista tiene en consideración la falta de transparencia de las autoridades en el escándalo político.

Y el mercado parece confirmar que la inestabilidad, el ruido político que señalan los expertos, sigue condicionando la inversión extranjera que se mantiene sin apenas movimientos en el mercado de deuda como en el bursátil donde el índice del selectivo Ibex 35 se mantiene por debajo de los 8.000 puntos. Otra prueba es que el indicador de riesgo país sigue por encima de los 300 puntos básicos, ambos con posibilidades de cambio si los datos macro y del mercado laboral se combinan con las explicaciones del Gobierno a lo largo de la semana.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...