edición: 2346 , Viernes, 17 noviembre 2017
17/07/2017

La inversión portuaria china se disparó en un año por encima de los 20.000 millones de dólares

La cifra no contempla la expansión en el Mediterráneo y refleja solo los grandes proyectos asiáticos
Carlos Schwartz
En el año acabado en junio pasado China inició proyectos portuarios fuera de su país por importe de unos 20.100 millones de dólares sin contabilizar las inversiones hechas a lo largo de la costa del Mediterráneo como la adquisición del 51% del capital de Noatum Port Terminals de España. El grueso de las inversiones se inscriben en la estrategia bautizada por el Gobierno de Xi Jinping “Un cinturón una ruta”. Esta en los hechos constituye una cadena de inversiones para vincular tres regiones, de un lado Asia con China y del otro este último país y la región asiática con Europa. Pero el esfuerzo no ha dejado de lado África donde hay otras iniciativas ferroviarias y portuarias. Europa ha observado con atención el incremento de la presencia china en terminales de carga y en la propiedad de puertos europeos como es el caso del puerto de El Pireo en Grecia y las terminales de Valencia y Bilbao adquiridas de Noatum, empresa de infraestructuras propiedad de un fondo gestionado por JPMorgan. Entre junio de 2015 y junio de 2016 la inversión de China en infraestructuras portuarias de acuerdo con consultoras del sector fue del orden de los 9.970 millones de dólares es decir la mitad de la registrada en el último año.
Las inversiones más significativas están destinadas a infraestructuras en Asia. En el caso de Malasia hay cuatro proyectos definidos. El denominado Portal de Malaca con 7.200 millones de dólares; 2.840 millones de dólares para el puerto Kuala Linggi; 1.400 millones de dólares para el puerto de Penang y 177 millones de dólares para el de Kuantan de acuerdo con los anuncios hechos por los promotores de las obras. El año pasado Xi Jinping señaló que los proyectos destinados a la estrategia “Un cinturón una ruta” llevaban retraso e instó a los administradores de las empresas estatales responsables de su desarrollo a concretarlos. El resultado está a la vista. Los proyectos incluyen el de Kalibaru de la empresa operadora Ningbo Zhoushan en Indonesia por importe de 590 millones de dólares que es una expansión del principal puerto del país, Tanjung Priok.

Uno de los proyectos que China aspira a cerrar es una inversión en el puerto ruso de Arcángel, en el norte del país sobre el Mar Blanco. Es una pieza estratégica porque forma parte del intento de establecer una ruta hasta el norte de Europa a través del Mar Ártico y supone la construcción de un nuevo puerto de aguas profundas. El interés en esta ruta alternativa es que reduce el tiempo de navegación desde China hasta el norte de Europa. El proyecto incluye el desarrollo de una línea de ferrocarril hasta el confín de Siberia.

La empresa estatal Poly Group está embarcada en esa operación que recibió un nuevo impulso cuando el vice primer ministro Wang Yang visitó la ciudad de Arcángel durante la pasada primavera para promover el desarrollo de la inversión. Otra propuesta que afecta el norte de Europa es la de la operadora portuaria China Merchants para construir una terminal de contenedores en el puerto lituano de Klaipeda insertado en la ruta del Ártico. En esa ruta se han registrado conversaciones entre empresas chinas y autoridades gubernamentales y portuarias en Noruega por el interés en el puerto de Kirkenes en el Mar de Barents y con Islandia por otros dos puertos. Las empresas chinas intentaron inversiones portuarias en Australia, uno de los grandes proveedores de materias primas de la nación asiática, pero fueron rechazados por el influjo de la política estadounidense que mantiene una prudente distancia de los esfuerzos de Pekín.

Por el contrario, Nueva Zelanda menos selectiva recibió un flujo de inversión destinado a infraestructuras portuarias. Pero sin lugar a dudas las inversiones más significativas están representadas por una línea de ferrocarril desde la región de Xinjian hasta el puerto de aguas profundas en Gwadar, Pakistán. El proyecto tiene un coste de 54.000 millones de dólares. Pekín se propone además construir una ciudad portuaria frente a Gwadar, en Colombo – Sri Lanka- con un presupuesto de 1.100 millones de dólares.

Los analistas consideran que para China se trata de movilizar sus reservas en divisas de más de 3 billones de dólares para dar impulso a proyectos que ayuden a reforzar la economía del país. Desde este punto de vista más que un proceso de afianzar posiciones territoriales se trataría de asegurar cabeceras de puente comerciales a lo largo de las rutas mundiales en las que se registran exportaciones e importaciones de y para China. “Mientras que eso es posiblemente cierto la realidad es que la construcción de esas infraestructuras supone al mismo tiempo una forma de presencia territorial a escala internacional”, señaló una de las fuentes consultadas.

La estrategia fue definida por el Gobierno en 2013 y su avance ha sido realmente débil hasta que el año pasado recibió un empujón. Por ejemplo el puerto seco frente a la frontera entre Kazajistán y China diseñado como un centro logístico y de almacenamiento de bienes destinados a Asia Central y Europa recibiría recursos de 600 millones de dólares. El proyecto incluye una red de líneas férreas, mercados mayoristas y terminales de carga equipadas. Pero mientras que del lado chino se han levantado rascacielos del lado kazajo hay algunos edificios abandonados.

En el caso del gigantesco proyecto en Pakistán los problemas de seguridad y estratégicos han obligado al ejército del país a movilizar 12.000 hombres para brindar protección a los trabajos en curso. “Esto indica que sobre el papel hay proyectos que tienen dimensiones faraónicas pero que ocultan serias dificultades de materialización”, señala una de las fuentes consultadas quien además subraya que el nivel de endeudamiento del estado chino es del 250% de su producto interior bruto (PIB) y que puede alcanzar cifras “poco sostenibles sin hablar de lo que ocurriría en caso de una crisis financiera en el país”. De más está decir que las grandes multinacionales esperan obtener rentabilidad de su participación en esta expansión internacional en infraestructuras emprendida por China.

Algunos de los proyectos ya han generado encargos para equipamiento para empresas como la alemana Siemens y la estadounidense General Electric.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...