edición: 2361 , Lunes, 11 diciembre 2017
15/06/2016
Gestión del miedo

La inversión vive su tormenta perfecta

Acosada entre la espada política y la pared de la economía
Juan José González
Se mueve el dinero en estos días entre la música del Brexit, a tan sólo tres días de las elecciones generales en España, y dos para la jornada de reflexión, con la incógnita del color que vaya a dominar en la Moncloa. La música de los acontecimientos no se detendrá, esperemos, el día 24 de junio ni tampoco el 27, porque, acto seguido, comenzará a sonar con más fuerza la de Cataluña y se mantendrá en suave ascenso la sintonía amenazante de un Trump que en noviembre ya sabrá si puede o no trasladar su residencia a Washington. Las incertidumbres se convierten en esta ocasión, en amenazas de mayor calibre, transformadas por el discurso oficial en miedos y peligros de los que se asegura están paralizando la actividad empresarial en España. Cuatro frentes distribuidos entre el corto plazo de las próximas semanas y el medio plazo que marcan las elecciones en Norteamérica. La tormenta confirma que la política y la economía van de la mano y, además, comparten viaje.
La gestión del miedo se ha convertido en la principal tarea en ministerios, partidos políticos, patronales y más de una gran empresa industrial o dos de las primeras entidades bancarias del país. Se define el escenario como un lugar, que no es otro más que la actividad económica, al que se da por paralizado, asistido tan sólo por el aumento del consumo privado como principal alimento para seguir viviendo. Contrasta la alegría del consumo de los ciudadanos con ese empeño oficial, provocado en su mayor parte por asociaciones de interés y/o patronales en que la inversión está retenida, ausente, en stand by, vigilante y a la espera de buenas (o malas) nuevas el próximo día 24 (ya se conocerá Brexit sí o no) y también el día 27, cuando el dinero espera poder divisar el horizonte despejado (no para huir, sino para invertir).

Aunque resulte un ejercicio de alta dificultad, alguien, alguna instancia superior, el Banco de España, el ministerio de Economía, el de Industria o la CNMV, debería enumerar las operaciones empresariales, compras, ventas, opas o solicitudes de cotización se encuentran en fase de espera o ejecución, pendientes del permiso para entrar en pista e iniciar la maniobra de despegue. Al parecer, decenas de sociedades guardan una nutrida fila de aspirantes a cotizar en el mercado de renta variable, y otras la autorización para la compra o venta de activos industriales. Si, en efecto, la fila de iniciativas inversoras de todo tipo es larga habría que dar la razón a quienes aseguran que la economía se resiente ya y se resentirá aún más en la segunda parte del año. Alguien debería intentar demostrar que la inversión está parada.

Si las empresas que habían elegido los mercados europeos y, en particular, el español, para ampliar su inversión o iniciar una nueva etapa se ven afectadas por una ruptura de los británicos con la Unión Europea, habrá que pensar inmediatamente en ofrecer un `plan B´ para facilitar la recuperación de esos planes de inversión. De la misma forma que se pueden ver perjudicadas por el Brexit, las iniciativas empresariales y los inversores en general, están expuestos a los resultados de las elecciones generales en España.

Estos días, la gestión del miedo se centra tanto en las empresas como en los particulares. Las primeras, temerosas ante una posible hostilidad de un nuevo Gobierno hacia la actividad empresarial, si bien, el temor oficial advierte que esa actitud se centraría en las grandes empresas. Algunas de las decisiones de las nuevas formaciones políticas, en particular en grandes municipios y relativas a operaciones inmobiliarias de gran calibre, evidencian que el temor de los inversores está justificado.

En cualquier caso, la música, en forma de amenazas para el dinero y las inversiones empresariales, no dejará de escucharse el 24 de junio ni el 27, pues para entonces se intensificarán dos melodías; la de Cataluña, con sus efectos económicos y riesgos financieros, y, en menor medida, la probabilidad de que Donald Trump se haga con el poder en la primera potencia mundial. Aunque la incertidumbre se despejaría, en este caso, hacia el mes de noviembre, las empresas aspirantes a situar su negocio en aquel mercado, no son ajenas a que el aspirante republicano es más amigo y defensor del proteccionismo que de la globalización. Como se ve, los miedos no conocen fronteras.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...