edición: 2789 , Lunes, 26 agosto 2019
18/02/2011
“Better returns in a better World”

La ISR busca un marco para consolidarse y abandonar el estatus de nicho

Beatriz Lorenzo

La Inversión Socialmente Responsable (ISR) se ha convertido en la nueva filosofía de inversión, en una tendencia cada vez más visible que resulta de incorporar criterios sociales, ambientales y de buen gobierno en alguna de las etapas del proceso de inversión. Habitualmente, suele identificarse la ISR con una familia o conjunto de productos de los llamados “éticos”, pero realmente no es así, ya que existen productos financieros que aplican filtros éticos o ambientales sin publicitarse como tales. En el panorama europeo, la Inversión Socialmente Responsable representa una de las áreas de mayor crecimiento en los últimos años. Según datos del Foro Europeo de Inversión Sostenible (Eurosif), sólo en Europa la ISR ha crecido en los últimos tiempos casi un 50% anual.

En este sentido, el reciente informe de Oxfam “Better returns in a better World” considera que los gobiernos juegan un papel esencial en la consolidación y el desarrollo de la inversión socialmente responsable y en el establecimiento de marcos globales y apropiados para la nueva tendencia. Por ejemplo, según establece el informe,  en el actual contexto de crisis financiera internacional, las consecuencias de la corrupción y evasión fiscal están en primera línea del debate, lo que ha generado un amplio respaldo a diversas iniciativas para mejorar la transparencia fiscal, entre ellas el reporte financiero país por país en los requisitos de información solicitados por los mercados de valores a las multinacionales cotizadas y en los estándares internacionales de contabilidad. La reciente reforma financiera de EEUU, que incluye el requerimiento de que todas las empresas extractivas cotizadas en Estados Unidos hagan público lo que pagan a cada uno de los gobiernos en los que operan como parte de sus informes financieros anuales, ha sido apoyada por diversos inversores y, en la actualidad la Unión Europea está llevando a cabo una consulta pública, destinada principalmente a recibir las opiniones de los inversores, para explorar medidas similares.

UN CAMINO QUE TODAVÍA TIENE ESCOLLOS

Así, los expertos animan a los gobiernos a que  que afronten una reforma financiera en profundidad que sirva a los intereses a largo plazo de la economía real, la sociedad y el medio ambiente, haciendo posibles inversiones con un enfoque responsable a largo plazo. Los gobiernos, señala el informe, pueden jugar un papel decisivo para generar la necesaria demanda y superar la opacidad en el sector inversor, exigiendo a los fondos de pensiones y a otros propietarios de activos una política pública sobre inversión responsable (es decir, que gestionen sus riesgos sociales y ambientales) e información sobre los avances en su aplicación (incluyendo los resultados sociales, ambientales y financieros). Así mismo, los gobiernos deben ejercer un papel de liderazgo, haciendo que la inversión responsable sea parte integral de los activos financieros que ellos mismos gestionan.

Así las cosas, se han detectado una serie de obstáculos que hoy en día estorban el camino de la ISR. En primer lugar, es notable la de demanda, y de supervisión, por parte de los propietarios de activos tales como los fondos de pensiones para que los gestores tengan en cuenta los impactos sociales y ambientales –y en concreto las cuestiones de desarrollo– en sus decisiones y prácticas de inversión. Por otra parte, el cortoplacismo (la diferencia temporal entre el horizonte de las inversiones, cada vez más alarmantemente corto, y los temas de desarrollo que requieren una visión a largo plazo) es también un escollo generalizado, y en último lugar no debe obviarse la  ausencia generalizada de transparencia en la comunidad inversora. La mayor parte de los inversores proporcionan escasa o nula información sobre la forma en que abordan la inversión responsable, y cuando lo hacen, se limitan a una política general a alto nivel.

ESCEPTICISMO

La Inversión Socialmente Responsable se encuentra desde hace meses en el candelero, reflejada en iniciativas como la mencionada y en otras no menos relevantes, como la llevada a cabo por el Comité Económico y Social Europeo (CESE) que emitió un dictamen en el que apuesta por una mayor regularización de la ISR, tratando de incorporar una mayor transparencia y un continuo proceso de evaluación. Sin embargo, la ISR también cuenta con escépticos. Un estudio de expertos financieros de Wharton aduce que, por las características de los productos en cuestión, los inversores responsables pierden una media de 3,5 puntos porcentuales en rendimientos de cada año con respecto a aquellos que invierten en fondos tradicionales. Además, paradójicamente, a  medida que los criterios de los inversores para elegir los fondos se vuelven más estrictos, aumenta la probabilidad de que los fondos con mejores resultados sean los no socialmente responsables. Así pues, probablemente los inversores que apuestan por la gestión activa y quieran centrarse en un segmento concreto, como los fondos de acciones de pequeño valor, sacrifiquen demasiada parte de sus resultados limitándose tan sólo a los fondos socialmente responsables. Por otra parte, independientemente de los aspectos sociales, los fondos socialmente responsables suelen tener costes ligeramente superiores debido al esfuerzo adicional necesario para evaluar que las inversiones sean socialmente responsables.

Controversias aparte, son cada vez más las empresas que empiezan a ver la necesidad de una mayor aportación-en cantidad y en calidad-de sus datos más significativos, tratando de que, tal como señala el informe, se pueda establecer un marco comparativo. Por ejemplo, los fondos de inversión Boston Common Asset Management (USA) y Storebrand (Noruega) han cedido su voz en varias ocasiones a Intermón Oxfam, para intervenir en las Juntas Generales de Accionistas de Repsol y solicitar a la compañía un mayor compromiso público con la transparencia y con una política de relación con los pueblos indígenas. Finalmente, el trabajo común y el diálogo fluido entre gobiernos, sociedad civil e inversores es el camino más apacible- y apropiado- para conseguir ampliar los márgenes de la Inversión Responsable.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...