edición: 2574 , Lunes, 15 octubre 2018
31/03/2014
Brufau interviene ante la Junta General de Accionistas de Repsol

La junta de Repsol fija las normas dentro de las cuales se puede establecer una colaboración en el negocio mexicano

Pemex niega que esté a favor de una separación de actividades en la española pero vota en contra del blindaje
Carlos Schwartz

La presidencia de Repsol logró la aprobación por el 61,7% del capital presente en la junta de accionistas de una reforma de los estatutos sociales que obliga a que cualquier modificación de relevancia en la organización de la empresa requiera el 75% de los votos del capital. El voto en contra fue del 38,1% del capital presente. Es decir que al voto de Pemex se han sumado otros, en especial el de los fondos de inversión que por norma se oponen a cualquier tipo de regimentación de mayorías. Pero lo importante de esta puja es lo que indica y su consecuencia. De forma oficiosa y verbal, que no escrita ni oficial, la petrolera mexicana que cuenta con el 9,49% del capital de Repsol había exigido la separación de los negocios de upstream y downstream de la empresa y la designación de dos consejeros delegados separados para la gestión de cada una de las dos grandes divisiones en las que quedaría escindida la empresa. De acuerdo con fuentes del sector, Pemex aspiraba a designar al máximo ejecutivo de upstream.

Pero junto a esta exigencia se agitaba el señuelo de la tierra prometida. Es decir la apertura de la explotación de los hidrocarburos de México a la iniciativa privada acabando con 75 años de control del estado sobre los recursos petroleros y de gas. Porque el mensaje incluía esa recompensa a cambio del desdoblamiento de la empresa. Ahora se han aclarado las reglas bajo las cuales Repsol está dispuesta a intervenir en la apertura del mercado mexicano. Puede que estas reglas no sean del gusto de Pemex. Lo que no está claro es si para el Gobierno de Enrique Peña Nieto esta separación es una condición decisiva o si ha sido una maniobra de la conducción de Pemex, controlada por Enrique Lozoya, un estrecho colaborador del presidente. La intervención del abogado que representó los intereses de Pemex en la junta de accionistas, Julio Poulat, negó de forma tajante que su representada pretendiera esa escisión de activos entre upstream y downstream. Lo cual es un indicio de que la empresa mexicana prefiere no hacer público el marco de condiciones que sugirió para la entrada de Repsol en la apertura de la explotación del petróleo de acuerdo con la nueva legislación.

El viernes 21 de marzo la petrolera estatal Pemex comunicó al regulador del país, la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH), qué campos de explotación desea retener en la apertura de la exploración y explotación de acuerdo con la reforma básica aprobada el 20 de diciembre pasado. Sin embargo el detalle de como va a operar esta reforma no tiene aun una redacción final. Los conocedores de la realidad mexicana afirman que en la lista de Pemex están en lugar prioritario los campos de petróleo off shore en aguas poco profundas, y seguramente los de aguas profundas. En los primeros ya actúa y no tiene competencia posible. La cuestión es con los de aguas profundas para los que Repsol tiene tecnología propia y una trayectoria exitosa como ha demostrado su actividad en Brasil.  La cuestión es con quien decidirá ir Pemex para el desarrollo de la exploración y explotación del petróleo en aguas profundas tras el enfrentamiento en la junta de accionistas. Como es lógico, condiciones como la que ha ventilado en el caso de Repsol la petrolera mexicana no son fáciles de hacer en público. Entre otras cosas porque despertaría sospechas.

Lozoya sabe a ciencia cierta que tiene enemigos en México, incluso dentro del propio partido de Gobierno. Han sido las propias fuentes del PRI las que han filtrado a algunos medios de prensa locales los fulgurantes progresos de la constructoras OHL en ciudad de México bajo el sexenio de la gobernación del estado de México por parte de Peña Nieto. OHL desembarcó en el país en 2003, y entre 2005 y 2011, mientras era Gobernador el ahora presidente, OHL logró seis concesiones de autopistas de peaje, tres de ellas están en operación, dos en construcción y una en fase de pre-construcción; las autopistas que maneja son justamente las del Estado de México que Peña Nieto mandó construir. En esos años el colaborador de Peña Nieto, Emilio Lozoya, pcupaba un cargo de consejero en la empresa de la familia Villar Mir.

La consecuencia del blindaje es que no hay escisión posible entre actividades y por tanto nadie se puede adueñar, golpe de mano mediante, de una de ellas para sus objetivos específicos. Es cierto que este blindaje puede hacer más difícil disponer en determinadas circunstancias de activos o reestructurar la actividad industrial de la empresa y que no es una medida habitual. Es probablemente por ello que los fondos se han volcado en contra. Su función es la de inversor financiero pasivo y ello les obliga a pensar en términos de caja. Lo cual equivale a decir que está en su interés escindir y vender, llegado el caso. Pero la historia de cada empresa no es una sucesión de hechos genéricos, sino de circunstancias específicas. Lo que puede estar bien en general, en algunas circunstancias se torna poco apropiado. La estrategia de Repsol es la que su presidente ha verbalizado. Si alguien quiere disponer de determinada manera de activos considerados esenciales para la actividad empresarial de la petrolera, deberá hacer una oferta pública de adquisición y tomar el control.

Este desenlace pretende una definición de Pemex. O bien abandona las hostilidades y se aviene a establecer las condiciones de un pacto para el que Repsol se ha mostrado dispuesta, o abandona el capital de la petrolera española. Mientras la realidad es que con la caja que eventualmente recibirá de la expropiación de YPF y que equivale a 5.000 millones de dólares, puede abrir otros horizontes para su inversión. De donde surge que una operación para cuya concreción Pemex había espoleado durante muchos meses a su socia española, aunque para que aceptara términos bastante menos satisfactorios que los que ha conseguido, puede acabar sirviendo como alternativa a la pérdida del incierto paraíso petrolero mexicano.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...