edición: 2739 , Viernes, 14 junio 2019
21/03/2014
LA OREJA DE LARRAZ

La Justicia europea respalda que la compra del capital de una sociedad inmobiliaria tribute por Transmisiones y no por IVA

Javier Ardalán

La Justicia europea ha dado su respaldo a la normativa española que somete al Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales (ITP) y no al IVA, la adquisición de la mayoría del capital de una sociedad cuyo activo está esencialmente constituido de inmuebles, lo que impide que el comprador pueda recuperar el dinero pagado en el tributo. La sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), de 20 de  marzo de 2014, desestima, la solicitud realizada por La Caixa para que se le devolviesen los 5,9 millones de euros (975,3 millones de pesetas entonces) de impuesto sobre transmisiones patrimoniales pagados tras la adquisición de la mayoría de acciones de Inmobiliaria Colonial en 1992.

Considera la sentencia, que no se opone a una disposición nacional, como el artículo 108 de la Ley 24/1988, de 28 de julio, del Mercado de Valores, en su versión modificada por la Ley 18/1991, de 6 de junio, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, que grava la adquisición de la mayoría del capital de una sociedad cuyo activo está constituido esencialmente por inmuebles con un impuesto indirecto distinto del IVA, como el que es objeto del procedimiento principal.

En su sentencia de este jueves, la justicia europea recuerda a título preliminar que, en gran medida, la legislación de la UE exonera del IVA las operaciones relativas a bienes inmuebles. En todo caso, la sumisión al IVA de las adquisiciones directas de bienes inmuebles depende en concreto del tipo de inmueble adquirido.

Por otro lado, la sexta directiva IVA “no se opone al mantenimiento o introducción por un Estado Miembro de todos los impuestos, derechos y tasas que no tengan carácter de impuesto sobre el volumen de negocios”. A este respecto, el Tribunal de Justicia ya ha declarado anteriormente que el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales se distingue del IVA, de tal manera que no puede ser calificado como tasa con carácter de tasa sobre el volumen de negocios.

El ponente, el magistrado finlandés Allan Rosas, recuerda que el tratamiento fiscal que la Sexta Directiva dispensa a las operaciones de compraventa de acciones que comportan la adquisición del dominio de bienes inmuebles puede variar en función del uso que el Estado miembro haga de las facultades de que dispone en virtud de la Sexta Directiva.

En junio de 1991, La Caixa, titular del 3,26% del capital social de Inmobiliaria Colonial, decidió ampliar su participación en dicha sociedad y, a tal efecto, inició negociaciones para adquirir la participación que el Banco Central poseía en dicha entidad, cuyo activo se hallaba integrado fundamentalmente por bienes inmuebles.

Estas negociaciones culminaron con la adquisición por La Caixa, en febrero de 1992, de la participación del Banco Central en Inmobiliaria Colonial, S.A, que ascendía al 63,85 % del capital social. Dicha adquisición permitió a La Caixa obtener una participación superior al 65% de esta última sociedad. Con posterioridad a esta operación, La Caixa realizó una oferta pública de adquisición de acciones por el porcentaje restante del capital de Inmobiliaria Colonial, S.A., pasando a ser titular, como consecuencia de estas adquisiciones, del 96,85% de las acciones de dicha sociedad.

En marzo de 1992, La Caixa presentó una autoliquidación del ITP, al tipo del 6%, conforme a lo dispuesto en el artículo 108 de la Ley del Mercado de Valores, al haber adquirido un porcentaje superior al 50% del capital de la compañía inmobiliaria en cuestión. Declaró una base imponible de 16,3 millones de  pesetas y una deuda tributaria a ingresar de 975,4 millones de pesetas.
 Sin embargo, en febrero de 1993, La Caixa solicitó ante la Delegación Territorial de Barcelona del Departamento de Economía y Finanzas de la Generalidad de Cataluña la devolución de ingresos indebidos por importe de 975,4 millones de pesetas, más los intereses correspondientes, por considerar que el artículo 108 de la Ley del Mercado de Valores contradecía las disposiciones del Derecho de la Unión, concretamente las de la Sexta Directiva, y que, en cualquier caso, dicho artículo no era aplicable a la adquisición de valores realizada, al no encubrir una venta de inmuebles.

Al no obtener respuesta expresa en el plazo legal establecido, La Caixa promovió reclamación económico-administrativa contra la desestimación presunta de su solicitud de devolución. El Tribunal Económico¬Administrativo Regional de Cataluña desestimó dicha reclamación mediante resolución de 30 de enero de 1998, que fue confirmada por el Tribunal Económico-Administrativo Central el 14 de mayo de 1999.

 La Caixa interpuso recurso contencioso-administrativo ante la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, cuya Sección Cuarta dictó sentencia el 28 de mayo de 2004, estimándolo parcialmente, por entender que la base imponible debía determinarse partiendo, no del valor real de la totalidad de los inmuebles que componían el activo de Inmobiliaria Colonial, sino de la parte del valor de los bienes inmuebles proporcional a las acciones que habían sido objeto de la transmisión.

Finalmente, La Caixa recurrió al Supremo y sus magistrados decidieron elevar una cuestión prejudicial al Tribunal comunitario, que finalmente ha dado lugar a este fallo.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...