edición: 2789 , Lunes, 26 agosto 2019
09/05/2011

La ley contra posiciones cortas con deuda y acciones se negocia esta semana en la UE

Carlos Schwartz
La reunión de ministros de Finanzas de la Unión Europea que se desarrollará el 16 y 17 de mayo tiene en su agenda una vez más legislación que supone severas restricciones sobre las posiciones cortas de 'Credit Default Swaps' (seguro contra impago de créditos, CDS por sus siglas en inglés) así como de otros derivados y acciones, asunto sobre el que ha sido imposible un acuerdo desde septiembre de 2010. Las negociaciones preparatorias para la reunión de la semana que viene se realizarán esta semana en Bruselas, mientras la posibilidad de una revisión del plan de ayuda a Grecia acordado el año pasado entra en estado de ebullición. El punto más conflictivo del reglamento es el que restringe la posibilidad de operar en CDS de deuda pública al desnudo. Es decir las operaciones en las que se toman posiciones de cobertura de riesgos sin tener la deuda pública contra la que se asegura el inversor.

España ha formado parte en marzo pasado del grupo de países que se manifestó contrario a las restricciones con el argumento que podía afectar a la liquidez de la deuda soberana en los países de Europa. El bloque minoritario de países opuestos al reglamento está encabezado por el Reino Unido, Italia, Holanda, Rumanía entre otros. La argumentación de los opositores es variada pero convergente y en esencia afirma que impedir las posiciones cortas al desnudo afectará a la liquidez en los mercados de deuda pública.
 
La nueva legislación europea sobre posiciones cortas fue desarrollada como proyecto por la Comisión en septiembre de 2010 y el Parlamento Europeo posteriormente la reforzó con el objetivo de impedir que se tomen posiciones cortas en CDS de deuda pública sin que esta se tenga previamente en préstamo, se haya adquirida en firme o se la detente por alguna fórmula jurídica que equivalga al préstamo. Varias fuentes señalan que España se ha opuesto al proyecto en la reunión preparatoria del ECOFIN de marzo pasado.

La oposición de un grupo de países llevó a que el proyecto no tomara cuerpo y se postergara a la espera de un acuerdo. De entonces a ahora algunos países han retirado su oposición y se espera que sea posible alguna forma de acuerdo sobre este asunto. Francia ha sido uno de los grandes impulsores de este proyecto, en particular a través de Michel Barnier Comisario de mercado interior y servicios de la UE. La posición de Francia es que las posiciones cortas descubiertas en CDS eleva el precio del seguro para la deuda de países contra los que se especula incrementando artificialmente la valoración del riesgo de la deuda afectada. Varios países además de Francia consideran que los CDS fueron utilizados para los ataques especulativos contra la deuda soberana griega el año pasado.
 
Existe por el contrario una corriente de opinión que asegura que el mercado de CDS es demasiado pequeño como para que afecte al precio de la deuda soberana de los países a los que se quiere atacar. “Algunos dirán: Oh bien no hay datos empíricos ni evidencia de que existen vínculos entre la actividad con los CDS y el precio de la deuda soberana... Pero, francamente lo hemos visto y es mejor estar del lado de la prevención que del lado de la curación cuando es demasiado tarde y los mercados ya se han caído”, afirmó el pasado mes de marzo la ministra de Economía de Francia, Christine Lagarde.

En marzo, el Parlamento Europeo, que tiene voz junto a los estados miembros en esta regulación, resolvió en su reunión de Comisión de Asuntos Económicos en vísperas de una reunión de Consejo Europeo que se prohíba de forma permanente operar con posiciones cortas descubiertas en CDS de deuda pública. Este decisión chocó contra los intereses británicos en primer lugar, y con el restante grupo de países que incluyen a España luego. Es curioso en tanto que en la legislación española tomar posiciones cortas sobre activos que no se tienen ya sea por adquisición o préstamo está prohibido bajo la consideración genérica de que no se puede vender lo que no se tiene. Pese a ello de acuerdo con las fuentes consultadas en medios financieros europeos y funcionarios de la UE la posición española era de reticencia a la prohibición. No queda claro de las afirmaciones de las fuentes si esta era la posición aislada de un funcionario o una posición a nivel ministerial. El argumento esgrimido sería que la prohibición podría afectar a la liquidez de las operaciones legítimas, es decir aquellas que se basan en deuda soberana adquirida en firme que se asegura por temor a la falta de pago, elevando de forma indirecta los costes de financiación de los estados más endeudados.
 
Las palabras de Lagarde en marzo pasado fueron en realidad una referencia elíptica a documentación de la propia UE que pretende demostrar que no existe evidencia concluyente que permita vincular a las operaciones con CDS al descubierto con el incremento en los spreads de las deudas soberanas en general.
Durante el mes de abril Michel Barnier abogó por la suspensión temporaria de las operaciones con CDS al descubierto en condiciones de inestabilidad de los mercados en países específicos en un movimiento destinado a atenuar la reacción a la decisión extrema del Parlamento Europeo. La idea de que las suspensiones sean transitorias pueden eventualmente ser la piedra de toque para un acuerdo. "Es importante para nosotros que la deuda soberana se mantenga dentro de los márgenes de esta regulación” afirmó en marzo Barnier, quien añadió que “Estamos tratando de evitar que se penalice la liquidez “. Su propuesta tiene por objetivo que se de a los supervisores poderes para la suspensión temporal de las operaciones al descubierto con CDS de deuda soberana.

Si hay acuerdo en las reuniones preparatorias de esta semana el 17 de mayo la legislación sobre posiciones cortas será un hecho, aunque de acuerdo con las previsiones no estará en vigor hasta 2012. Entretanto, la reunión “secreta” realizada el viernes pasado en Luxemburgo en un intento por llegar a un acuerdo para atenuar las condiciones del plan de ayuda de 110.000 millones de euros acordado con Grecia el año pasado, ha desatado una ola de reacciones. Holanda ha protestado por su exclusión, Irlanda amenaza con solicitar el mismo trato que Grecia, y Finlandia vuelve a la carga y amenaza con vetar el plan de ayuda de 78.000 millones de euros acordado con Portugal. Esta parece que será una semana intensa en materia de deuda soberana y se puede apostar sin mucho margen de error a que las posiciones cortas descubiertas en CDS para la deuda de Grecia, Irlanda y Portugal, y quizá para la de España se van a disparar.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...