edición: 2454 , Miércoles, 25 abril 2018
26/03/2012
EL DEDO DE MADOZ

La lucha por sustituir a González-Páramo en el BCE enfrenta a los países del norte europeo

Carlos Schwartz

La salida de José Manuel González-Páramo del Consejo Ejecutivo del Banco Central Europeo (BCE) en mayo ha desatado las presiones para su sustitución. España ha señalado como su sucesor a Antonio Sainz de Vicuña, jefe de los servicios jurídicos del BCE desde hace más de una década. Sin embargo, las posibilidades de que España pueda mantener a un miembro en el Consejo Ejecutivo son casi nulas. De acuerdo con fuentes próximas al BCE el propio ministro de Economía español, Luis de Guindos habría aceptado esta circunstancia y habría mostrado su aquiescencia a que sea el representante de un país del norte de Europa quien ocupe la plaza a cambio de colocar a un funcionario en alguno de los múltiples altos cargos que deberán ser llenados a lo largo del presente año.

La lista incluye al jefe del Eurogrupo de ministros de finanzas ya que Jean-Claude Juncker debe dejar el cargo en junio; Thomas Mirrow el presidente del Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (EBRD, por sus siglas en inglés) acaba su mandato este año; mientras que el nuevo Mecanismo de Estabilidad Europea (MEE) que deberá echar a andar este verano tiene que designar cargo. Esto teniendo en cuenta que el Fondo de Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) está presidido por un alemán, Klaus Regling quien estaba previsto que pasara a regir la vida del MEE a partir de su constitución.

De momento, la escalada de presiones sobre el cargo en el BCE favorece al luxemburgués Yves Mersch. Pero la propuesta de Mersch ha desequilibrado las maniobras de su compatriota Juncker que había sugerido la posibilidad de renovar mandato al frente del Eurogrupo. A la vista de estas aspiraciones Walter Schauble, el ministro de Economía alemán, ha dado un paso al frente con el abierto respaldo de la canciller Angela Merkel y se ha postulado como nuevo jefe del Eurogrupo y sucesor de Juncker truncando la posibilidad de una reelección en ese cargo pero dando al mismo tiempo más proyección a la candidatura de Mersch que contaría a cambio con respaldo alemán.

Entretanto, lo que parecía una sucesión sin obstáculos en el EBRD se ha complicado. Estaba previsto que a su salida el alemán Mirrow fuese reemplazado por el vicepresidente del Banco Europeo de Inversiones (BEI), el francés Philippe de Fontaine Vive. Pero Mirrow, un socialdemócrata opositor de Merkel tiene sus propios planes y pretende repetir al frente de la institución algo que de lograrlo rompería este juego de equilibrios. Para Francia es un traspié en tanto que ha apoyado ya para la presidencia del BEI al alemán Werner Hoyer. De acuerdo con los rumores en los pasillos de la UE, Merkel habría sugerido que Alemania estaría dispuesta a abstenerse en cuanto a la presidencia del MEE si Schauble se convierte en jefe del Eurgrupo. El ministro alemán mantendría su cartera en el Gobierno de Merkel. Inicialmente Alemania aspiraba a colocar en el MEE a Regling.

La danza interminable de nombres e intereses cruzados no es baladí si se tiene en cuenta las crecientes divergencias entre los países del norte de Europa con las economías deficitarias del sur. El presidente del Bundesbank -el banco central alemán- ha criticado abiertamente en diversas oportunidades la política de apoyo a la liquidez de la banca del BCE que entre diciembre y febrero pasado ha dado1billón de euros a las entidades de la zona del euro sobre la base de que los efectos secundarios de esta política atentan contra la estabilidad monetaria de la región.

En el fondo del debate están los desequilibrios de las balanzas de pagos de los países de la zona del euro. Alemania ha descubierto tardíamente que en la unión monetaria en ausencia de flujos privados de capitales las necesidades de financiación de los países deficitarios son cubiertos por los flujos de los bancos centrales, y que en su carácter de país con excedentes financieros Alemania, junto con otros paises del norte como Holanda o Finlandia son acreedores de países como Grecia, Italia, España, o Portugal. La preocupación que subyace en el Gobiderno de Alemania es que en el Consejo General del BCE los países deficitarios son mayoría, y que en el Consejo Ejecutivo había una mayoría también de países deficitarios, algo que ha comenzó a corregirse con la salida de Lorenzo Bini Smaghi a finales del año pasado y su sustitución por el francés Benoit Coeuré. La partida ahora de González-Páramo inclinaría más la balanza hacia los países excedentarios si Sainz de Vicuña queda fuera de la sucesión en el consejo ejecutivo.

Los primeros indicios de que las presiones para un cambio en la política del BCE comienzan a dar resultados en línea con las pretensiones alemanas es el hecho de que la nueva línea de compra de bonos con garantía real, los denominados covered bonds, aprobada en diciembre pasado está congelada en los 9.800 millones de euros sin cambios desde su inicio, y que el viernes pasado el banco central anuncio que limitaba el uso de algunos instrumentos admitidos como garantía para la liquidez concedida por el BCE. Estas restricciones son explicadas por el BCE por el éxito de la política de liquidez sin límites instrumentada en las dos subastas a tres años de diciembre y febrero. Sin embargo, Alemania lo que exige no son limitaciones a las garantías sino una verdadera política de salida de las medidas excepcionales para la provisión de liquidez al sistema de bancos de la zona del euro. Entre otras cosas porque la política de muy bajos tipos de interés del BCE y las fuertes inversiones requeridas de Alemania han reducido los beneficios del Bundesbank de forma drástica, algo que pone de muy mal humor al Gobierno de Merkel.

El año pasado los beneficios del Bundesbank han caído a poco más de 650 millones de euros, comparado con más de 2.000 millones en 2010. Estas cifras ponen de relieve que la lucha por la colocación de funcionarios en los cargos clave de las instituciones europeas tiene como telón de fondo intereses económicos muy reales. No se trata de una lucha por el simple afán de la colocación de peones bien pagados que agiten la bandera nacional. Los acontecimientos de los últimos dos años han hecho por ejemplo del Eurogrupo de ministro de finanzas y economía un organismo vital en materia de gestión de las crisis de la deuda soberana y los planes de consolidación fiscal de los países que reciben asistencia financiera de la UE. Se ha convertido en buena medida en el brazo ejecutor de los pactos alcanzados en el Consejo Europeo. Alemania está claro que considera que debe controlar ese organismo y neutralizar el consejo ejecutivo del BCE mediante los oportunos aliados.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...