edición: 2789 , Lunes, 26 agosto 2019
26/11/2014
Precios estables o a la baja

La mayoría de los analistas consideran improbable que la OPEP recorte la producción de crudo

Arabia y Venezuela coordinan con Rusia y México sus políticas de producción y la vigilancia de los precios
Carlos Schwartz

El precio del crudo en los mercados internacionales sufrió una nueva caída tras una reunión que congregó en el Hyatt de Viena a los miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) Arabia Saudita y Venezuela con los no miembros Rusia y México. De acuerdo con los portavoces de ese encuentro los cuatro tomaron el compromiso de no modificar los niveles de producción de crudo durante seis meses, planificaron nuevas reuniones y un control de los precios en el mercado. Tras el anuncio el precio del Brent cayó 1,35 dólares y fijó un nivel de 78,33 dólares por barril. El crudo WTI cayó 1,69 dólares hasta los 74,09 por barril. La mayoría de los analistas del mercado consideraron a la reunión, la primera de este tipo entre naciones de dentro y de fuera de la OPEP, como “un anuncio oficioso previo respecto del resultado de la reunión plenaria de la OPEP convocada en Viena” este jueves en la que se abordará la posibilidad de recortar producción para forzar un incremento de precios.

Arabia Saudita ya ha sugerido en diversas oportunidades que la existencia de excedentes “es el resultado de la producción en Estados Unidos de crudo no convencional” a raíz de la explotación del recurso natural mediante la fractura hidráulica.

Venezuela, que había solicitado una reunión extraordinaria del cartel de productores para un recorte de producción que ayude a que los precios regresen al nivel de 100 dólares el barril, ha abandonado sus reclamos.

Las versiones son de todas formas contradictorias en la medida que el ministro saudí del Petróleo, Ali Al Naimi, señaló que en caso de que se aprobaran recortes esa decisión no sería impuesta a Libia, Irak e Irán. Esta excepción, dijo, se funda en que los tres están muy por debajo de su capacidad de producción. Irán por las sanciones internacionales que determinan un embargo a sus productos. Libia por el estado de guerra permanente e Irak porque no ha recuperado los niveles de producción previos a la guerra del Golfo. La afirmación dejó en el aire la posibilidad de que finalmente se registre un recorte, “pero si eso ocurre será testimonial y no servirá para alentar los precios”, afirmó una fuente próxima a la OPEP consultada por ICNreport. De acuerdo con la información del ministerio del petróleo libio el país produjo este año un promedio de 437.000 barriles de crudo al día comparado con 1,5 millones diarios en 2010 antes del levantamiento que acabó con el régimen de Muamar Gadafi. Los problemas en Libia se agudizaron el 5 de noviembre cuando los grupos islamistas paralizaron el campo de petróleo de Sharara, el más grande del país.

Por una serie de motivos vinculados a la contabilización de la inversión y la producción, las caídas de producción en sus dominios petroleros libios afectan directamente en sus cuentas de resultados a Repsol y a la italiana ENI algo que se agudiza por la caída de precios.

Ninguna de las dos ha mostrado plenamente aun el efecto de la caída de los precios en sus cuentas de resultados y el efecto de Libia. La erosión recién se hará visible con el anuncio de los resultados del cuarto trimestre, y si no hay corrección de precios, al finalizar el primer trimestre de 2015, en la medida que los derivados que cubren el riesgo de precios dejarán de sostener parte de sus stocks. Pero lo que son males en las cuentas de resultados de las petroleras resultan alegrías al pie de las gasolineras en los países en los que hay un rápido ajuste de precios al consumo. En España este es un proceso más lento y amortiguado, pero al final se extiende por el sistema y llega al consumidor. El analista y geólogo Euan Mearns demuestra mediante un modelo de suministro simple el grado de volatilidad del mercado de acuerdo con el cual un incremento en la producción de 1 millón de barriles de crudo diarios puede provocar una caída de los precios del crudo desde 110 dólares hasta 80 dólares el barril. A la inversa una reducción de la producción diaria de 1 millón de barriles puede llevar a que el precio sobrepase los 100 dólares por barril.

El futuro precio del crudo estará determinado de acuerdo con ese modelo por la demanda, la capacidad de producción y los límites a la producción que imponga la OPEP. En todo caso una caída en la demanda de 1 millón de barriles al día a partir de los niveles actuales va a hundir el precio del barril de crudo a niveles de 60 dólares. Un nivel de precios en torno a los 70 dólares o por debajo va a provocar un impacto muy alto sobre los productores de crudo no convencional en Estados Unidos. Un nivel de precios levemente por debajo de los 80 dólares por barril de acuerdo con los analistas del sector puede quitar del mercado unos 450.000 barriles diarios de crudo al afectar sólo a los productores con costes más altos. Sin embargo un precio por debajo de los 70 dólares el barril puede afectar muy profundamente a ese sector que en la actualidad representa la principal fuente de excedentes de crudo en el mercado al llevar a estados Unidos al filo del autoabastecimiento. Las fuentes consultadas consideran que el objetivo de la OPEP en la presente coyuntura es sacar del mercado precisamente a los productores menos eficientes de crudo no convencional estadounidenses.

Es por este motivo que, mientras todos los productores afirman que el precio del crudo debe estar en torno a los 100 dólares por barril, nadie parece dispuesto a iniciar los recortes de producción. Tanto Rusia como Arabia Saudita, o México y Venezuela, afirman que los niveles actuales de precios son bajos y deben subir. Pero mientras pactan no modificar su producción. Salvo que mañana se demuestre lo contrario en Viena todo parece indicar que no habrá recorte, y que si lo hay será muy escaso. El objetivo de los precios por debajo de los 80 dólares el barril está en Texas y en Dakota.

Pero hay un elemento que nadie gobierna realmente y es la caída mundial del consumo, en ese sentido Asia es determinante, y dentro de ese continente, China cuyos niveles de producción industrial muestran signos de debilidad. Lo que sugiere que ni la OPEP ni el fracking de Estados Unidos tienen la llave final de la demanda.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...