edición: 2514 , Viernes, 20 julio 2018
21/03/2016

La negociación a cuatro bandas para una consolidación Orange-Bouygues se acelera

La fusión de la primera y tercera empresa de telefonía supone reducir los operadores franceses a tres
Carlos Schwartz
Las negociaciones entre Orange y Bouygues Telecom para la adquisición de la segunda por la primera iniciadas hace ya varios meses siguen su curso. A pesar de que sobre un potencial acuerdo sobrevuela aun la incertidumbre las piezas complementarias del acuerdo en negociación se siguen desarrollando a buen ritmo. De acuerdo con fuentes que dicen conocer el estado de las conversaciones el magnate Patrick Drahi habría alcanzado un acuerdo para adquirir de Bouygues Telecom un significativo paquete de activos por 4.000 millones de euros.
Esta operación supondría de acuerdo con las fuentes ceder la mayoría de los activos de la tercera operadora de telefonía de Francia y reduciría el número de operadores de cuatro a tres en una consolidación en la que la industria tiene puestas muchas expectativas. Todos están advertidos de que una reducción de operadores no es del gusto de la Comisaría de la Competencia.

La comisaria de la Competencia, Margrethe Vestager, ya se ha pronunciado muchas veces sobre la inconveniencia de las consolidaciones en Europa, afirmando que reducen el grado de protección vía tarifas de los usuarios y consumidores. Sin embargo lo que está en juego en estas negociaciones es el futuro de Bouygues Telecom que no tiene perspectivas de sobreponerse a la actual situación del mercado si no es a través de su fusión.

De acuerdo con fuentes conocedoras de la operación, la Comisaría de la Competencia de la Unión Europea no intervendría en esta fusión cuya supervisión quedaría a cargo exclusivamente del regulador francés. El elemento de fondo en el mercado de las telecomunicaciones de Francia es la presencia del cuarto operador, Free, propiedad de otro millonario Xavier Niel, que ha tirado abajo las tarifas y sometido a una presión feroz al resto de las empresas del sector. Free, propiedad del holding Illiad de Niel, entró al mercado como un operador virtual y aprovechó sus bajos costes para llevar adelante una guerra de precios que no ha cesado desde que inauguró sus servicios. Pero a estas alturas el desarrollo de las infraestructuras a las que se comprometió han comenzado a erosionar sus propias posiciones. Illiad ha negociado la adquisición de frecuencias y antenas de Bouygues Telecom de acuerdo con las fuentes consultadas. Estas afirman que Niel comprará además la red de tiendas que Bouygues tiene en propiedad. Las filtraciones sobre esta operación sugieren que el precio pactado es de 2.000 millones de euros.

De tal suerte que los ingresos previsibles de la venta de activos para Bouygues sería del orden de los 6.000 millones de euros. Drahi ha sido hasta ahora el empresario del sector de las telecomunicaciones más agresivo de Francia y fue además capaz de cortar el camino a Bouygues en la compra de la operadora de telefonía residencial por cable y servicios de televisión y telefonía móvil SFR propiedad de Vivendi. De esta forma Altice pegó un salto considerable y se convirtió en el segundo operador de telefonía de Francia detrás de Orange.

Bouygues Telecom se debate en una situación sumamente difícil y los planes de reestructuración de la empresa no aportan el margen suficiente a sus operaciones. El empresario Martin Bouygues, con un acceso privilegiado a los partidos políticos contó con el apoyo del Gobierno en sus intentos pero Vivendi finalmente vendió a Altice. Así las cosas la única salida al laberinto estaba en un acuerdo con Orange una vez descartadas otras aproximaciones. De acuerdo con las fuentes consultadas SFR compraría los operadores de líneas fijas y móviles de Bouygues como prenda de paz para la autoridad francesa de la competencia.
Mientras, esta filial de la constructora del mismo nombre se ve imposibilitada de acometer las inversiones necesarias para mantener sus infraestructuras porque si lo hace entraría en pérdidas, afirman las fuentes del mercado consultadas. El precio de la venta a Orange ronda los 10.000 millones de euros en dinero y acciones, y el empresario Martín Bouygues ha declarado que el acuerdo se basa en una participación residual en la empresa resultante del 10%, pero este objetivo no ha sido confirmado por el primer operador francés.

 El consejero delegado de Orange, Stéphane Richard, expresó su confianza en que las negociaciones lleguen a un acuerdo pero no estuvo dispuesto a señalar cuales eran los términos del mismo. Si afirmó a la prensa en un aparte de un evento de su empresa que las negociaciones estaban casi terminadas y que pensaba que “a trazos gruesos acordamos sobre los principales asuntos que nos separaban”. Las empresas han fijado como plazo para acabar con las negociaciones el fin de este mes. Richard señaló que los acuerdos para la venta de activos eran un paso importante en las negociaciones “pero solo un paso”. De acuerdo con fuentes del mercado existen aun diferencias sobre la parte en efectivo y en acciones con que se pagará la compra de Bouygues. Esta incertidumbre sigue pesando sobre el amplio cuadro de esta consolidación que ha implicado hasta ahora a todos los operadores del mercado francés.

Una partida a cuatro bandas que aun puede fracasar entre otras cosas precisamente por su complejidad y la personalidad de los dos principales negociadores.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...