edición: 3002 , Viernes, 3 julio 2020
28/01/2015
Naval 

La normativa para combustibles marinos con bajo contenido de azufre no afecta al sur europeo

Algunas navieras con tránsito en Europa del norte consideran discriminatorio el aumento de costes
Carlos Schwartz
Este mes ha entrado en vigor la nueva regulación de la Organización Marítima Internacional (OMI) contenida en el Anexo VI de la Convención Internacional para la Prevención de la Contaminación por barcos conocida por sus siglas en inglés Marpol. De acuerdo con el texto adoptado por consenso en 2008 y que entró en vigor en 2010 a partir de enero de 2015 los barcos deben utilizar a bordo un combustible con un contenido de azufre del 0,10% comparado con el límite del 1% hasta diciembre del pasado año. Esta reglamentación está específicamente desarrollada en el artículo 14 de Marpol y establece que el combustible con ese bajo nivel de azufre es de uso obligatorio en las zonas de control de emisiones que incluyen el Mar Báltico, Mar del Norte, costas de Norte América en zonas de Estados Unidos y Canadá y en el caribe estadounidense, es decir Puerto Rico e Islas Vírgenes.
Las rutas que pasan por el Atlántico, Cantábrico y Mediterráneo, no se ven afectadas por este cambio y los combustibles tienen una tolerancia de hasta el 3,5% de azufre hasta 2020. La fecha está sujeta a una revisión en 2018, y cabe la posibilidad de extender el límite hasta 2025. Esto quiere decir que las navieras con tráfico de cabotaje en la región del sur europeo se libran hasta entonces de estos mayores costes.

Algunas navieras con rutas en las zonas de control de emisiones afectadas por el cambio de la normativa han criticado el agravio comparativo que supone estar sujetos a los nuevos límites. Aseguran además que cumplir con los límites implica un aumento de costes que va a desembocar en reducciones de plantilla para generar ahorros. Mientras, los costes de combustible se han reducido drásticamente por la caída de los precios del petróleo. Tampoco es estrictamente cierto que los cambios en Marpol no afecten al sur de Europa. Todo el tráfico marítimo que se genere en la región, incluida España, y que tenga por destino Estados Unidos y las regiones del norte de Europa afectadas, por ejemplo, queda sujeto al control. Las navieras señalan que la medida es difícil de controlar, pero este ha quedado en manos de los países de bandera de los barcos. Esto va a generar un negocio añadido a esas naciones porque deberán emitir un Certificado Internacional de Prevención de la Contaminación del Aire. Los países de bandera son signatarios del convenio Marpol, promovido por la Organización Marítima Internacional que es una agencia de las Naciones Unidas que representa a más del 90% de las navieras a nivel mundial.

Las alternativas al cumplimiento de la normativa que obliga al uso de combustible con bajo contenido de azufre son esencialmente técnicas. Una de ellas es la instalación de equipos que desulfuran las emisiones antes de su vertido a la atmósfera. Esta es una tecnología de uso extendido en la industria, pero su desarrollo para el uso en naves esta aun en fase de implantación. Otra opción es el trasvase de combustibles o el transporte de combustibles de bajo contenido de azufre para su uso en las zonas de control de emisiones. Esto obliga a limpiar los tanques en el mar o en puertos antes de la entrada en las zonas de control.

Pero las manipulaciones pueden ser costosas. Tanto las autoridades de las zonas de control como las portuarias pueden ejercer la supervisión sobre las emisiones y los barcos deben tener certificación del combustible que transportan, las cantidades y el origen del mismo. Las empresas por su parte llevan ya un largo periodo de mejora de los motores para lograr una mayor eficiencia, y existe una tendencia clara en las grandes navieras a transformar lo motores marinos para la utilización de gas. En España los Presupuestos Generales del estado para 2015 contienen una reducción del 50% en las tasas portuarias para los buques propulsados por gas natural. Aunque de momento hay navegando solo 42 barcos accionados a gas sobre una flota mundial de 60.000, esa tendencia se va a reforzar en años próximos aunque lentamente.

Sedigas, la cámara profesional del sector del gas, señala en este sentido que las infraestructuras españolas en materia de gas natural licuado están entre las más adelantadas de Europa. España cuenta con el 36,5% de la capacidad europea de almacenamiento de GNL en plantas de regasificación, distribuida en sus 6 regasificadoras activas —el sistema gasista español cuenta con 7 regasificadoras, de las 23 que tiene Europa—. Además, goza de una doble vía de aprovisionamiento; durante el período de noviembre de 2013 a octubre de 2014, el 53% del gas que llegó a España lo hizo a través de gasoducto, mientras que el 47% restante, vía barcos metaneros, señala Sedigas. La importación por vía marítima le ha permitido a España recibir gas de 11 mercados diferentes, elemento que posiciona al país entre los más diversificados de Europa en fuentes de aprovisionamiento. En 2013, 228 buques descargaron en las regasificadoras de Barcelona, Huelva, Cartagena, Bilbao, Sagunto y Mugardos, señala la Asociación.

De acuerdo con la Cámara Naviera Internacional con sede en Londres, los nuevos límites costarán al sector unos 50.000 millones de dólares al año. El mayor operador de ferries de Europa, el sueco Stena Line, afirma que la medidas ya le han obligado a despedir a 800 trabajadores lo que representa un 30% de su plantilla. Son las líneas con cabotaje entre los puertos del Mar del Norte y el Báltico los más afectados ya que transitan de forma permanente en la zona de control. La compañía de ferry DFDS ha decidido recortar sus viajes entre Dinamarca y Reino Unido y ha cancelado una de sus rutas entre ambos países tras 139 años de servicio para reducir costes.

Donde no se han registrado críticas es en Estados Unidos, donde hay estados que ya aplican desde hace tiempo el límite de azufre en los combustibles marinos. El mayor puerto estadounidense, en Los Ángeles, California, ya tenía un límite del 1% de azufre. La mayor parte del tráfico que opera en las costas de América del Norte está formado por buques transoceánicos de grandes navieras que tienen más elasticidad para adaptarse a los costes.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...