edición: 2511 , Martes, 17 julio 2018
31/08/2009
Adiós al “buenismo”

La ONU aboga por una RSC más legal y menos moral

Un estudio del PNUMA expone que los temas ambientales, sociales y de buen gobierno no son sólo asuntos morales sino también legales
Beatriz Lorenzo

Cada vez son mayores los esfuerzos para alejarla de la filantropía y el buenismo. La RSC, la últimamente tan celebrada herramienta empresarial que aboga por  la contribución activa y voluntaria al mejoramiento social, económico y ambiental, adquiere cada vez más peso e importancia. Desde sus orígenes, la RSC se ha caracterizado por su carácter voluntario. Conceptos como “moralidad” o “principios éticos”, han estado tradicionalmente ligados a la responsabilidad social, un término que incluso etimológicamente apunta hacia el compromiso y la voluntariedad (spondere, que significa promesa. Re-spondere, socialmente: cumplir con el compromiso mutuo entre el agente y la sociedad).

Sin embargo, la RSC de nueva generación quiere dar un paso más: la semana pasada, un estudio realizado en nombre de la Iniciativa Financiera del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente ha llegado a la conclusión de que los temas ambientales, sociales y de buen gobierno no son sólo asuntos morales sino también legales.

El estudio, titulado “Un marco legal para la integración de los temas ambientales, sociales y de buen gobierno en la inversión institucional” argumenta que los inversionistas institucionales de todo el mundo tienen una mayor oportunidad –y en algunos casos una obligación legal- de incorporar temas ambientales, sociales y de buen gobierno- ASG- en sus decisiones de inversión. El informe recuerda a los profesionales dedicados a asesorar sobre inversiones que ignorar los criterios de inversión socialmente responsable (ISR) puede "abrir las puertas" a demandas judiciales por negligencia, ya que puede tener consecuencias en el resultado de la inversión. En este sentido, el trabajo revisa la legislación vigente en mercados de capital como Australia, Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón, España, Gran Bretaña y Estados Unidos, y especula sobre las distintas interpretaciones que los asuntos de ISR pueden generar en los distintos países en los próximos años.

En el estudio se advierte del riesgo de que los consultores y asesores puedan ser demandados por negligencia si no hablan a sus clientes de la ISR, ya que habrán incumplido su deber profesional de cuidar de los intereses de sus clientes. No obstante, aquellos que prestan una mayor atención a los temas ASG en las decisiones de inversión a menudo encuentran resistencia por la creencia en que los directivos de las instituciones y sus agentes son prevenidos legalmente de tomar en consideración tales asuntos.

La política europea en Responsabilidad Corporativa empieza a definirse en el año 2000 con el lanzamiento de una publicación 'Libro Verde: Fomentar un marco europeo para la responsabilidad social de las empresas', que inicia un camino institucional que tenía como objetivo vincular la RC con los objetivos de Lisboa.  En 2002 la Comisión lanza una nueva comunicación titulada 'Responsabilidad Social Empresarial: la contribución empresarial al desarrollo sostenible' y con ella la creación de un Foro Multistakeholder destinado a recoger las opiniones de sindicatos, empresas y ONG para avanzar en la construcción de esta nueva política de la forma más consensuada posible.

No cabe duda de que el reciente estudio sienta precedentes para dar un mayor empuje a la integración de los aspectos ASG en la principal comunidad de inversión en el mundo. Lo que un día fuera un pequeño nicho está camino de convertirse en un vasto territorio. Las esperanzas están puestas en la capacidad de ajuste de los esquemas de pensiones, los fondos gubernamentales, las reservas para seguros y las fundaciones más grandes del mundo.

UN PRECEDENTE DE ADHESIÓN VOLUNTARIA

Como precedente, la Iniciativa Financiera del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) ha coordinado el desarrollo de unos principios de inversión responsables, gestionados por una organización con liderazgo privado, UNPRI. Son seis principios que establecen desde el compromiso de tomar en cuenta los aspectos ASG hasta reportar como se han considerado. Esta serie de principios que podrían hacer las veces de guía regulatoria son de adhesión voluntaria y considerados más bien como una aspiración, la de mostrar a la sociedad una preocupación por los temas ASG. Hasta la fecha se han adherido 578 instituciones entre inversionistas, gestores y asesores.

El principio numero 1 compromete a “considerar los aspectos ASG en el análisis de inversiones y en el proceso de toma de decisiones”, pero de ningún modo obliga.El carácter voluntario del proyecto se refleja en la nula supervisión que el UNPRI hace de la implementación de los principios por parte de los adherentes. A pesar de todo, para 464 de ellos sí existe obligación de reportar, mediante la cumplimentación de un cuestionario de 100 preguntas, pero son pocos los que realmente lo rellenan y menos aún los que lo hacen público (276 adherentes en el año 2008). Ante esta situación, se ha comenzado a expulsar a los que no reportan: el pasado 20 de agosto se anunció la expulsión de 5 y el retiro voluntario de 3. También se espera que a partir del 2011 la diseminación pública de algunos aspectos sea obligatoria.

Lo que parece claro es que la iniciativa de los Principios de Inversión Responsable es un poderoso instrumento para estimular las prácticas responsables en las empresas, incluso más que el propio Pacto Mundial,  ya que el interés de los inversionistas en los valores negociables de las empresas responsables reduciría el coste de captación de recursos de éstas en los mercados de capitales.

Tampoco es la primera vez que se reclama la RSC enraíce sus herramientas de un modo legal en las empresas. Ya en mayo del pasado año La Coalición Europea por la Justicia Corporativa que representa a 250 entidades de 16 países que reclaman a la UE un marco legal europeo para la RSC, una legislación que estableciera y reconociera la responsabilidad social y ambiental de las empresas más allá de las fronteras europeas.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...