edición: 2578 , Viernes, 19 octubre 2018
12/06/2012
Efectos del rescate

La opinión pública, a favor de la pérdida de miles de empleos en el sector bancario para su racionalización

Los lectores se centran en las consecuencias más negativas de la ayuda europea, como el cierre de oficinas y la pérdida de puestos de trabajo
Se espera que la intervención de la Troika no se limite al ámbito financiero, aunque el Gobierno se empeñe en negarlo
Mariano Rajoy comparece ante los periodista el pasado domingo
ICNr

La ayuda de Bruselas al sector financiero español no saldrá gratis. Ni mucho menos. Días después de confirmarse que el Ejecutivo solicitará finalmente un rescate `no estatal´, tal y como resalta el Gobierno, los medios de comunicación y las redes sociales siguen centrándose en los efectos que ello tendrá en cuanto al rumbo de la política económica y fiscal del Estado. Hay muchas dudas por resolver y las declaraciones del Ejecutivo resultan, a juicio de los lectores, contradictorias entre sí -los propios miembros del Ejecutivo hablan de efectos distintos sobre el déficit- y, por supuesto, también con respecto a lo que se comenta desde Europa y, en general, desde cualquier foro económico. La conclusión es clara: el control de la Troika no se limitará al sector financiero, por mucho que se afirme lo contrario. Además, preocupan especialmente dos aspectos del rescate: su influencia en el déficit, y el cierre de miles de oficinas, con sus correlativos despidos en masa. Es la parte más negativa de la intervención europea aunque, a juicio de los lectores, la pérdida de empleos es un paso necesario para mejorar la eficiencia del sector financiero.

De momento, la prensa se ha encargado de analizar las consecuencias de la ayuda en el marco de la estructura bancaria. En este sentido, las condiciones que se impondrán al sector pasarán por nuevas fusiones de entidades y un importante recorte en el número de oficinas y empleados. Los internautas, por su parte, recordaron que la cantidad de puestos de trabajo en el sector es abismalmente mayor que en otros países de Europa y, por ello, comentaron que cuando la Troika analice esta proporción, impondrá un duro plan para introducir más eficiencia en la práctica bancaria española. Tampoco se descartan liquidaciones de entidades, tal y como aseguraron algunos ejecutivos en declaraciones al diario El País. De momento, Bruselas advirtió ayer que España necesita `reestructurar el sector de forma profunda´ y que la Troika vigilará de cerca el proceso. Ello tiene una traducción clara: la intervención de los `hombres de negro´ del BCE, FMI y de la Unión Europea. Eso sí, al menos de momento, parece que las nuevas condiciones se circunscriben exclusivamente al sector bancario. El portavoz de Asuntos Económicos de la CE, Amadeu Altafaj, subrayó que serán `condiciones muy rigurosas, que se ceñirán a todo el sector financiero, no sólo a los bancos afectados´.

EL RETO DEL DÉFICIT

Otro asunto es cómo afecte el rescate al objetivo de déficit. Este fin de semana volvió a vivirse una contradicción entre las palabras de De Guindos y las de Rajoy -el uno descartaba todo efecto sobre el déficit, mientras el otro aseguraba lo contrario-. Lo cierto es que, desde la prensa, se viene comentando que las condiciones no afectarán sólo a la banca, sino indirectamente la Estado, y ello porque, aunque la letra del acuerdo dice que sólo el sistema financiero tendrá que aceptar una ristra de condiciones, ajustes y la inspección de autoridades europeas -por ser el receptor último de ese préstamo-, las cuentas públicas también se verán sometidas al control europeo. Prueba de ello es que el texto difundido el sábado por el Eurogrupo ya advierte de que `el progreso en estas áreas [en referencia a las reformas o recortes emprendidos para reducir el déficit público] será estrecha y regularmente revisado en paralelo a la asistencia financiera´.

En definitiva, el control de Bruselas con respecto al cumplimiento con el déficit se intensificará, a lo que se suma que el crédito que entregará Europa a la banca se otorgará por plazos, lo que supondrá un calendario de control más estricto para desbloquear cada tramo de ayuda. La presión crece aún más si se tiene en cuenta que, tal y como señalan los internautas, al menos los intereses de esta línea de crédito pasarán a engrosar la deuda del Estado. Mientras, desde Bruselas `no se habla de ampliar el plazo para alcanzar el objetivo de déficit, cuando conseguir el 3 por ciento en dos años (o tres si lo amplían), sin producir más, sin más recortes y metiendo en el déficit sus posibles 4.000 millones de euros, es imposible´.

La prensa económica recordó, en todo caso, que el respaldo aportado al sector financiero español engordará como nunca el peso de la deuda pública sobre el PIB, pero que, de momento, no se producirá ningún efecto sobre el déficit. Si la banca consume 80.000 millones, la ratio deuda/PIB aumentará hasta el 87,9 por ciento, y si se llega hasta los 100.000 millones, la proporción ascenderá hasta el 89,8 por ciento, es decir, 10 puntos porcentuales por encima de los pronósticos del Ejecutivo. Pero, en cuanto al déficit, de momento el efecto es `nulo´ por tratarse de una inversión financiera. Eso sí, dado que los préstamos se canalizan a través del Frob -cuyo peso soporta en última instancia el Estado-, serán las arcas públicas las que respondan en caso de que se produjeran pérdidas.

En este punto, los internautas criticaron que se siga hablando de nuevas condiciones sin aclarar cuáles serán, porque de ello depende que la pérdida de soberanía sobrepase lo aceptable por parte de la opinión pública. Habrá que esperar a que se concrete tanto la suma como su incidencia en las cifras públicas, así como a una posible revisión de los retos que Bruselas ha marcado a España, en la que se tengan en cuenta las nuevas condiciones. Las auditorías, cuyo resultado se conocerá en julio, marcarán la pauta del rescate.

En todo caso, los ajustes que deberá imponer el Ejecutivo no serán tan dramáticos como en el caso griego, donde, a juicio de los lectores, se partía de una base de total falta de medidas y de responsabilidad. En España, al contrario, ya se han adoptado los recortes y reformas más dolorosos, exceptuando una subida del IVA que, por otro lado, ya está completamente asumida por la opinión pública, a falta sólo de que se materialice. La iniciativa de las medidas, en todo caso, sigue en manos del Ejecutivo español, al menos formalmente.

CIERRE DE OFICINAS, OLEADA DE DESPIDOS

Uno de los temas más comentados por los lectores fue la drástica pérdida de puestos de trabajo en que se traducirá la ayuda al sector bancario. Los internautas hablaron de cierre de oficinas, despidos, venta de participaciones industriales y filiales y venta de de unidades de negocio, como seguros o banca de inversión. En definitiva, un recorte mucho más profundo que el experimentado con los anteriores procesos de fusión, que ya han dejado en la calle a miles de empleados del mundo financiero. En la misma línea, la prensa económica recogió análisis de las propias entidades, como es el caso de BBVA. El banco estimó recientemente que el sector financiero español aún tiene pendiente cerrar unas 8.000 oficinas -alrededor de un 26 por ciento del total-, lo que supondría recortar las plantillas en unos 35.000 empleados. Santander, por su parte, ha venido comentando que el cierre podría ser aún mayor, de entre 10.000 y 12.000 oficinas.

La política de cierre es más estricta en el marco europeo que en el español. Los internautas recordaron que Europa obliga a que los bancos que acudan a la subasta de entidades nacionalizadas tengan que cerrar las oficinas que se ganen en el territorio afectado, por lo que la misma determinación podría aplicarse en el caso de la banca española si el dinero para reformar el sistema procede de las arcas comunitarias. Además, podrían producirse modificaciones que afecten a los altos cargos, tanto en cuanto a sus salarios como en cuanto a los nombres de quienes ostenten estos puestos.

Sobre estos recortes, los internautas se mostraron mayoritariamente convencidos de que el ajuste de plantilla es necesario. En España `hay el doble de oficinas bancarias que en Alemania´ y a ello se suma que `la realidad es que no hay un duro, ni créditos por muchos años, ni inversiones, y que por esa simple lógica tendrán que cerrar muchas oficinas y desaparecerán muchas entidades´. A estas conclusiones llegará la Troika cuando pise suelo español: `va a alucinar con nuestro sistema financiero´, comentó un lector. Sin embargo, también se recordaron los efectos perjudiciales de enviar a la cola del paro a esos 35.000 empleados. Habrá, en definitiva, `35.000 hipotecas más sin pagar´ y una `pérdida de consumo´ que no beneficiará a la economía. Algunos propusieron como alternativa al despido masivo una `bajada de sueldo a toda la clase bancaria, consejeros incluidos´, para evitar engrosar la lista de parados, aunque la mayoría reconoció que esta tarea no contribuiría a solucionar los problemas del sector.

En otro orden de cosas, la opinión pública también debatió sobre hasta qué punto la suma millonaria que se hará llegar a la banca servirá para que vuelva a fluir en crédito, reactivando la economía en general y el tejido empresarial en particular. Nada más lejos de la realidad. Son pocos los que esperan tiempos mejores para la concesión de créditos, y las palabras del Ejecutivo tienen, en estos casos, un efecto casi nulo en los internautas. Se ha comentado en tantas ocasiones que la entrega de dinero al sector financiero se traduciría en más dinero para la economía real, que la historia se ha convertido en `el cuento del lobo´ del Ejecutivo.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...