edición: 3025 , Viernes, 7 agosto 2020
12/12/2011
Europa avanza

La opinión pública aplaude el acuerdo fiscal logrado en Bruselas, pero critica que se entreguen fondos al FMI

Los lectores echaron en falta la creación de eurobonos y se mostraron comprensivos con la negativa británica a suscribir el pacto
La creación de un Gobierno fijo para la UE formó parte de las demandas de los internautas, que piden más rapidez y seriedad en la toma de decisiones
ICNr

El acuerdo alcanzado el pasado viernes por los países de la zona euro y otros Estados miembros de la UE, excepto la `euroescéptica´ Gran Bretaña, fue sin duda la noticia económica más leída y comentada por la opinión pública en la red durante el fin de semana. El pacto que traerá una `nueva Europa´ más integrada en materia de fiscalidad, con sus taras o carencias, recibió críticas en relación con algunos de sus métodos, como la cesión de 200.000 millones al FMI para su reparto entre los países de la eurozona que precisen ayudas, aunque al menos se alabó que la tozudez británica haya dado como resultado una eficaz voluntad de consenso por parte de un amplio número de países. El euro parece quedar a salvo y, aunque no se alcanzaron algunas de las metas que muchos lectores venían reclamando desde hace tiempo –como los eurobonos-, éstos celebraron que se haya dado un necesario avance y que las diferencias de criterios y tiranteces entre líderes no se haya traducido, finalmente, en una ruptura del euro.

Más duras fueron las reacciones de los lectores contra el FMI, después de que la institución, a través de su economista jefe Oliver Blanchard, declarara ayer que el acuerdo alcanzado no es solución suficiente. Blanchard aseguró que, aunque `lo que sucedió la semana pasada es importante´, es parte de la solución, pero `no es la solución´ y recordó también que `mucha de la volatilidad viene en los Estados de Europa por mostrar la diversidad de opiniones y la incapacidad para llegar a un proceso de decisión lógica´. Unas declaraciones que los internautas censuraron, al considerar que es obvio que se trata de un primer paso, pero que el hecho de que el Fondo lo subraye supone un auténtico jarro de agua fría en medio del optimismo que gira en torno al nuevo pacto.

`No hay que ser muy perspicaz´, comentaron varios lectores al compartir la noticia vía Twitter, para darse cuenta de que no hemos llegado a la solución completa. Algunos internautas fueron más allá y señalaron que el acuerdo europeo es sólo una forma de instrumentar una `cortina de humo´ para luego `tomar otras decisiones´ que queden, así, justificadas. Pero, sobre todo, fueron muchos los que criticaron que el FMI dé lecciones cuando su gestión ante la crisis no ha sido la que cabía esperar. Los internautas siguen considerando a la institución como la gran aliada de bancos e inversores y, por ende, contraria a los intereses de los ciudadanos, que culpan precisamente a las entidades financieras por haberles convertido en los sufridores de una crisis provocada por otros. Y es que los ciudadanos `no inventaron el euro, ni montaron la burbuja inmobiliaria en EEUU o en España”.

Sin embargo, por mucho que pese, para muchos lectores bajo las palabras del FMI se encierra una gran verdad: aunque el euro era una buena idea, su éxito resulta imposible porque `en su propia naturaleza de creación estaba intrínseco el que tantos líderes que van cambiando sucesivamente debían ponerse necesariamente de acuerdo´. Por eso, algunos evidenciaron que es necesaria una mayor integración y determinación en la toma de decisiones y que hay que seguir trabajando en la misma línea si se quiere lograr una necesaria unión fuerte.

En esta línea, era de esperar que un organismo independiente como el FMI se pronunciara en este sentido, sobre todo porque, tal y como recordó un lector, si la disciplina fiscal acordada se hubiera adoptado al crear el euro, hubiera servido para evitar la crisis de la deuda soberana. Así, se percibe que se ha esperado al peor momento –o, lo que es peor, podría ser demasiado tarde-, porque los estados de la eurozona `están desequilibrados y los mercados no esperan´.

Por eso se valoró negativamente que no se llegara a un consenso con respecto a la emisión de deuda soberana de forma conjunta, a través de los demandados eurobonos, aunque parece lógico que `Alemania no quiera pagar tres veces más por los intereses de su deuda´. En todo caso, los lectores tacharon la política de Merkel como la más insolidaria de la eurozona y achacaron este comportamiento a algo más profundo que la falta de consenso: la crisis de identidad que afecta a la eurozona y que provoca que, en momentos clave como el actual, no exista una base ideológica sobre la que sentar una malla económica firme. Además, no vale sólo con intentar unificar criterios puramente económicos y mercantiles, como se viene haciendo, sino que es necesario alcanzar una cierta unidad jurídica en otras materias, como la laboral, para que el conjunto funcione adecuadamente. Y, para ello, resulta imprescindible contar con un Gobierno permanente, `como cualquier Estado´, con `su primer ministro y su gabinete´. De lo contrario, si no hay nadie responsable, `las riendas las acaban tomando Alemania y Francia´.

En cuanto a Reino Unido, la opinión pública no fue excesivamente crítica con los británicos por desmarcarse del pacto –a pesar de que los medios sí lo hicieran- cuando ` ellos no parieron el euro y han tenido que devaluar la libra para salir adelante´. No es justo, en este sentido, que con el desastre financiero del euro `quieran intervenirles en las regulaciones del mercado financiero de la City´. Lo peor para los británicos es que cabe la posibilidad de que `el resquemor de los anglos provoque una avalancha de solicitudes de recogida de los recursos detrás de los ETF´. En este sentido, la campana del fin de la banca de inversión comienza a sonar estos días, según algunos lectores: “MF Global sólo es la punta del iceberg del Titanic EEUU-Reino Unido, que va a hacerse pedazos´.

Y en lo que toca a España, la opinión pública se preguntó cómo influirá el acuerdo en los problemas reales e inmediatos de la economía nacional, especialmente, el paro. En este sentido, para algunos, el mayor problema del país es el desempleo, y no tanto la deuda, y `esto no se va a solucionar con el famoso acuerdo´.

FONDOS PARA EL FMI

Entre todas las medidas aprobadas el pasado viernes, la gran protagonista fue la aportación de 200.000 millones de euros al FMI para contar, así, con un nuevo instrumento en el combate a corto plazo contra la crisis de deuda y, con ello, frenar también el contagio a España e Italia. Una decisión que aplaudió el propio FMI. La directora gerente del Fondo, Christine Lagarde, confirmó este fin de semana la decisión y la calificó como "buen paso en la buena dirección" el plan adoptado por los líderes europeos para combatir la crisis de deuda.

Para muchos internautas, no es casual que el BCE no pueda prestar directamente dinero a los gobiernos con problemas. Algo que, por otro lado, deja totalmente desprotegidos a los países europeos. Prestar dinero al FMI para que éste, a su vez, se lo traspase a los gobiernos europeos, no sólo es una vía alternativa de ayuda, sino también una forma de imponer `la disciplina del neoliberalismo´ sin que Europa tenga que mancharse las manos. De este modo, Alemania y Francia, `los países más incumplidores del Pacto de Estabilidad referido al déficit y deuda, prestan con intereses al FMI para que éste preste con interés a europeos y periféricos y, de paso, imponga su disciplina´.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...