La opinión pública, en oposición
edición: 2535 , Lunes, 20 agosto 2018
26/10/2012
Desempleo y ejecuciones hipotecarias, a debate

La opinión pública, en oposición unánime al Gobierno tras constatar que la reforma laboral ha disparado el número de ERE

Las cifras publicadas ayer por el Ministerio de Trabajo revelan que se aprobaron un 69,7 por ciento más de Expedientes de Regulación de Empleo que en el mismo periodo de 2011
El suicidio de un desahuciado y la negativa del CGPJ a acoger un informe sobre las consecuencias de la Ley Hipotecaria reabren el debate sobre la dación en pago y el Código de Buenas Prácticas
ICNr

Si el pasado miércoles la opinión pública puso el grito en el cielo tras conocer las diferencias salariales entre el sector privado y el público (de un 30 por ciento de media), ayer le tocó  turno a la reforma laboral y sus consecuencias. Según reveló ayer el Boletín de Estadísticas Laborales (BEL) del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, los expedientes de regulación de empleo (ERE) autorizados o comunicados entre enero y agosto de este año ascendieron a 22.007, un 69,7 por ciento más que en el mismo período de 2011, mientras que el número de afectados por ellos ha crecido un 53,3 por ciento, hasta alcanzar 299.021 asalariados. Independientemente del papel que haya jugado la recesión y el ahondamiento en la crisis económica que atraviesa el país durante lo que va de año, los internautas aseguraron con rotundidad que la reforma del pasado mes de marzo tiene mucho que ver con esta nueva realidad. La estadística se convirtió en una auténtica bomba mediática, de la mano del otro gran tema del día: el suicidio de un ciudadano poco antes de que su vivienda fuera embargada.

La enorme tasa de paro que sufre el país y el drama de los desahucios, dos de los puntos más sensibles para la opinión pública, ganaron ayer protagonismo en la web a través de dos noticias que sirvieron para ilustrar el clima de desesperación que impera entre los internautas. Si los ciudadanos perciben desde hace meses que el Gobierno no hace todo lo que está en su mano por proteger a las personas que han perdido su fuente de ingresos, los datos de ayer no hicieron sino confirmar que, en caso de seguir por este camino, la situación empeorará, y lo hará precisamente por culpa de la ineficacia del Ejecutivo. En este sentido, para los lectores, el hecho de que avance a tal ritmo el número de EREs es la prueba más clara de que la reforma laboral se creó con el único fin de destruir empleo para abaratar la contratación posterior de mano de obra más barata y, a raíz de las cifras reveladas ayer, esta teoría encuentra un importante apoyo fáctico.

Las cifras no son para menos, y el alza de casi el 70 por ciento con respecto al año anterior sólo puede significar, a juicio de los lectores, que toda la `bondad´ de la reforma laboral está en favorecer a los empresarios. ` Esta es una muestra , quizá la mas clara, de la finalidad de la reforma laboral y también de la política económica del Gobierno. ¿La reforma laboral no era para crear empleo, y no una herramienta para abaratar el despido? Pues los números dicen lo contrario´, sentenció un lector. Así, aunque las partes interesadas `pueden hacer los análisis que quieran´, los números `son estos´ y la intención, cristalina: las empresas pueden `despedir casi gratis y quitarse trabajadores como si fuesen un trapo, sobre todo los de 40 y 50 años, y cambiarlos por becarios que trabajan gratis´.

La otra cara de la moneda está en que, el hecho de que tener trabajadores sea cada vez más barato -tanto por su salario como por el coste de su despido-, no hace sino abrir aún más la brecha salarial que separa a las clases más pudientes de las que lo son menos, y lo que es peor, esa tendencia que marca la reforma laboral podría instaurarse y convertirse en regla general aún cuando la crisis pase de largo. En este punto, los lectores aseguraron que el Ejecutivo está aprovechando la coyuntura económica para dar pasos atrás en los derechos de los trabajadores e introducir medidas que, más que `flexibilizar´ el mercado del trabajo, creen un estado de competencia salvaje entre los empleados que sólo puede llevar a empeorar y rebajar cada vez más sus condiciones. En definitiva, cuanto más se rebajen los mínimos y más margen de negociación se permita al empresario, más se perjudicará a la parte más débil de la relación.

Las consecuencias del nuevo marco laboral, además, no se dejan notar sólo entre los trabajadores. También los pequeños empresarios y autónomos se ven asfixiados por esta y otras políticas (como las fiscales). `Buena la hizo el Gobierno con la reforma laboral... y digo buena, porque nos han estafado a todos.... Han querido, en connivencia con grandes compañías, limpiar el mercado laboral Español de pymes y autónomos para monopolizar gran parte de los productos que consumimos, y lo han conseguido. Las grandes compañías son las que están detrás de todos estos despidos´, aseguró un lector. En definitiva, mientras se maltrata al pequeño empresario y a los trabajadores, las empresas de mayor tamaño serían las grandes beneficiadas por la política del Gobierno. Claro que, según se apuntó, este tipo de medidas eran las que cabía esperar si se tiene en cuenta que el PP es la opción liberalista del panorama político español y que, como tal, siempre antepone la desrregulación, aún cuando tome `forma de despido libre´ para, supuestamente, aumentar la demanda de empleo. `La reforma laboral, aparte de ser el mayor robo de derechos de la historia, ha acelerado el paro exponencialmente y creado una sensación de inseguridad en todos los trabajadores sea fijos, no fijos, funcionarios,autonomos,etc.´, sentenció otro lector. Sólo falta esperar a los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) que se publica hoy para constatar el efecto de la reforma. Será entonces, ironizó un lector, cuando `se confirmará lo que la lógica económica dice: abaratar el despido en contexto recesivo aumenta la contratación (¿o era al revés?), porque está claro que toda es gente despedida no ha ido a la calle, ¡ha encontrado trabajo casi enseguida! ¡por eso mañana los datos de empleo nos van a dar por fin una alegría!´

La conclusión, por tanto, es que el resultado del nuevo marco laboral es `exactamente el contrario al prometido por el PP´. `Se dijo que se abarataría la contratación, pero no el despido, y sólo se abarata el despido, así que hay mas paro´. No faltaron, sin embargo, voces que defendieron otras causas para el alza en el número de EREs. `No es problema de la reforma laboral, es de las empresas que van al cuello. ¿O creéis que las empresas lo hacen por gusto? Por supuesto es mejor estar prisionero de la empresa, tener que ir a trabajar y cuando llega final de mes, no lo siento, este mes no tengo dinero para pagarte y sorpresa tampoco tengo para despedirte. Así si quieres te vas tu sin cobrar nada y tampoco paro´, resaltó un lector.

LOS DESAHUCIOS, EN EL PUNTO DE MIRA

Pero, más allá de las cifras de despidos y de las previsiones de desempleo, la noticia que más reacciones provocó entre los internautas durante la jornada de ayer fue, sin duda, el caso del suicidio de un deudor a punto de ser desahuciado en Granada. La noticia se convirtió en el paradigma del drama que supone para miles de familias el hecho de perder su casa y, en la mayoría de los casos, arrastrar una deuda posterior difícil de asumir con la entidad bancaria, y reabrió el debate sobre la dación en pago, la revisión de la Ley Hipotecaria y la ineficacia del Código de Buenas Prácticas suscrito por distintos bancos. La reacción de los ciudadanos fue prácticamente unánime: ante noticias como esta y tantas otras que a diario suceden, `sólo nos quedan dos cosas, porque de nuestra clase política o judicial (véase noticia de ayer del Consejo General del Poder Judicial) no se puede esperar nada: una, darle nuestras más sinceras condolencias a su familia y dos, actuar´.

Los lectores se refieren al hecho de que el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) no asumiera en su pleno del miércoles el informe coordinado por el vocal Manuel Almenar, en cuyo anexo se critica duramente el actual sistema de desahucios. El texto, filtrado a la prensa, propone diversas medidas para modificar el procedimiento de ejecución hipotecaria, calificado en el texto como `privilegiado´ para los intereses de los bancos, aunque su contenido, según se aseguró desde el CGPJ, no fue `formalmente aprobado por el grupo de magistrados responsable de la elaboración´, por lo que el órgano de gobierno de los jueces se limitó a señalar que no asumía su contenido y que tan siquiera lo sometía a debate.

Con este panorama, la opinión pública volvió a criticar la distancia que separa a los ciudadanos de la clase política y la judicial y, aunque alabó que existan jueces defensores de un sistema más justo para los deudores hipotecarios, la regla general sigue siendo la de mantener un sistema que se ha demostrado sobradamente injusto para los ciudadanos. `En España protegemos a los bancos, y no a los ciudadanos´, aseguró un lector. En este sentido, se consideró `intolerable´ que no se establezcan cauces para evitar desahucios. `Es imperdonable que el Gobierno de turno, sea del color que sea, agilice, promueva y ejecute con toda la celeridad del mundo los rescates a Bankia y demás entidades en quiebra. Para los defraudadores y pésimos ejecutivos hay premios, pero para un desahuciado de la vida se sirve hasta de la policía para intimidar aún más a quien van a echar de su casa´. Se habló, además, de la cara no económica de la crisis: `Algún día alguien debería publicar un estudio serio de las consecuencias de esta crisis sobre la salud física y mental de la población, además de las consecuencias sobre la estructura social de la población (y ya de paso acusar a los responsables) Hay gente que está pagando muy cara esta crisis, y no me refiero al coste económico´.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...