edición: 2941 , Lunes, 6 abril 2020
15/01/2013
El esfuerzo fiscal de España, el más alto de Europa

La opinión pública justifica el `pequeño fraude fiscal´ por razones de justicia económica

Un informe de los Asesores Fiscales se convierte en foro para reclamar rebajas en materia de impuestos y para apoyar la insurrección fiscal
Se distingue entre el fraude de las grandes empresas y fortunas, no tolerado por los lectores, y el de pequeños contribuyentes y pymes, necesario por supervivencia
ICNr

El peso de los impuestos en España como uno de los grandes lastres para la economía española se convirtió ayer en una de las noticias protagonistas de la jornada a raíz de las cifras reveladas por la Asociación Española de Asesores Fiscales y Gestores Tributarios (Asefiget). Según sus cálculos, tras las últimas subidas de impuestos, el esfuerzo fiscal en España se sitúa en torno al 40 por ciento, el más elevado de la Eurozona. Y aunque se trata de una verdad a voces, no por ello se perdió la oportunidad de arremeter contra la política fiscal del Gobierno. Una política que, a juicio de la opinión pública, cierra la puerta a cualquier posibilidad de crecimiento y casi obliga a `buscar la trampa´ para que, precisamente, el nivel de desembolso sea factible y justo, en contra de lo que caracteriza al actual mapa tributario.

Paralelamente, según la estadística de Asefiget, la presión fiscal, como indicador que mide el volumen de impuestos recaudados en un país en función de su PIB, se ha desplomado, algo que resultaba `previsible e inevitable´ en un país en el que cada vez se realizan menos transacciones económicas, se destruyen más empresas, se cobran más subsidios de desempleo y cotizan menos personas a la Seguridad Social. Ello se traduce, según algunos lectores, en que cada vez menos manos soportan el peso de la recaudación, en un momento en el que los impuestos no dejan de subir pero, a la vez, aumentan los supuestos de personas que, por su falta de ingresos, aportan muy poco a las arcas públicas.

Para la Asociación, por su parte, lo más preocupante es que el Ejecutivo haya pretendido resolver esta situación a base de aumentar el esfuerzo fiscal, y ello porque es una realidad que cuando los contribuyentes no pueden pagar más, buscan la forma de eludir algunos de los pagos que la ley les exige como respuesta a ese `esfuerzo extra´ que, como en este caso, los ciudadanos consideran injusto. `Esto es lo que algunos analistas llaman fraude cuando, en realidad, es una cuestión de justicia contributiva y, sobre todo, de supervivencia´, reza el análisis.

Es más, se apunta en el estudio que el aumento del esfuerzo fiscal, en general, no contribuye a aliviar la presión fiscal, sino más bien `justo al contrario: el aumento de impuestos hace que la recaudación tributaria sea menor´. Esta máxima, defendida hasta la saciedad por la opinión pública desde hace meses, volvió a ponerse en boca de muchos internautas, que defendieron además que, si alguien debe ajustarse el cinturón, es precisamente la Administración pública. Lo mismo se opinó desde Asefiget: la Asociación indicó al Ejecutivo que los 100.000 millones de euros que se podrían ahorrar reajustando la Administración Pública se los deben a los contribuyentes `por una cuestión ética y de responsabilidad política´.

Los internautas fueron muy duros en sus comentarios con el Ministerio que defiende Cristóbal Montoro, llegando a asegurar que la situación que denuncia el estudio `es por culpa de que se creen que la curva de Laffer es un capítulo de los Simpson´. El esfuerzo fiscal en España, según denunciaron los lectores, es `de verdad el más alto de Europa y sin discusión, incrementado además por la jaula de grillos autonómica´. Además, también hubo críticas a la falta de proporcionalidad en los escalones de renta y del peso tributario en general, que recae especialmente en los ciudadanos con pocos ingresos, obligados a soportar una imposición indirecta elevadísima –con el IVA como paradigma-, no proporcional a la capacidad económica y, por tanto, injusta. Se denunció, en este sentido, que no es lo mismo `pagar un 24,5 por ciento de un sueldo de 1.000 euros que un 30 por ciento del de 2.500´, y que las rentas más ajustadas soportan en mayor medida el peso de la imposición pública. 

La situación actual va también en contra del propio discurso preelectoral de Mariano Rajoy, y esa es una realidad que nunca olvidan los internautas. Se trata, sin duda, de la promesa rota que más quita el sueño a la opinión pública. De ese momento se recuerda cómo `Rajoy creía que no era momento de aumentar la presión fiscal porque mermaría el consumo, y lo tachaba de irresponsable´, algo que, con `la excusa del déficit´ quedó en palabras vacías una vez iniciado su mandato. Pero, sobre todo, los lectores censuran que el esfuerzo fiscal de los españoles sea el equivalente al de países como Suecia, mientras `los servicios están a la altura de los de Grecia, y con la corrupción de Burundi´. Ello es la prueba directa de que hay mucho dinero en España que se queda en el camino, y de ello tiene gran culpa el diseño autonómico del país. De ahí que se reclamara, como en otras ocasiones, un importante cambio de modelo que, pese a las promesas del Gobierno, parece no llegar nunca. Lo mismo se aplica a la reducción de empresas públicas, entre otros puntos: todo son `buenas intenciones´ y normas que `se quedan en papel mojado´ pero, en la práctica, `los únicos que se ajustan el cinturón son los contribuyentes´.

La consecuencia directa es el cada vez menor respeto hacia el Ejecutivo y la justificación cada vez mayor de la insurrección fiscal. Los internautas diferenciaron entre lo que llaman `fraude´ -que se identifica con las prácticas defraudatorias de las grandes empresas o con las de contribuyentes de grandes ingresos, injustificadas, a su juicio- y las estratagemas de simple `justicia´ que llevan a cabo los contribuyentes `comunes´ como vía para intentar sobrevivir al aumento indiscriminado de impuestos, sobre todo desde los cambios producidos el pasado año. Se habla de las grandes empresas españolas como entes que soportan un esfuerzo fiscal `mínimo´: `Pagan de media un 5 por ciento de lo que ingresan, y las medianas un 15 por ciento. Y eso de lo que contabilizan. ¿Cómo no va a estar España en la ruina?´, censuró un lector. En la misma línea, Suecia se volvió a poner como ejemplo para ilustrar que, a pesar de que la presión fiscal de la clase trabajadora es prácticamente igual que en España, allí `se recauda casi el 50 por ciento del PIB en impuestos, mientras que en España no se llega casi al 32´. El motivo: `el fraude fiscal es del doble que en toda Suecia y las leyes en España favorecen a quien tiene dinero´, concluyó un lector. 

Aun así, también hubo críticas para la alta fiscalidad que soportan las empresas en España, que se encuentra lejos de la que existe en otros países del entorno europeo. Ello supone, según la visión de los lectores, una auténtica lacra para la instalación de empresas en territorio nacional, lo que en la práctica, se traduce finalmente en menos recaudación por este concepto y en más fraude por parte de las empresas que se quedan. 

Por todo ello, se puso en duda la fórmula de aumentar impuestos como solución absoluta a la falta de recaudación, y se echó de menos que el Gobierno tenga en cuenta la realidad social y económica del país, especialmente en lo referente al común de los contribuyentes y a las pequeñas y medianas empresas. Éstas son, precisamente, las que más sufren la crisis, en gran parte por culpa de los retrasos en el pago por parte de la propia Administración, pero también por la caída del consumo y la falta de incentivos fiscales y ayudas, a lo que se suma, como guinda del pastel, la falta de crédito.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...