edición: 2361 , Lunes, 11 diciembre 2017
17/12/2012
Los ciudadanos dan por hecho que España pedirá la ayuda del BCE

La opinión pública pide a Rajoy certeza ante la incertidumbre sobre el déficit y la solicitud del rescate

Las evasivas del Gobierno y la falta de claridad sobre cuál es el límite para solicitar la ayuda de Europa centran el debate en la red
ICNr

Que el próximo año traerá de la mano el temido rescate de la economía española sobre el que tanto se ha especulado durante los últimos meses es algo que la opinión pública da por hecho, pero ¿cuál es el detonante o `empujón´ necesario para que Rajoy dé el paso definitivo? ¿Tiene un plan en presidente o su estrategia es jugar al despiste mientras la situación lo permita? Son algunas de las incógnitas a la que trataron de dar respuesta los internautas durante el fin de semana. El presidente, en su línea más `gallega´, siguió haciendo gala el viernes de su espíritu dubitativo y esquivo, al asegurar en la rueda de prensa posterior al Consejo Europeo que el país no tiene ningún problema de acceso a los mercados de deuda para financiarse y que no lo tendrá en el futuro, sin aclarar si el Gobierno optará finalmente por pedir el rescate. Como motivo, el mismo de siempre: la petición de ayuda está vinculada a la necesidad y conveniencia del momento económico. Pero nadie sabe cuál.

`España no va a tener ningún problema de acceso a los mercados´, declaró en relación a la situación de las finanzas españolas y la posibilidad de que el país se pueda ver obligado a acudir al fondo de rescate europeo porque los inversores pidan unos intereses demasiados altos en las subastas de deuda. `No lo ha hecho nunca´. Y recordó los resultados de la última subasta de deuda, por la que se colocaron bonos a 3, 5 y 28 años en una emisión que `fue muy bien´. Por eso, en cuanto al rescate, se limitó a señalar, muy `a la gallega´, que `cuando convenga y si conviene, lo haremos, si no (conviene), no lo haremos´. Lo único descartado es que, a día de hoy, el Gobierno haya considerado necesario pedirlo. O eso asegura el presidente. En cualquier caso, aseguró que España no renunciará al instrumento creado por el Banco Central Europeo (BCE) ni dirá que no lo va a usar en ninguna ocasión porque lo hará si es `necesario, conveniente y lo que interesa a los españoles´, como ya ocurrió en su día con el saneamiento del sistema financiero.

El hecho de que Rajoy evada este debate comienza a cansar a la opinión pública, harta de que el Gobierno niegue la mayor hasta la saciedad para acabar haciendo justo lo contrario de lo que se dijo que se haría. Los ejemplos abundan: subida del IVA, subida del IRPF, recortes en sanidad y en educación, depreciación de las pensiones... La palabra de Rajoy resulta muy poco valiosa para los lectores, de ahí que esté tan claro que habrá rescate. Pero los ciudadanos necesitan certeza en medio de tanta incertidumbre y, por tanto, esperar al año próximo no tiene demasiado sentido si la realidad va a ser la misma. `Nadie puede afirmar que podremos financiarnos, ya hemos visto lo vulnerables que somos a los acontecimientos exteriors, y ¿qué pasaría si gana Berlusconi o la izquierda en Italia? La prima se pone en 600´, aseguró un lector. 

Ello no quiere decir que el presidente cuente con el apoyo de los ciudadanos, ni mucho menos. El rescate se vive como sinónimo de pérdida de hegemonía y el ejemplo de las recomendaciones del BCE la semana pasada -la institución pidió a España modificar los presupuestos de 2013 para que el país logre cumplir con el déficit previsto para 2014- sigue latente en los comentarios de los lectores. No se quiere una España diseñada al gusto de Merkel y, desde luego, no se quiere ahondar en la austeridad que asfixia a los ciudadanos. El grado de sacrificio al que hacen frente a día de hoy los contribuyentes se concibe como el grado máximo tolerable. Por tanto, toda medida que implique aumentar esa presión fiscal -y pedir ayuda a Europa sería una de ellas- debe descartarse.

Rajoy, `no debería pedir el rescate´ teniendo en cuenta que `ya está desangrando a los españoles para pagar la financiación de la deuda´. Para los lectores, resulta obvio que el Ejecutivo está lapidando las posibilidades de recuperación e incluso de supervivencia de muchas familias, a través de una presion fscal que para muchos es insostenible. `¿Cuándo nos daremos cuenta de que nos han robado y se han repartido nuestro dinero entre políticos y banqueros?´, señaló un lector. Y todo para lograr un fin que, en la práctica, no se está consiguiendo. El objetivo de déficit promete traducirse en nuevas medidas y la opinión pública no está dispuesta a llevar a cabo nuevos esfuerzos cuando, en la práctica, los ciudadanos son los únicos que están pagando el precio de la crisis. 

UN OBJETIVO DIFÍCIL DE ALCANZAR

Sobre este punto, Rajoy sigue sin dar grandes pistas. Sí aseguró el pasado viernes que la Comisión Europea no ha pedido más ajustes a España para 2012 ni para 2013 y que los datos finales se conocerán cuando cierre la ejecución presupuestaria. `Ya veremos la cifra´, aseguró, subrayando la `obligación´que supone corregir el déficit. A su juicio, perseguir el objetivo marcado por Bruselas `es imprescindible para España hoy si quiere crecer y generar empleo´. Defendió, además, las medidas adoptadas hasta ahora han sido `equilibradas y equitativas´, un punto con el que no estuvieron nada de acuerdo los internautas. 

Existen dos visions totalmente opuestas de la situación actual: para Rajoy, las iniciativas antidéficit han afectado tanto a los gastos como a los ingresos y a todo tipo de ciudadanos, a los que están en una situación muy complicada y a los que están mejor, aunque siempre intentando perjudicar menos a los más débiles. Para los internautas, al contrario, la clave está en que, de un lado, el ajuste se ha llevado a cabo principalmente vía ingresos –y exigiendo un esfuerzo muy elevado y casi inasumible para las clases medias que no es proporcional al de las rentas más altas-, a lo que se suma que el destino del dinero recaudado no es el más conveniente. Para los lectores, existe la clara percepción de que el fruto de su esfuerzo queda absorbido por la rueda de gasto estructural de la Administración, por los intereses de la deuda y, lo más censurable, por la cobertura de aquellas instituciones, como la banca, que han demostrado su ineficiencia y provocado en gran medida la crisis. 


Además, se recordó que, por mucho que Rajoy trate de evitarlo, no cabe duda de que Europa exigirá más de cara a 2013, y lo hará pronto. Más aún cuando Merkel pase el trago de las elecciones federales de octubre del año próximo. Para algunos internautas, será después de ese momento cuando la canciller saque `toda su artillería´. Rescate en mano y con un poder politico renovado  -del que pocos dudan-, se impondrán `nuevos y duros recortes´, y `sabremos quién manda en Europa, por si no nos ha quedado claro todavía´. 

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...