edición: 2366 , Lunes, 18 diciembre 2017
13/07/2012
Reducción del déficit público

La opinión pública pide a Rajoy que apriete las tuercas a las comunidades autónomas

Los internautas señalan que el sacrificio de los contribuyentes no se corresponde con el que están llevando a cabo las autonomías o el propio Estado
Mariano Rajoy, presidente del Gobierno
ICNr

Los recortes anunciados el pasado miércoles por Rajoy en el Congreso dejaron fuera a las comunidades autónomas, un detalle que no se le escapó a la opinión pública y que le valió al presidente del Gobierno más de una crítica. Rajoy tan sólo animó a las comunidades y ayuntamientos a tomar medidas como las adoptadas por el Gobierno central, tal y como ya se hizo a principios de la semana, aunque tal recordatorio, a juicio de los lectores, resulta a todas luces insuficiente. Ayer se pidió, por ejemplo, que se tomen medidas para obligar a las comunidades autónomas a eliminar empresas públicas que sobran, de acuerdo con el plan establecido. A día de hoy, de las 600 que deberán haber desaparecido, sólo se han liquidado dos, según el secretario de Estado de Administraciones Públicas.

Mientras, el Ejecutivo central se ha centrado en extinguir 24 sociedades y desinvertir en 8, acelerando además la liquidación de otras 13. Es ese el camino que defiende el Gobierno y también los internautas, que criticaron ayer la injusticia que supone que los recortes a la generalidad de la ciudadanía se apliquen `de un día para otro´ mientras existen determinadas capas de la estructura social a las que se permite cierta demora. Ello introduce una desigualdad que no gustó a los lectores, y que incrementa el descontento con respecto al paquete de medidas que el Gobierno aprobará, previsiblemente, mañana viernes. Si se atiende a las cifras de todas las Administraciones públicas, en marzo existían 4.000 empresas, fundaciones, consorcios y entidades públicas, y alrededor del 90 por ciento de ellas se encontraban participadas por comunidades y ayuntamientos. Sólo unas 400 dependían de la Administración central.

EL PROBLEMA DEL ENCHUFISMO

La razón del retraso no es otra que el `enorme grado de enchufismo´ que existe en las empresas públicas, o al menos así lo aseguró la opinión pública. `¿Cómo van a cerrarlas si tienen colocados a miles de simpatizantes de partidos y amigos?´, criticó un lector. Se acusó además al propio Partido Popular de no estar haciendo sus deberes en las autonomías, dada su alta presencia en ellas, aunque otros matizaron que el PP sólo aumentó su representación local a partir de las elecciones de mayo de 2011 y que, por ende, muchas de las empresas que deben eliminarse son `nidos socialistas´, como ocurre con el `entramado socialista de Andalucía´.

Los internautas coincidieron en que cualquiera que esté `un poco en contacto con la Administración local´ sabe que las empresas a este nivel `están llenas de hijos, hermanos, primos, amigos y demás conocidos de los políticos´, y ese es el gran motivo por el que `se están resistiendo tanto´. `Es como cargarse la Diputación, si la gente supiera los sueldos dobles que tiene esta gente... ¿Cómo quieren que aceptemos los recortes si no atajan estas injusticias?´, censuró, en la misma línea que otros muchos, un internauta.

Las autonomías recibieron, en este contexto, duras críticas por su propia naturaleza y por sus prácticas habituales. `Se creen reinos independientes´, aseguró un lector, que comentó que éstas resultan `insolidarias y muy caras de mantener´ debido principalmente a la existencia de Parlamentos con un gran número de diputados -que deberían adelgazar considerablemente-, duplicidades con la Administración central que deberían eliminarse, o la existencia de un número exagerado de televisiones autonómicas, entre otras muchas cosas. En este entramado, el papel de las empresas públicas a nivel autonómico y local goza de una dudosa fama. Los lectores consideran que estas empresas `sólo sirven para malversar el dinero público y colocar, de paso, a la gente de los partidos políticos´ que, por otro lado, `cobra también del erario público por la cara´, y cuyos sueldos son `mucho mayores que los de los funcionarios públicos que tuvieron que aprobar una oposición´.

De todo este sentimiento de indignación generalizada surgen partidarios de la desobediencia al Estado. Se pidió no cumplir con la parte propia del recorte –en la medida de lo posible- hasta que la propia Administración haga sus deberes, que son muchos. `Esto es un cachondeo, o se recortan ellos o el mensaje es que nos vayamos todos a la economía sumergida, la insumisión fiscal o directamente nos vayamos a otro país más serio y responsable como las Islas Salomón ó Botswana´, reclamó un lector.  Lo contrario resultaría, simplemente, demasiado injusto teniendo en cuenta el gran esfuerzo que ya se ha llevado a cabo en los últimos meses por parte de la ciudadanía.

Incluso se aseguró que tal vez en la situación actual debería replantearse la existencia misma de las comunidades autónomas tal y como las conocemos. Y es que, a juicio de muchos, el experimento de su creación, que vino de la mano de la llegada de la democracia, no ha tenido un resultado satisfactorio, a juzgar por `su ineficiencia económica y política´. En este sentido, hubo quien aseguró que las autonomías sólo sirven para `chupar del frasco´ y `dividir el país´, por lo que se pidió desde distintos foros su intervención en caso de incumplimiento y una reforma integral de su estructura y competencias en general. De lo contrario, el `experimento autonómico´ será un fracaso.

CONTROLAR EL DÉFICIT AUTONÓMICO

El déficit autonómico constituyó el epicentro del debate sobre las autonomías, un debate alimentado por el hecho de que el Gobierno pidiera ayer  más esfuerzos a las comunidades autónomas, en el seno del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) para cumplir los nuevos objetivos de déficit pactados con Bruselas. El objetivo del 1,5 por ciento se mantendrá para las autonomías durante este año, según aseguró ayer la prensa, y ello a pesar del margen adicional -Bruselas permitirá cerrar el ejercicio con un 6,3 por ciento en lugar de con un 5,3- que ha dado Europa. Todo indica que será la administración central la que utilice a su favor ese nuevo margen, algo que, en general, fue aceptado por la opinión pública.

El Gobierno también se centró en la polémica herramienta de los Hispabonos, un instrumento altamente demandado por las autonomías pero que cuenta con la oposición de parte de la opinión pública. El secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta, aseguró esta misma semana que el Estado avalará finalmente las emisiones autonómicas a través de un mecanismo voluntario sujeto a una elevada condicionalidad.

Este tipo de instrumento se consideró por parte de muchos lectores como una fórmula peligrosa que podría desembocar en un mayor endeudamiento de las comunidades. Su uso alimentará que, si nadie lo impide, se mantenga el mismo clima de `desánimo y desconcierto económico´ en el que se encuentran inmersos los contribuyentes en España, dado que la lucha del Ejecutivo por acotar el gasto de las comunidades está siendo `insuficiente´. Se mantienen, en definitiva, `puestos y gastos innecesarios´ gracias a unos Gobiernos `incapaces de terminar con el gasto improductivo de este país, como son las comunidades autónomas, los Ayuntamientos,etc.´

Esta suma de circunstancias, aliñada con un claro descontento por el nuevo tijeretazo del Gobierno, llevó a los internautas a cuestionar el propio sistema democrático tal y como funciona en España. Los lectores hablaron de un bipartidismo que provoca que la política económica se encuentre atada de pies y manos por los vínculos con el sector empresarial que mantienen las dos principales fuerzas económicas del país. La vía de escape es, por tanto, diversificar para evitar el enquistamiento de la clase política en el mismo círculo de poder año tras año. Se habló, además, de la necesidad de romper lazos entre empresas y poder Ejecutivo, y de introducir más transparencia en los trámites de selección de cargos y personal público.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...