La opinión pública pide al Ejecutivo que plante
edición: 2532 , Miércoles, 15 agosto 2018
23/01/2012
Los lectores critican la `cobardía´ del Gobierno

La opinión pública pide al Ejecutivo que plante cara a Bruselas si el coste social de cumplir el objetivo de déficit se vuelve inasumible

Montoro acapara comentarios tras pedir a Bruselas un nuevo límite acorde con la situación, pero agregando que cumplirá se revise o no el actual
La credibilidad del Ejecutivo, en entredicho: la búsqueda de culpables externos que obliguen a incumplir lo prometido hace que los ciudadanos no se fíen
ICNr

Los internautas pusieron el acento durante este fin de semana en el déficit y las grandes dificultades a las que se enfrenta el Gobierno para cumplir con el objetivo del 4,4 marcado por Bruselas. El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, se convirtió en protagonista del debate a raíz de unas declaraciones a La Vanguardia, en las que consideró que Europa debe marcar un nuevo objetivo de déficit público para España en 2012 que contemple el “escenario de recesión”. La situación económica, según viene defendiendo el Gobierno desde distintos frentes desde que se alzara con el poder ejecutivo, es inesperadamente grave, y parece que ello no sólo justificará recortes no previstos, sino también una posible revisión de los objetivos marcados. En este punto, la opinión pública se divide entre una minoría que pide arrancar la tirita lo más rápido posible, y aquellos que esperan que, al contrario, se lleve a cabo el ajuste necesario con el tiempo suficiente para que los ciudadanos no se vean asfixiados.

Pero, en todo caso, lo que se pidió es que Montoro asuma su papel de liderazgo y, sea en un sentido u otro, tenga el valor de plantarle cara a Bruselas en caso de que sea necesario, ya que el `bienestar´ de la sociedad debe estar por encima de cualquier objetivo. Montoro se mantiene diplomático al garantizar que si Europa dibuja un escenario y modifica el déficit para España para 2012, `lo asumirá en su totalidad´. Pero, se revise o no el panorama económico, el ministro cumplirá en todo caso `con lo que diga Bruselas´, aunque ello implique llevar adelante como sea un plan de ajuste que, tal y como reconoce en la entrevista, no supone `conseguir la estabilidad de forma realista´.

Es en este punto donde surgen las críticas: `Montoro está perdiendo su crédito y lo que es peor, está jugando con fuego´. En este sentido, si la situación es tan grave como se pinta, no se entiende cómo ha olvidado el objetivo para el que, según los internautas, se le ha votado. `Le hemos votado para que recorte masivamente los gastos corrientes de las administraciones públicas, no para que haga pequeños retoques aquí y allí´. En definitiva, el papel de Montoro como gestor pasa por eliminar todo gasto superfluo y buscar el mayor recorte perjudicando en la menor medida posible a los ciudadanos. Y, para ello, es necesario tener en cuenta en primer lugar si la sociedad admite más ajustes a su bolsillo y si hay alternativas que no impliquen perjudicar más al grueso de la ciudadanía. Pero, sobre todo, se necesita saber cuándo decir `basta´ frente a Europa. Y, en este papel, los internautas creen que tanto el Gobierno socialista como el de derechas presentan la misma tara.

Con respecto a la posible subida del IVA, el ministro se sigue manteniendo tan tajante como en otras ocasiones. Después de un traspiés inicial, justo tras el anuncio del primer gran recorte vía impuestos del Gobierno, en el que Montoro dejó la puerta abierta a una posible subida de IVA que hizo depender de la voluntad de Bruselas, el ministro ha rectificado su rumbo y se viene mostrando, como lo hizo ayer, contundente en este punto. Eso sí, da la impresión, y así lo percibieron varios lectores, de que el ministro hacía depender en sus declaraciones la promesa de no tocar este impuesto de que Bruselas rebaje el límite de déficit marcado.

CULPAS AJENAS

Por tanto, las promesas de Montoro –y las del Gobierno, en general- tienen cada vez menos valor para la ciudadanía. La estrategia del Partido Popular de buscar culpables ajenos a su partido que les lleven a tomar decisiones dolorosas –primero el PSOE, y probablemente también Bruselas en un tiempo- hace que los miembros del Ejecutivo puedan asumir cualquier promesa sin que su palabra se vea comprometida más adelante, en caso de que el motivo por el que se ven obligados a incumplir con lo pactado venga de fuera. Por eso, `credibilidad cero´ para los miembros del Gobierno. Los ciudadanos temen lo peor y no descartan ninguna medida. Tampoco confían en que se les proteja más que a la banca o a la propia estructura Administrativa que, por el momento, permanece intacta.

La opinión pública, en este sentido, parece ir siempre un paso por delante de las declaraciones de los políticos. Si Montoro afirma que vendrán tiempos duros, es que el paro llegará a los 6 millones y que los trabajadores verán reducidos sus sueldos. Si se anuncia que habrá que tomar medidas dolorosas, se da por hecho que se reducirán las prestaciones sociales y que aumentará la desigualdad. Esta segunda lectura aleja a los políticos del discurso real de los ciudadanos, que piden palabras claras y medidas eficaces que toquen donde sea más necesario, y no sólo donde sea más fácil, porque `para eso no hace falta un cambio de Gobierno´.

PROMESAS POR CUMPLIR

La promesa de mejorar la situación del empleo parece también muy lejana y cada vez más lectores comentan que, sin una mejora clara o un mínimo síntoma que pueda despertar el optimismo de los empresarios, la contratación  seguirá igual de parada se haga la reforma laboral que se haga. Del mismo modo, los lectores también dedicaron parte de sus comentarios a la reforma financiera, una de las grandes metas de Rajoy, que `ganó las elecciones diciendo algo, que los españoles en general, no importe signo político consideramos lógico, y es que la mejor política económica es la que crea empleo y, para ello, prometió todas las reformas necesarias, la financiera, la mercado de trabajo, la reforma de las administraciones y del gasto, y la reforma fiscal´.

De esa reforma financiera se critica que el `orgullo´ impida asumir que nuestra situación es tan grave como debe serlo para que se pida ayuda a Europa, y si lo que falta es dinero, ¿para qué se ha creado un fondo europeo, estabilización financiera con 700.000 millones? Es preferible, para algunos lectores, un rescate a tiempo que seguir generando paro y hundiendo la economía. `¿No se ha rescatado a Grecia con 200.000, Portugal e Irlanda con 80.000? ¿Y por qué España, país con más paro que ellos y en situación desesperada, no puede optar a ese fondo para sanear el sistema financiero?´ En esta línea, se comentó el caso de Irlanda,  que cogió ese dinero, saneó de raiz, sus bancos y hoy crece y crea empleo, lo mismo Reino Unido que fabricó ese dinero para sanear de una vez su banca´.

Lo mismo se aplica a la modificación de la estructura de las Administraciones para recortar gasto público y para evitar el endeudamiento financiero del Estado. Se se requeriría un plan organizado, de reducción de administraciones, pero, `a corto plazo, sin duda, requiere la toma de medidas contundentes de reducción de gasto permanente de la administración´. En esta línea irían los recortes en salarios públicos o el cierre de organismos públicos no esenciales, pero `eso queda como muy drástico´.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...