edición: 2852 , Viernes, 22 noviembre 2019
08/05/2013
Una bolsa de fraude de 195.600 millones

La opinión pública pide menos impuestos contra la economía sumergida y pone el foco en las grandes empresas

Se critica al Gobierno por no perseguir el fraude fiscal de las grandes empresas y acorralar simultáneamente al pequeño defraudador
En un entorno de crisis política, la supervivencia en un entorno de esfuerzo fiscal extraordinariamente injusto se impone al deber de cumplir con el Fisco

Los internautas lo tienen claro: cuanto más presión impositiva, más economía sumergida. Por eso no sorprendió el balance publicado ayer por la prensa económica, en el que, según un estudio elaborado por Visa, a finales de 2013 habrá en España nada menos que 195.600 millones de euros (casi un 19 por ciento del PIB) de `dinero negro´. La cifra no es tan negativa como la correspondiente a la de 2012, que se contabilizó por la misma empresa en 201.300 millones, pero  la situación es, a todas luces, dramática. Ello no significa que los ciudadanos estén en contra de los negocios no declarados en general. Como en todo, hay matices, y la opinión pública distingue claramente entre los casos sangrantes de las grandes empresas -a las que acusan de ser responsables de la mayor parte del fraude fiscal- y los de los pequeños defraudadores que, al fin y al cabo, luchan por su supervivencia económica en un entorno de esfuerzo fiscal extraordinariamente injusto.




 

El estudio, que no viene de una gran institución y que no se consideró para nada imparcial -al partir de una fuente interesada como es una empresa relacionada con el tráfico económico-, se convirtió, sin embargo, en una de las noticias de portada para la prensa económica online. Ello, eso sí, en el marco de una jornada sin grandes novedades en el plano económico. A pesar de la dudosa objetividad de la fuente, -`la solución que propone es que se hagan más pagos con tarjetas y el estudio lo hace VISA ¿No os parece tendencioso?´-, la estadística sirvió como foro ciudadano para expresar las opiniones de muchos lectores en torno al problema de la economía sumergida, una tara casi estructural que el Gobierno, conscientemente o no, no consigue corregir. El tono y volumen de los comentarios vertidos dejó claro que se trata de un asunto que preocupa, y mucho, a los internautas, especialmente en un entorno en el que, según la percepción mayoritaria, escasea el control a los `grandes estafadores´ y paralelamente se estrecha el cerco contra quienes sólo pueden aspirar a la triquiñuela fiscal para hacer más llevadera su actividad económica.

Todo ello se vio aliñado por referencias a las grandes injusticias que se comenten desde el propio Estado y las Administraciones en general, como el impago a proveedores, la escasa actividad del Ejecutivo en lo que a la necesidad de reactivar el crédito se refiere, el alza constante de impuestos de todo tipo... En definitiva, se acusó al Gobierno de empeñarse en enderezar la situación económica del país por la vía del ingreso, en lugar de hacerlo por la del gasto, que es la realmente problemática. Es más, los pocos ajustes que se han llevado a cabo en el marco de la Administración se han realizado `a machete´, en materias sensibles y sin el más mínimo análisis de impacto, imprescindible, a juicio de los lectores, cuando se trata de temas tan delicados como la sanidad o la educación. Mientras, las reformas estructurales que se han llevado a cabo, como la de las Administraciones locales, no hacen sino `remover´ el problema sin solucionarlo, otorgando de paso nuevas atribuciones a las diputaciones, donde casualmente el PP campa a sus anchas (28 frente a las 6 del PSOE y las 4 de CiU).

Es en este contexto de `expolio´ a los ciudadanos e inmovilismo del gasto público en el que se enmarca el estudio publicado ayer, que concluye que `la economía sumergida tiene un gran tamaño en España, que supera a las de la mayoría de los países de Europa Occidental, aunque se mantiene en un nivel similar al de la media europea (18,5 por ciento), un total de 2,15 billones de euros´. Según el estudio, el peso de la economía sumergida en España no ha cambiado sustancialmente respecto a los datos de 2008, y se concentra especialmente en los sectores de la construcción, industria, comercios, restaurantes e inmobiliarias. En cuanto a las soluciones, indica que incentivar los pagos electrónicos en un 15 por ciento ayudaría a reducir la economía sumergida en un 9 por ciento, y asegura que se podrían recuperar 23.400 millones de euros concentrando los esfuerzos en seis subsectores: ventas de coches y recambios; bares y restaurantes; taxis, autobuses y transporte comercial; alojamientos de bajo coste; tiendas de venta no especializada; y servicios de comedor y catering).

Precisamente las referencias del estudio en cuanto a los sectores que deben controlarse en mayor medida le valieron a éste más de una crítica. Parece que con ello se trata de controlar más al pequeño empresario que al grande, verdadero problema para las arcas públicas `¿Qué es peor, la economía sumergida o la evasión de capitales y el fraude al fisco? Pienso que acabar con estas figuras, reducir drásticamente la Administración del Estado y acabar con la corrupción (políticos) y con los corruptores (empresarios) serian algunas de las bases para acabar con la crisis´, aseguró un lector. `Para que lo entendamos de una vez: la economía sumergida del día a día va en proporción a la actividad de los paraísos fiscales. Ni más ni menos. Si se da caza a los paraísos fiscales se acabará extinguiendo la economía sumergida´, señaló otro. En definitiva, los grandes focos del problema están claros desde hace años, pero falta la voluntad de atajar el problema.
En este punto, la opinión expresada por los internautas coincide plenamente con la de algunos expertos, según publicó ayer la prensa. Así, la economía sumergida, en momentos como el actual, sirve como freno para la conflictividad social en un momento en que la cifra oficial de desempleados llega a los 6,2 millones de personas. De lo contrario, el estallido social estaría asegurado. Del mismo modo, muchos de los `trabajillos en B´ que se realizan en el país no existirían de ningún modo si tuvieran que hacerse legalmente. `Hay tanto dinero negro porque somos unos de los países de la UE con más carga fiscal. Hay muchos empresarios que, lejos de querer estafar a la administración, no les queda más remedio que pagar con dinero negro a sus trabajadores, dado que determinadas cargas fiscales pueden arruinar a una empresa o provocar despidos´, aclaró un lector.

Eso sí, nada quita que cuanto más fraude fiscal existe, más lenta es la recuperación, aunque, para los lectores, está claro que la lucha contra la economía sumergida debe dirigirse directamente -especialmente en un momento como el actual-  contra los grandes defraudadores. `Con un 27 por ciento de paro, no culpen a los ciudadanos de querer subsistir míseramente como pueden... Los sobres y las comisiones de obra públicas millonarias, los megaproyectos innecesarios y los rescates a la banca, etc., ya sabemos quiénes los manejan...´, aseguró un lector.

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...