edición: 3096 , Jueves, 26 noviembre 2020
27/02/2013
Tras el debate de ayer en el Congreso

La opinión pública reduce las reformas anticorrupción del PP a `ridículas medidas de imagen´

Los internautas hablan de un problema demasiado extendido y buscan soluciones en medidas rupturistas que acaben con la estructura democrática actual
ICNr

La corrupción se ha convertido en las últimas semanas en una preocupación primordial para la opinión pública, a pesar de que el problema no sea precisamente nuevo. El detonante se encuentra en la escalada de los últimos casos -con Bárcenas o Urdangarín a la cabeza- hasta el mismo Gobierno y la Casa Real. El resultado: los ciudadanos ponen en duda la legitimidad de la totalidad de las instituciones del país, y ello porque, aunque lo cierto es que el problema se encuentra en las personas que se colocan al frente de la gestión pública, también lo es que éstos se encuentran protegidos por leyes que emanan precisamente de la clase política. La estructura se encuentra dañada de raíz y la solución es prácticamente imposible cuando la posibilidad de adoptar medidas se encuentra en manos equivocadas. Por eso, toda medida contra la corrupción adoptada en el marco del Congreso, como las que se alcanzaron ayer, se presupone inútil de antemano.

El Debate sobre el estado de la Nación concluía ayer con la votación de las propuestas en el pleno del Congreso precisamente sobre esta materia. La posibilidad de alcanzar un pacto anticorrupción entre todos los partidos fue uno de los puntos claves de la jornada, marcado por la falta de acuerdo entre PP y PSOE que se mantuvo inalterada. En cuanto a la propuesta sobre regeneración democrática que lidera el PP y que finalmente salió adelante, ésta incluye a los partidos políticos en la ley de transparencia y propone nuevas exigencias y controles en la financiación de las fuerzas políticas y de quienes la gestionan, así como en el endurecimiento de penas para casos de corrupción. Además, se propone mejorar la eficacia del Tribunal de Cuentas, establecer un modelo para hacer públicas las declaraciones de la renta y los patrimonios, obligar a los tesoreros de los partidos a comparecer en el Congreso y regular los lobbys, entre otras medidas. Como gran novedad, se abre incluso la puerta a que la ley de transparencia pueda afectar también a la Casa Real. 

La idea del PP era lograr el mayor consenso posible dado que tal unión serviría para hacer frente de forma conjunta a todos los escándalos de corrupción de los últimos tiempos -que afectan tanto al PP como al PSOE, algo que los lectores tienen muy presente-. Sin embargo, los internautas temen que con las futuras medidas anticorrupción el Gobierno pretenda dar por cerrada su actuación en esta materia y deje a los tribunales el problema presente, sin investigar internamente hechos pasados. De hecho, esta crítica emana también de algunos grupos parlamentarios, que  van más allá y aseguran que el acuerdo podría ser utilizado como parapeto tras el que esconder el caso Bárcenas. Algunos, como el grupo de la Izquierda Plural, han propuesto que se cree una comisión de investigación acerca de las finanzas de todos los partidos políticos, algo que no acepta el PP.

Los lectores lo tienen claro: `Los partidos podrán pactar lo que les plazca para el futuro del país, pero los tribunales de justicia deberán actuar sobre el pasado y presente de la corrupción. Nada de arreglitos ni componendas entre el Poder político y el Poder Judicial´. El precedente de la amnistía fiscal, que muchos lectores consideran un instrumento creado para favorecer precisamente el lavado de dinero negro de miembros y allegados de la clase política, alimenta esta sospecha. `¿Que estos van a pactar contra la corrupción? Eso es como si los lobos pactan que no se van a pasar con la oveja´, señaló un lector.

MEDIDAS INEFICACES, ENGAÑO A LOS CIUDADANOS

Hechos como ese son los que provocan que los internautas tengan nula confianza en la eficacia de cualquier medida anticorrupción que emane del Congreso. Obligar a ciertos cargos públicos a hacer públicas sus declaraciones tributarias, tal y como propone el PP, no es más que una `engañifa´ que `no cuela´ y que no sirve en absoluto para arrojar luz sobre las prácticas de los miembros de la Administración. Al contrario, los lectores recordaron que es la parte que permanece a oscuras la que interesa conocer y la que tiene que sacarse a la luz a través de herramientas más estrictas, aunque se desconozca cuáles son. Lo mismo cabe decir del endurecimiento de las penas por corrupción: los lectores señalan que en muchísimos casos los responsables acaban, por un motivo u otro, en la calle, por lo que para algunos ampliar las penas tendrá un efecto nulo. Tampoco parece la panacea que se fomente la publicación de información económica en general de las personas que ocupen cargos públicos, sobre todo cuando se trata de documentos que ya son obligatorios y que, por tanto, no añaden ninguna obligación extra al gestor. En definitiva, todas estas medidas son estériles y sólo sirven para intentar tranquilizar a la opinión pública, pero a ésta no se le escapa que el problema es mucho más profundo y que en un sector en el que todos se cubren los unos a los otros, resulta muy difícil entrar y sacar toda la `basura´ a la luz.

No hay, por tanto, propuestas brillantes por parte de los internautas. Sí, en cambio, un descontento general y cierta apatía e impotencia ante una situación que sobrepasa todo lo abarcable. Los lectores se limitaron a las propuestas de siempre: aplicar las nuevas medidas `con efecto retroactivo´ -algo que no permitiría la ley si se trata de reproches penales-, duras penas de cárcel, así como la `devolución total de lo robado´ y la inhabilitación total de los culpables para que `no puedan ocupar nunca más cargos políticos o administrativos´, y `que estos delitos no prescriban´. `Sólo así se podrá contar con gente honrada, y otra ley no nos servirá de nada´, señaló un lector. Por lo demás, los internautas se mostraron pesimistas acerca de una evolución a mejor de la clase política española. `Del bloqueo institucional de España no podrá salirse jamás´, comentó uno de ellos. Se habla de fórmulas sin partidos, de votos en función del problema y no de fuerzas políticas o ideológicas determinadas. También de un verdadero `veto a los políticos profesionales´, y otras ideas creativas que arremeten directamente contra los pilares del sistema democrático tal y como está concebido.

Para muchos lectores, los gestores actuales no pueden llamarse a sí mismos `representantes del pueblo´ porque `no sufren ninguno de los problemas que afectan a los ciudadanos´. La lejanía entre un sector y otro da cuenta de la magnitud del problema: ser político se ha convertido en sinónimo de corrupción y, de hecho, muchos lectores coinciden en que el principal incentivo para entrar en ese mundo se encuentra en las ventajas personales que reporta. Mientras, toda posibilidad de pacto no es más que un modo de que la clase política pueda `perpetuarse en sus formas, en sus métodos y sobre todo, en sus privilegios´.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...