La opinión pública tacha de electoralista poner un
edición: 2533 , Jueves, 16 agosto 2018
06/02/2012
Reestructuración financiera

La opinión pública tacha de electoralista poner un techo al sueldo de los responsables de bancos rescatados

A pesar de ser una medida altamente demandada, los lectores creen que se trata de restar protagonismo a una reforma financiera claramente `insuficiente´
Si la banca no rebaja sus exigencias de financiación, el plan del Gobierno se quedará en nada: los potenciales compradores no tienen ni dinero ni confianza
Se habla de una reforma financiera `hecha a medida´ para las entidades de las zonas gobernadas por el PP: Bankia se convierte en la `Grecia´ del sector
ICNr

La gran sorpresa de la reforma financiera, aprobada por el Consejo de Ministros el pasado viernes, responde a una de las grandes demandas de la opinión pública: limitar el sistema de remuneraciones de los directivos de entidades que hayan recibido apoyo público. Otra cosa es que el techo marcado responda a las expectativas de los ciudadanos, que siguen considerando las cifras con las que se trabaja `astronómicas´. Se teme, sobre todo, que la medida se quede sólo en un titular y que las ganancias de los altos cargos se cuelen por la puerta de atrás, adoptando cualquier otra naturaleza que escape de las limitaciones legales. En todo caso, se trata de un paso en el camino correcto que dejó en un segundo plano el resto de previsiones, ya anunciadas, por otro lado, a través del goteo de declaraciones del ministro de Economía durante las últimas semanas.

La protagonista de la jornada fue la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, que se encargó de reiterar las nuevas recetas para el sistema financiero durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros y de anunciar el sistema de vigilancia de los ejecutivos de entidades bancarias que se hayan beneficiado de fondos públicos. El detonante, según matizó De Guindos, fue un Informe del Banco de España sobre dichas remuneraciones, en el que se indica que las recomendaciones de retribución del decreto del FROB tuvieron un seguimiento `medio o bajo´. Tal es el caso, por ejemplo, de Catalunya Caixa, Unnim, Novagalicia y Banco de Valencia. A ello se suma, evidentemente, un contexto económico que lleva a los ciudadanos miren con lupa cada gasto del Estado, especialmente si va destinado a cubrir las espaldas a quienes, para muchos, son responsables en gran medida del mapa económico actual.

Por esta razón, el Gobierno ha decidido fijar como techo los 600.000 euros para el sueldo de la cúpula directiva de las entidades que hayan recibido ayudas públicas, y a 300.000 euros en las que han sido intervenidas por el Estado. En el primer caso, ello supone una reducción del 67 por ciento en las remuneraciones del presidente y del 65 por ciento para consejeros delegados y directores generales. En el segundo, se rebaja la remuneración de los presidentes en un 76 por ciento y en un 66 por ciento para el consejero delegado y los directores generales de las entidades, en relación con las remuneraciones medias actuales.

Sin embargo, para los lectores, la tijera llega `muy tarde´ y `se queda corta´. Se pide, entre otras cosas, la eliminación de blindajes, pero también una depuración de responsabilidades que resulta necesaria y a la que nadie se enfrenta. A pesar de tratarse de una medida altamente reclamada, fueron muchos los que vieron en ella una forma de demagogia, recurriendo a los `bajos instintos´ de los ciudadanos para desviar la atención de otros asuntos. Por ejemplo, del verdadero objetivo de la reforma, que es poner en orden los balances de la banca y sacar del pasivo todos los activos tóxicos acumulados. Una necesidad a la que la reforma sólo responde en parte, y no en toda la medida que debería, según los lectores. `Bajar los sueldos a los banqueros´ es, sin duda, un `gran titular´, pero el problema es que aun así `seguirán ganando infinitamente más que el español medio´.

A ello se suma un problema práctico: el de la competencia. Si las entidades no intervenidas siguen pagando sus grandes sueldos, `todo aquel que valga se irá a ellas, y en las intervenidas sólo quedarán los menos validos´. Por ello, tal vez electoralmente compense tomar decisiones de este calibre, pero `en la práctica será bastante desastroso´.

DESHACERSE DE LOS INMUEBLES

Dejando atrás el tema de las retribuciones, los internautas se detuvieron también en los posibles efectos de las medidas adoptadas en cuanto a los porcentajes de provisiones de determinados activos. En opinión de algunos lectores, `un asiento contable de provisiones´ no va a hacer que fluya el crédito y que aumente la liquidez del sistema financiero. Y es que, por mucho que bajen las viviendas, e incluso aunque el comprador pueda subrogar la hipoteca del vendedor (comprar el piso por la deuda que tiene el vendedor), `los bancos van a seguir exigiendo, con mayor intensidad si cabe, solvencia-liquidez a todo aquel que quiera comprar´.

El factor desempleo y el factor desconfianza son otros dos obstáculos muy poderosos para la consecución de los fines para los que ha sido confeccionada la reforma financiera. Los internautas se preguntan, sencillamente, quién va a atreverse a comprar un piso `ahora´. La gente `apenas tiene seguro el puesto de trabajo, cada vez cobramos menos, y los bancos cada vez piden más solvencia y seguridad´. En este sentido, se ha pasado de un extremo al opuesto, y hasta que la perspectiva económica no empiece a levantar cabeza, `todos seguiremos viviendo en casa de los padres o de alquiler´. Habrá que tener cuidado, además, con los `tiburones´. Si bajan los precios pero los bancos no facilitan los créditos, `no se movilizará el mercado inmobiliario y seguiremos igual o peor´.

Además, todo indica que el poder adquisitivo de los ciudadanos `seguirá bajando durante los próximos años´: el paro `no bajará del 15 por ciento´ y la financiación será `cara y difícil´. En definitiva, hablamos de una `paralización de hecho del mercado laboral´, no de una `burbujita inmobiliaria, ni en tamaño, ni en lo temporal´. Hay que considerar que una parte de la ciudadanía menos afectada por la crisis y propietarios de una vivienda podrían acceder a la compra de una vivienda superior, pero `¿como sin vender la actual?´

La indignación de los internautas se tradujo en comentarios irónicos, preguntando a De Guindos si esos pisos `low cost´ serán los que compren los 6 millones de parados, o la gente de Spanair, o cualquier mileurista al que su empresa ha propuesto una reducción de salario. Para la opinión pública, el mundo político en general `nos toma por idiotas´ cuando se han invertido cantidades millonarias en el FROB `no para rescatar entidades, sino para que los directivos que las hundieron se fuesen con multimillonarias indemnizaciones y a los nuevos fichajes les pusiesen sueldos de escándalo´. En este sentido, se habla no sólo de una burbuja inmobiliaria, sino de una auténtica `burbuja económica´.

BANKIA, LA `GRECIA´ DEL SISTEMA FINANCIERO

En cuanto a las fusiones y absorciones en que se concretará la reforma financiera, la gran protagonista del fin de semana fue Bankia, la entidad `demasiado grande para caer´, o la `Grecia´ del sistema financiero. En resumen: el gran enigma de la reforma y su mayor peligro. La prensa se centró en el hecho de que la entidad será una de las que más deba provisionar. En total, la misma suma que Santander y BBVA juntas, o lo que es lo mismo, 5.300 millones de euros,  para cumplir con las nuevas exigencias del Gobierno.
 
Los internautas hablaron de una reforma financiera `hecha a medida de Rato, o sea, de Bankia y la CAM´, las cajas del PP `más pringadas en la burbuja inmobiliaria, entre otras cosas´. Para algunos lectores, se trata de un escándalo que `rezuma partidismo´ y que provocará que  `de una manera u otra pagaremos los contribuyentes las irresponsabilidades de algunos que siguen de rositas´.

Se recordó, además, que el gran problema de Bankia y lo que más le ha perjudicado es la incorporación de Bancaja, `entidad destinada a financiar los caprichos del PP Valenciano´. El Sr. Rato está `muy enfadado con este asunto, de ahí la salida de Bankia de Pedro Vázquez y cada vez mas directivos de Bancaja´. La entidad, en todo caso, se calificó como un verdadero `muerto viviente desde hace mucho tiempo´ al que habrá que rescatar. La duda sin resolver es quién se encargará de ello.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...