edición: 2808 , Viernes, 20 septiembre 2019
18/12/2012
La prensa internacional analiza la cadena de impagos empresariales

La opinión pública ve a España como la `nueva China´ en materia de derechos laborales

Los internautas apuntan que no sólo el desempleo acosa a los ciudadanos, sino la falta de cobro de sus salarios durante meses
Las prácticas judiciales españolas se encuentran en el punto de mira, por permitir a la empresa no pagar si hay acuerdo tácito
ICNr

Al drama del desempleo le sigue de cerca otra de las consecuencias de la crisis en material laboral: el alto impacto del impago por parte de las empresas a sus trabajadores, que se ven abocados al desempeño de su actividad mientras su salario sufre retrasos de meses. Esta situación fue objeto de análisis ayer por el diario estadounidense The New York Times, en un texto en que se analizó la situación en que se encuentran muchos trabajadores que se ven en la necesidad de continuar en sus empleos a pesar de no percibir ni un euro con ello. A ello se suma la incertidumbre sobre el futuro de la empresa y el miedo a que, viéndose abocada al concurso, los  trabajadores acreedores no lleguen a percibir lo que les corresponde.

Las circunstancias que marca la crisis dejan poco margen de actuación: el empleado sabe que es muy complicado conseguir otro empleo, a lo que se suma el miedo a dejar de percibir lo debido si decide salir de su empresa. No ayuda el hecho de que el mercado laboral se encuentre en una situación tan precaria. La consecuencia es que, tanto desde dentro como desde el extranjero, se piensa en España como en un pañis donde cobrar por el trabajo que haces ya no es algo con lo que puedas contar. The New York Times asegura que, en un país que atraviesa su cuarto año de crisis económica, los tribunales están `saturados de solicitudes´ para tramitar los pagos del Fogasa, el Fondo de Garantía Salarial que se hace cargo de los salarios y de las indemnizaciones por despido cuando una empresa en concurso de acreedores no puede hacer frente a ese pago. 

Se trata de una situación que afecta tanto a los empleados públicos como a los privados y, en muchos casos, a pesar de que la actividad empresarial parece ir viento en popa. Así, el diario habló de `abusos´ cometidos por algunos empleadores, dado que, a la hora de reclamar la indemnización correspondiente ante la situación de incumplimiento por parte de la empresa, la justicia exige la vigencia de la relación laboral en el momento de dictar sentencia, una situación de la que se vienen aprovechando muchos empresarios. A este respecto, el Supremo ha dado recientemente un giro a su doctrina para amparar este tipo de situaciones. Así, tras una sentencia dictada el pasado 20 de julio, se fija que el trabajador conserva su derecho a percibir indemnización por rescisión del contrato cuando, al existir un incumplimiento empresarial grave –como, por ejemplo, el impago reiterado de salarios-, opta por abandonar su puesto de trabajo. Hasta ahora, se exigía la vigencia de la relación laboral en el momento de dictar la sentencia correspondiente sobre la resolución del contrato instada por el trabajador, en orden a recibir la indemnización correspondiente

La parte más dura, tanto para los entrevistados por el medio norteamericano como para los internautas que opinaron ayer en la web, es la falta de opciones. `Antes de la crisis, un trabajador podía dejar pasar un mes, pero luego se iba a otro sitio. Ahora no hay opción: no hay a dónde ir y están asustados. Tienen miedo hasta de quejarse´, apuntó uno de los entrevistados. Ante esta situación, muchos lectores pidieron `tolerancia cero´ con las empresas morosas, tanto públicas como privadas, aunque no faltaron voces que matizaran ese punto de vista. No es tan fácil enfrentarse al empleador y, en muchos casos, la falta de conocimiento de las cuentas reales de las empresas llevan a los trabajadores a no disponer de herramientas para calibrar si realmente el empleador les `toma el pelo´ o si, por el contrario, está haciendo todo lo posible por solventar la situación lo antes posible. Ese desconocimiento resulta clave a la hora de negociar o de decidir permanecer en la empresa a pesar de las dificultades, por lo que muchas veces la permanencia en el puesto de trabajo se convierte casi un `acto de fe´.  `Yo llevo acumulados unos 6 meses de retraso, y es muy fácil decir que abandonemos el puesto de trabajo. Un par de compañeros denunciaron. Tras el acto de conciliación, en el que no hubo solución, pasaron meses hasta que se celebró el juicio. Y el señor juez dijo que había un acuerdo tácito entre empresa y trabajadores, y que, aunque reconocía la irregularidad, no podía obligar al empresario a pagar los retrasos ni el despido porque supondría el cierre de la empresa´, denunció un lector.

FALTA DE PROPORCIONALIDAD

En definitiva, esta y otras circunstancias provocan que, especialmente en tiempos de crisis, la igualdad entre las partes de la relación laboral se vea muy reducida. Para muchos lectores, la incertidumbre sobre la propia contraprestación por el trabajo realizado acerca a los empleados a `una situación de esclavitud´ y el hecho de que muchos teman reclamar se convierte en el paradigma de la pérdida de derechos de los trabajadores. La famosa reforma laboral aprobada a principios de este año se ha convertido, además, en el detonante de todas las críticas. `Efectivamente, un Gobierno inepto en el que yo mismo creía ha dado carta blanca a sus amigos empresarios para que se vuelva a la esclavitud, porque ese es el término que mejor define esta situación´, senteció un lector.

No se trata del único ejemplo. Los recien licenciados en busca de un primer empleo se sumaron a las críticas y denunciaron cómo se ven abocados a mantenerse con salarios de 300 euros en puestos de trabajo de igual responsabilidad a la del resto de trabajadores. `Si juntamos esto con los nuevos esclavos o universitarios trabajando como becarios, tanto el PP como el PSOE estarán contentos´, denunció un lector. Otros recordaron que el problema viene de atrás: `Yo, en primera persona, recuerdo haber hecho prácticas en empresa por cero euros durante cinco meses.
También sé de becarios que han estado de prácticas nada más y nada menos que durante cuatro añitos de nada y que cobraban como becarios.
Y además, ví como varios de esos becarios terminaban los cuatro años de beca, y esto no ha sido ni ayer ni antes de ayer.

Supongo que ahora aun cobrarán menos, en virtud de la crisis. E igual hasta trabajan gratis, como lo hice yo´, denunció otro lector. Se habló, además, del `milagro español´, por el que se ha conseguido que, `salvo políticos y sindicalistas, todo el mundo trabaje sin cobrar´. Un logro que debemos a la política de los últimos años, y que ha llevado a que los ciudadanos asuman un grado de precariedad laboral que supone muchos pasos atrás en material de derechos del trabajador. 

En definitiva, `China puede echarse a temblar´ porque España, a este paso, promete convertirse en un país de mano de obra barata. Las previsiones de creación de empleo – Rajoy aseguró ayer que en 2014 podrían empezar a crearse puestos de trabajo- auguran al menos un año más de crisis laboral. Un año en el que se ahondará en la pérdida de derechos de los trabajadores, llevando el panorama a una situación de precariedad de la que sera difícil salir. Se recordó, además, el problema añadido de la falta de cotización. `Si la gente no cobra, tampoco cotiza, con lo que, ¿ quién paga la cuenta de las pensiones?
Veremos pagos de 400/500 euros como mucho en muy poco tiempo´, aseguró un lector.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...