edición: 2408 , Viernes, 16 febrero 2018
22/10/2014
LA OREJA DE LARRAZ

La Organización Internacional de Comisiones de Valores pone en marcha unos principios sobre custodia de activos

Javier Ardalán

La Organización Internacional de Comisiones de Valores (IOSCO), a la que pertenece la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha publicado un documento en el que emite unos principios sobre la custodia de activos de Instituciones de Inversión Colectiva (IIC).

Así, se estipula que el régimen regulatorio debe establecer disposiciones adecuadas para los acuerdos de custodia de los activos de la IIC. Además, los activos de la IIC deben estar separados de: los activos de la entidad responsable, sus entidades relacionadas y otras instituciones; los activos del depositario o subdepositario en toda la cadena de  custodia;  y los activos de otros clientes del depositario  en toda la cadena de  custodia (a menos que los activos de la IIC se tengan en una cuenta ómnibus permitida).

Los activos de la IIC deben confiarse a un tercero depositario. En circunstancias limitadas en las que el régimen de regulación permite la auto-custodia de los activos de la IIC, se deben establecer protecciones adicionales para garantizar la adecuada segregación y protección de los activos.
El depositario debe ser funcionalmente independiente de la entidad responsable y ésta debe tratar de garantizar que los acuerdos de custodia tengan la oportuna difusión en los documentos de oferta de la IIC o puedan ser conocidos de otra forma por los inversores.

Con respecto a los principios sobre la designación y obligaciones de los custodios, la IOSCO propone que la entidad responsable debe proceder con el cuidado, habilidad y diligencia apropiados para la designación del depositario que custodie los activos de la IIC. Además, debería, como mínimo, tener en cuenta el status legal y regulatorio del depositario, sus recursos financieros y su capacidad de organización durante el proceso de ‘due diligence’ que lleve a cabo para la elección de depositario.

La entidad responsable debe documentar formalmente su relación con el depositario y el acuerdo debe buscar incluir disposición es sobre el alcance de las obligaciones y responsabilidad del custodio.  Y, finalmente, el acuerdo sobre custodia debe ser supervisado de forma continua para asegurar el cumplimiento por el depositario (o el subdepositario) de los términos del acuerdo.
Las últimas tendencias de los mercados (inversión en instrumentos más complejos, registro de la titularidad en libros electrónicos y la diversificación e internacionalización de las carteras de IIC) han justificado la revisión por parte de IOSCO de sus documentos previos sobre esta materia. La consulta, preparada por el Comité de Gestión de Inversiones de IOSCO, ha tenido en cuenta estos documentos previos así como las respuestas a una reciente encuesta realizada entre los miembros del Comité sobre la custodia de activos para IIC en sus respectivas jurisdicciones.

El documento plantea qué debe entenderse por “custodia”. El término “custodia” hace referencia en casi todas las jurisdicciones a la tenencia, guarda y control de los activos de las IIC por parte del custodio. Esta función se aplica a todos los activos, tanto a los entregados físicamente al custodio como a aquellos anotados a nombre de las IIC en las cuentas abiertas en el libro registro del custodio.
La custodia puede incluir funciones de supervisión de los activos del cliente. Algunas jurisdicciones requieren que el depositario vigile el cumplimiento que la entidad responsable realiza de la legislación aplicable, en concreto, supervisando que la IIC cumpla con los objetivos de inversión fijados en los documentos constitutivos, controlando las suscripciones y reembolso de acciones o participaciones y los movimientos de efectivo de las IIC.  El documento indaga si los servicios de administración o auxiliares forman o no parte de la función de custodia y cuáles son los beneficios de que estos servicios los preste el depositario.

También, recoge una lista no exhaustiva de riesgos pero reconoce que cada custodio tendrá su propio sistema de gestión de riesgos que refleje la naturaleza, tamaño y complejidad de su negocio.
La entidad responsable deberá tener en cuenta los riesgos siguientes: riesgo de confusión (mezcla) con otros activos o mal uso de los mismos (no segregación), riesgo operacional, riesgo de fraude o robo, riesgo informático, in adecuado registro electrónico, activos no estandarizados, conflictos de interés, riesgo legal y de cumplimiento, riesgo país, concentración de riesgo, riesgo de contraparte, y riesgo reputacional.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...