edición: 2327 , Viernes, 20 octubre 2017
20/05/2015

La paralización de proyectos petroleros golpea con fuerza las economías de Canadá, Australia y Noruega

La reducción de inversiones supera los 100.000 millones de dólares en el conjunto de la industria
Carlos Schwartz
El grupo de análisis independiente de Canadá, The Conference Board, ha dado la voz de alarma desde su sede de Ottawa al señalar que las principales ciudades de las provincias petroleras del país pueden caer en recesión este año. De acuerdo con las previsiones de este grupo la economía de las ciudades de Edmonton y Calgary en la provincia de Alberta caerá en 2015 un 0,8% y un 1,25% respectivamente. De acuerdo con el informe el sector de la energía en ambas ciudades se va a deteriorar, pero otros sectores van a sentir también el efecto de la caída del precio del petróleo: construcción, transporte, almacenaje, y el comercio mayorista y minorista se verán afectados.
Mientras que la Conference Board señala que los sectores industriales del resto del país van a mejorar entre otras cosas por la caída en el precio del combustible la consultora noruega del sector de la energía Rystad Energy señala que en Australia se han retrasado, paralizado o detenido 10 proyectos petroleros por valor de 34.500 millones de dólares desde que se inició la caída de los precios del crudo el verano pasado. El efecto en Canadá es de tal magnitud que se nota en la pérdida de empleos aunque las cifras nacionales no muestran aun variación por la mejoría de otros sectores industriales en las regiones no petroleras. En las provincias petroleras han aumentado además de forma significativa las insolvencias entre particulares.

De acuerdo con el análisis de Rystad Australia es el segundo país afectado por la paralización de proyectos por cuantía, con 29.200 millones de dólares en solo dos proyectos que han entrado en hibernación por sus altos costes de producción. Uno de ellos, la planta de Arrow para la licuefacción de gas por parte de Shell, tenía un presupuesto de más de 20.000 millones de dólares. Shell también frenó en Canadá una inversión en la mina de arenas bituminosas Pierre River en Alberta, y postergó dos años otra explotación del mismo tipo en Carmon Creek en la misma provincia.

El tercer mayor afectado es Noruega que ha postergado tres proyectos por importe de 19.300 millones de dólares. Allí la petrolera estatal Statoil ha postergado el proyecto en el campo de Johan Castberg en el Ártico hasta 2016. El abanico pone de relieve que lo que se está postergando, suspendiendo o eliminando son los proyectos más costosos como la licuefacción de gas, la actividad en el Ártico o la extracción de crudo de las arenas bituminosas. Los costes de estas explotaciones dejan de hacerlas rentables a los actuales precios del crudo. Pero el efecto sobre el conjunto de la inversión petrolera a nivel mundial desborda con creces el que se registra en la producción de crudo no convencional en Estados Unidos. Mientras que en el sector no convencional cae la perforación y la extracción, la postergación de los grandes proyectos tiene un efecto distinto.

En Estados Unidos Rystad ha detectado la postergación de un solo gran proyecto por importe de 12.500 millones de dólares. Lo cual se solapa con una fuerte caída de la producción en el sector no convencional. Pero el efecto es distinto. El recorte de las grandes inversiones supone un factor de presión de primer orden sobre los proveedores de la industria, las empresas de servicios petroleros. Estas han debido renegociar condiciones con las principales petroleras lo cual supone un escenario en cual las grandes han obtenido una considerable reducción de costes.

El hecho significativo es que un flujo de inversiones de 200.000 millones de dólares previsto entre 2014 y 2016 ha sido postergado. El retraso de este gasto de capital es inevitable que tenga efectos significativos sobre el conjunto de la industria y de los países receptores de este volumen de capital. La caída en el precio del crudo provoca además desequilibrios en las balanzas de pagos. Sin necesidad de analizar el efecto sobre la contabilidad nacional de Venezuela o Irán, Canadá ha registrado un déficit comercial récord de 3.200 millones de dólares en marzo de este año por la caída del precio del crudo que es la principal exportación del país destinada mayoritariamente al mercado estadounidense.

En general, las petroleras han actuado sobre sus costes defendiendo su política de dividendos conscientes de que perder el favor de los inversores les puede llevar a un callejón financiero sin salida, a pesar de los bajos tipos de interés internacionales. La reducción de costes ha sido eficaz y la situación actual por tanto implica que cualquier rebote en los precios del crudo va a suponer un fuerte incremento del beneficio para las grandes petroleras. No es desde luego el escenario de las compañías dedicadas al crudo no convencional, en general con una fuerte carga de deuda para cuya amortización necesitan precios altos.

Con el presente escenario no parece que ese sector se vaya a recuperar a corto plazo. Nadie espera precios por encima de los 100 dólares el barril en el medio plazo. No es la primera vez que las petroleras sufren una crisis de precios, y la anterior experiencia similar a la actual tuvo también como protagonista central a Arabia Saudita. En 1986 el reino petrolero decidió aumentar de forma agresiva su cuota de mercado mediante una política de precios que precipitó su caída. Las grandes petroleras debieron reaccionar en cadena de forma perentoria para atajar la sangría que les podía ocasionar la repentina bajada de precios.

Noviembre de 2014 supuso al menos en parte una repetición de la jugada cuando los saudíes lograron convencer a sus socios del cartel exportador, OPEP, que no se debía limitar la producción para sostener los precios sino por el contrario dejarlos caer para “limpiar” los excedentes de crudo en el mercado sostenidos por precios artificialmente altos.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...