edición: 2851 , Jueves, 21 noviembre 2019
15/06/2010
El Tesoro se mete en dificultades al descuidar las emisiones en la primera parte del año

La prensa alemana confunde una subasta de deuda con un rescate de España

Seguridad en que se cubrirá el vencimiento de julio sin problemas y a buen precio
Juan José González

Prisas de última hora por asegurar el macrovencimiento de la deuda del Tesoro Público español el próximo mes de julio –unos 25.000 millones de euros- estarían en la base de las informaciones publicadas por dos medios de comunicación en Alemania. Por una parte, la edición germana de Financial Times y, por otra, el Frankfurter Allgemeine Zeitung, y ambos en la dirección de pronosticar un próximo rescate con carácter de urgencia de la economía española. En realidad una tremenda confusión de ambos medios de comunicación que seguían muy de cerca los pasos de los funcionarios españoles y alemanes que trataban de asegurar un buen resultado en el comprometido vencimiento. Pero de ahí hasta dar por sentado que se negociaba un rescate de la economía española, media todo un abismo.

Basaban su argumentación los dos medios de comunicación en el convencimiento de que la actuación del Gobierno español en estos momentos así como la de las autoridades alemanas y de la Comisión Europea, era, y es, similar al seguido por Grecia. Es decir, que se estaría repitiendo el mismo patrón de actuación. En primer lugar, los funcionarios del Ministerio de Economía español, realizarían unas declaraciones que suponen una llamada a la calma, seguidas de otras declaraciones de miembros del Gobierno, presidente, vicepresidentas, primera y segunda, garantizando verbalmente que la situación no era grave y que se tenía el control absoluto de la situación. Finalmente, un tercero, un funcionario de la UE solicitaría al Gobierno español alguna aclaración y matización pública para que los españoles lanzaran a los mercados que no había lugar a intervenir ni, por supuesto, a llevar a cabo ningún plan de rescate.

Los medios de comunicación, así como algunas entidades financieras alemanas y británicas, concluyeron que tras el anuncio del plan de ajuste anunciado por el Ejecutivo español, se daban todas las condiciones para que éste hiciera una declaración institucional para tranquilizar a los inversores ante el ataque de los especuladores e iniciar esa confusa etapa en la que desde todos los frentes políticos, financieros y mediáticos se cita con claridad la posibilidad de que el Estado no pueda hacer frente a los próximos vencimientos de deuda. El mismo camino, salvando algún detalle, que recorrió Grecia hasta su ‘rendición’ y reconocimiento de la situación.

En el fondo, se trata de una especulación más que ha proporcionado una visibilidad y ventas que no se habían registrado en los últimos años. Lo cierto es que el riesgo país español ha vuelto a subir en las últimas jornadas a pesar de que las últimas colocaciones de papel soberano del Tesoro se hayan sustanciado con un razonable éxito, si por éxito se puede considerar un 4,53% de interés del bono español a diez años frente al 2,58% del bono alemán.

En teoría, el Tesoro público no debería tener muchos problemas para colocar las próximas emisiones, si bien, a partir de ahora, cada subasta será un nuevo test que deberá superar el Estado, por mucho que cada día que pasa le resulte más caro endeudarse. Por esta razón el vencimiento del mes de julio, unos 25.000 millones de euros, viene perturbando en los últimos meses el sueño de varios funcionarios del ministerio de Economía. Un pequeño inconveniente para el Tesoro es el derivado de la limitación del Banco Central Europeo en la adquisición de bonos por haber agotado el presupuesto asignado al mes de junio y que puede bloquear una posible ‘ayuda’ del BCE en la subasta de bonos que esta misma semana deberá superar el Tesoro español.

En todo caso, las próximas semanas se presentan con emoción garantizada para el devenir de la deuda pública española, con vencimientos donde las 21 entidades financieras –market makers- que por convenio con el Tesoro estarían obligadas a cubrir individualmente el 3% de cada emisión, deberán emplearse a fondo, algo que los operadores de deuda dan por seguro. Y si esto es así, en próximas subastas el Tesoro tendría asegurada la venta del 64% del papel.

Sin embargo, en lo que los dos medios de comunicación citados, y muchos otros, parecen no haber reparado es en el error táctico del Tesoro al planificar la ejecución de las subastas de deuda pública en un año en el que, precisamente, se preveían fuertes dificultades. En los tres primeros meses del año, el Reino de España emitió tan sólo el 20% del programa anual previsto para el conjunto del ejercicio, mientras Irlanda y Portugal se dieron mayor prisa y colocaron en torno a un 40% de su deuda. Con razón y mucha guasa se decía en las plazas europeas que a España le había cogido el toro, nunca mejor traída a cuenta la figura del popular astado patrio.

Error táctico porque desde cualquier vertiente el Tesoro habría encontrado no más facilidades pero sí menos dificultades, sobre todo en precio puesto que a medida que pasaban los meses el deterioro del mercado de deuda iba en aumento, con los diferenciales cogiendo carrera, y el ‘cds’ y prima de riesgo en posición de despegue, con la confirmación del primer fiasco en Grecia y con los ratings a la baja.

Con todo, los problemas no terminarán en julio, cuando se superen las subastas más fuertes del año, las que ahora son objetivo de los funcionarios españoles y alemanes para lograr que se cubra el cien por cien de esos 25.000 millones de euros de deuda a un precio razonable.

Los problemas llegarán en el momento en que se quiera colocar cerca de 75.000 millones del programa de bonos a medio y largo plazo hasta completar los 224.300 millones previstos para todo el ejercicio de 2010, y de los que unos 16.000 corresponden a julio.

Y las cosas no parecen pintar muy bien para los próximos meses ya que, puestos a elegir, entre los que han aprovechado las puertas abiertas del mercado en la primera parte del año –Portugal e Irlanda, que se adelantaron con un 40%- y los que se han dormido un poco en los laureles –Grecia e Italia, que sólo colocaron el 15%- España se apuntó a estos últimos. De ahí que a la más leve sospecha  no extrañe que el Financial Times o el Frankfurter Allgemeine Zeitung de turno acaben confundiendo una reunión habitual, preparatoria de una colocación, con un plan de rescate que no lo era.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...