La recuperación de Japón, sobre terreno inestable
edición: 2532 , Miércoles, 15 agosto 2018
25/06/2014
OBSERVATORIO MERCADOS EXTERIORES

La recuperación de Japón, sobre terreno inestable

CRÉDITO Y CAUCIÓN

La anunciada estrategia japonesa de las  tres flechas - relajación monetaria, medidas de estímulo fiscal y reformas estructurales drásticas- ha contribuido a aumentar el crecimiento pero las reformas están aún pendientes.

Tras dos décadas marcadas por temporadas de deflación y un crecimiento débil tendente a la contracción, Japón puso en marcha en 2013 su nueva estrategia de `las tres flechas’ - relajación monetaria, medidas de estímulo fiscal y reformas estructurales drásticas- que ha contribuido a aumentar el crecimiento económico un 1,5% en 2013. Con este impulso, Crédito y Caución prevé que la economía japonesa registre un crecimiento del 1,4% este año y del 1,3% en 2015.

Sin embargo, 2014 supondrá un desafío excepcional para Japón: sigue existiendo preocupación sobre si la recuperación actual es sostenible. El futuro económico de Japón depende de la puesta en marcha de reformas estructurales para estimular los resultados económicos a largo plazo del país que son el objetivo declarado de la Administración pero que, hasta la fecha, no se han producido. Para lograr una recuperación sostenible es necesario abordar con urgencia una mayor flexibilización del mercado de trabajo, poner fin a la protección agrícola, e introducir una mayor desregulación de la actividad empresarial.

Tras un largo período de política fiscal relajada, el Gobierno japonés tiene dificultades para combatir su elevadísima deuda pública: superior al 200% del PIB. Japón depende principalmente de los acreedores nacionales para financiar su deuda pública, lo cual hace que la base de financiación sea menos propensa a la fuga de capitales, pero mantener este nivel de endeudamiento resulta costoso e insostenible: Japón mantiene el ratio de deuda en relación con el PIB más alta del mundo y su deuda pública solo es superada por Estados Unidos. Si la balanza de pagos por cuenta corriente se tornara negativa a nivel estructural en el medio plazo, tal déficit doble, es decir, déficits en la balanza de pagos por cuenta corriente y los saldos fiscales, obligaría al gobierno japonés a obtener la financiación para la creciente deuda pública de fuentes externas, y esto probablemente ocasionaría unos tipos de interés más elevados.

En este entorno, en abril entró en vigor en Japón el primer incremento en 17 años del impuesto sobre el valor añadido, que pasa del 5% al 8%. La medida ha tenido una notable repercusión sobre el gasto de consumo. Las compras de bienes duraderos aumentaron notablemente en los meses previos a la subida del tipo impositivo, aunque se prevé una disminución igualmente pronunciada para el segundo trimestre.

Existe preocupación de que el efecto del aumento de los impuestos pudiera afectar al consumo privado en 2014 y 2015 ejerciendo así un efecto negativo sobre el crecimiento económico, ya que el consumo de los hogares representa cerca del 60% de la economía japonesa. Está proyectada otra subida de impuestos, del 8% al 10%, para octubre de 2015, basada en el supuesto de que el consumo de los hogares no disminuirá drásticamente. Se espera que el consumo privado se estabilice en 2015 o que disminuya solo de manera moderada.

A partir de marzo de 2013, el Banco Central de Japón ha ampliado la base monetaria mediante la compra de bonos a largo plazo. El objetivo de este programa es devaluar el yen japonés con el fin de fomentar las exportaciones,  desalentar las importaciones y elevar la inflación al 2%. En 2014 y 2015 está previsto que las exportaciones aumenten un 5,8% y un 7,8% respectivamente. Desde 2011, sin embargo, el país ha estado arrojando déficits comerciales debido a la considerable subida del coste de las importaciones. Han aumentado las compras de combustibles fósiles y gas, para compensar la pérdida de energía nuclear derivada del terremoto y tsunami de 2011, al tiempo que la devaluación del yen ha encarecido las importaciones denominadas en dólares estadounidenses.

En el primer trimestre de 2014, las exportaciones registraron un alza del 6% respecto al trimestre anterior. No obstante, las importaciones se incrementaron un 6,3%, impulsadas por el aumento de las compras de bienes extranjeros antes de la subida de impuestos. Teniendo en cuenta el mayor déficit comercial, se augura que la balanza de pagos por cuenta corriente se tornará negativa en 2014 y 2015, hasta el 0,4% del PIB.

En este entorno, desde 2009 descienden las insolvencias empresariales anuales en Japón. Tras una caída del 4% en 2011 y 2012, y de hasta el 10,5% en 2013, Crédito y Caución espera que las insolvencias se estabilicen en 2014. Japón debe encontrar una solución para sus retos demográficos: la población está disminuyendo, así como el número de personas en edad de trabajar. Sin la adopción de medidas adecuadas, los japoneses se enfrentarán inevitablemente a una base imponible cada vez menor y a un gasto en prestaciones de jubilación cada vez mayor.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...